GOBIERNO

Precisiones históricas: Eric Antonio Delvalle

Precisiones históricas: Eric Antonio Delvalle Precisiones históricas: Eric Antonio Delvalle
Precisiones históricas: Eric Antonio Delvalle

Con motivo del fallecimiento de mi padre, el expresidente de la República Eric Arturo Delvalle Henríquez, se han hecho publicaciones resaltando sus aportes al desarrollo de nuestro país y, a la par, algún comentario comparando los méritos que pudo haber tenido con los de otro ciudadano notable.

Aunque nuestra patria se ha construido con las contribuciones de todos los panameños y reconocer la trayectoria de uno no implica demeritar a otros, considero indispensable hacer algunas precisiones históricas.

En las elecciones de 1968, el doctor Arnulfo Arias Madrid obtuvo la presidencia con 175 mil 432 votos, en tanto que el ingeniero David Samudio Ávila obtuvo 133 mil 887 votos. Del caudal del triunfador, 35 mil 739 votos fueron del Partido Republicano, cuya participación en la alianza fue determinante para el triunfo del doctor Arias Madrid. En esas mismas elecciones, Eric Arturo Delvalle fue electo diputado por la provincia de Coclé. El nuevo gobierno duró apenas 11 días debido al golpe de Estado del 11 de octubre de 1968. Al igual que muchos otros panameños, mi padre, mis familiares y sus empresas fueron objeto de presión personal, política y económica por el régimen militar recién instaurado. Marcel Penso Delvalle fue exiliado. Con el dinero del Estado panameño se instalaron ingenios estatales en Santiago, Alanje y Felipillo, para sacar del mercado a la Azucarera Nacional y a la Azucarera La Estrella de la familia Chiari. Fueron poquísimos los panameños que sufrieron en el aspecto económico la vindicta del poder militar y entre ellos estuvo nuestra familia.

Las elecciones presidenciales de 1984 se llevaron a cabo como parte del compromiso político que hizo posible la firma del Tratado del Canal de Panamá, de septiembre de 1977, y por la reforma constitucional de 1983; entonces el destino colocó a los panameños en la disyuntiva de escoger entre un pasado representado por Arnulfo Arias Madrid y una transición gradual y pacífica a la democracia encabezada por un hombre probo, como el doctor Nicolás Ardito Barletta. El Partido Republicano creía firmemente en esta segunda vía y decidió apoyar la candidatura del doctor Ardito Barletta, a quien todos le reconocen su visión económica de desarrollo de nuestro país y era considerado por tirios y troyanos, como un planificador sin par. Ojalá los gobernantes sigan sus sugerencias de política económica. Hay quienes aún hablan de los mil 713 votos para describir esas elecciones como un fraude, pero la historia se construye a partir de lo que fue y de lo que resultó, y no de lo que pudo ser o varios querían que fuera. No me imagino qué país tendríamos de haber sido presidente en 1984 el doctor Arias Madrid. Lo que sí puedo afirmar es que tanto Nicolás Ardito Barletta como mi padre Eric Arturo Delvalle siempre tuvieron claro que su deber era llevar al país a una democracia plena con unas elecciones con plenas garantías, en 1989, y ejercieron sus atribuciones con esa mira; de ahí los muchos desencuentros entre ambos y el poder militar. Entre la utopía del abandono incondicional del poder por los militares y la vía realista de una transición, ambos escogieron el camino que parecía más viable dentro de las circunstancias.

Igualmente, aclaro que en febrero de 1988, una vez que destituyó al general Manuel Antonio Noriega del cargo de jefe de las Fuerzas de Defensa y fue a su vez destituido inconstitucionalmente por el poder militar, el presidente Delvalle mantuvo su calidad de presidente constitucional y así fue reconocido por la oposición democrática panameña y por el Gobierno de Estados Unidos. Durante ese periodo, en el que mantuvo un gobierno clandestino que hizo la lucha al régimen militar, Eric Arturo Delvalle no se refugió en la Zona del Canal ni se instaló en Washington D.C., sino que en todo momento permaneció–con riesgo de su vida o en todo caso de su libertad– dentro del territorio nacional bajo jurisdicción panameña, viviendo en casas de diferentes amigos que son héroes anónimos, con todas las dificultades que ello suponía, incluyendo el aspecto de salud. Creo que muy pocos han hecho un sacrificio de este tipo.

En la vida un objetivo se puede obtener de varias maneras. No compartir la vía por la que optó mi padre en nada menoscaba el valor de lo que él hizo y de lo que logró. A pesar de opiniones egoístas y erróneas que se tengan o se le traten de adjudicar, lo cierto es que su decisión valiente y desinteresada allanó el camino al restablecimiento de la democracia en Panamá. Tristemente, fue una invasión militar extranjera la que puso fin definitivamente al poder militar y esto demostró que ningún sector, por sí solo, tenía la capacidad de establecer de tajo la democracia en nuestro país. Fue la acumulación de acciones de muchos lo que sentó la base para el restablecimiento de la democracia, tras la invasión. La historia plasma lo que hizo Eric Arturo Delvalle. Seamos realistas y reconozcamos que así fue como llegamos a la era democrática. Reconocerlo evitará que repitamos los mismos errores de antaño.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

PROCESO Comienzan los trámites para lograr la canonización de la panameña Ana Moreno

Anita Moreno nació en Macaracas y falleció en La Villa de Los Santos el 11 de noviembre de 1977.
Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

15 Oct 2017

Primer premio

6 0 4 8

BDDC

Serie: 7 Folio: 8

2o premio

5559

3er premio

9849

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código