TRÁNSITO DE PEATONES

Propuesta municipal: Carlos Guevara Mann

Anteriormente, los jefes del municipio eran nombrados por el Presidente de la República (excepto en 1948, cuando por única vez en el antiguo régimen fueron elegidos los alcaldes). Desde 1984, el cargo es de elección popular. En cinco ocasiones a partir de ese año se ha elegido a los alcaldes mediante el voto ciudadano; solo en 1989-1994 fueron designados por el Presidente.

Como resultado de este cambio, suele escenificarse, cada quinquenio, una contienda intensa por la posición. Para obtener las simpatías populares, los candidatos emplean tácticas clientelistas tan reprobables como otros aspirantes a puestos de elección y realizan, como estos, las promesas más descabelladas.

El uso de estas estrategias ha sido más evidente y desconcertante en el caso de la Alcaldía de Panamá, el municipio más importante del país. En este caso, el botín por conquistar es un presupuesto que en 2014 ascenderá a 114 millones de dólares (La Prensa, 30 de diciembre de 2013).

Si bien algunos electores se dejan persuadir por dádivas y cantos de sirena, otros son un poco más críticos y sensatos. En lo que respecta a este columnista –y para lo que valga– me inclinaría a votar por el candidato a alcalde que se comprometa a administrar con corrección los servicios municipales existentes y a realizar con buen éxito una –solo una– obra de infraestructura municipal: la creación y recuperación de aceras en la ciudad capital.

He escrito antes sobre el asunto (La Prensa, 24 de abril de 2013) pero vuelvo a tratarlo, ahora en el marco de la campaña electoral, pues la restauración de las aceras capitalinas es un clamor generalizado. En las ciudades modernas y civilizadas, que mejor calidad de vida ofrecen a sus habitantes, existen amplias aceras para permitir la circulación cómoda y ordenada de los peatones.

No es así en Panamá. Donde las hay son angostas y están rotas, regadas de basura y ocupadas por automóviles, ventas callejeras, anuncios publicitarios y orates e indigentes. En muchos lugares han sido usurpadas por comercios o transformadas en estacionamientos y, en otros, expropiadas por los omnipresentes proyectos de construcción, a cuyos atropellos ninguna autoridad –ni nacional ni municipal– pone coto.

Esto ocurre en todos los sectores de la ciudad –desde los más prósperos hasta los más pobres– y obstaculiza el derecho constitucional a la libre locomoción (Art. 27 de la ley fundamental que nadie respeta y al respecto de lo cual, por cierto, la Defensoría del Pueblo no dice una sola palabra). La inexistencia de aceras, pues, perjudica a cientos de miles de viandantes que a diario ven amenazadas su salud y seguridad al arriesgarse a caminar en la ciudad de Panamá.

Un alcalde bien intencionado, asesorado y motivado podría emprender, durante su quinquenio, la rehabilitación de las aceras capitalinas, de manera organizada y transparente, sin causar los sobresaltos y traumas que los proyectos masivos de infraestructura, mal planificados, suelen, en nuestro medio, ocasionar a la población. Si el programa se diseña adecuadamente y se ejecuta con juicio y responsabilidad, cinco años bastarían para transformar a Panamá en una ciudad menos inhóspita y agresiva a través de la instauración y restitución de veredas.

Hacia 2019 –año en que conmemoraremos el quinto centenario de la primera fundación de la ciudad– tendríamos aceras anchas para permitir el tránsito fluido de peatones; con rampas para personas con necesidades especiales; adecuadamente señalizadas, con nomenclatura de calles y avenidas visible y coherente, a fin de que los caminantes puedan orientarse sin problemas; con bancas, donde sea factible instalarlas, para el descanso de los peatones; y arboladas, donde sea posible, para mitigar la intensidad de los rayos solares y agregar valor estético a nuestra maltratada urbe.

Esto es lo que tendría que prometer un candidato a alcalde para adquirir inmediatamente mi simpatía. Lo demás –desfiles de Navidad, exhibiciones de globos, repartición de pavos y jamones, entrega de estufas, lavadoras, neveras y tanques de gas– no solo no me interesa, sino que, por la manera en que se hace –para conseguir apoyo electoral– atenta contra la dignidad del ciudadano y la institucionalidad democrática.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

En riesgo se encuentra el tercer humedal de importancia internacional que tiene Panamá, tras la demanda millonaria que interpuso el político costarricense contra el Estado. Los indígenas reclaman posesión de las tierras.
Archivo

INVESTIGACIÓN POR TIERRAS EN BOCAS DEL TORO Estado panameño se defiende de demanda millonaria

PROCESO Comienzan los trámites para lograr la canonización de la panameña Ana Moreno

Anita Moreno nació en Macaracas y falleció en La Villa de Los Santos el 11 de noviembre de 1977.
Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

18 Oct 2017

Primer premio

3 2 8 1

ABAD

Serie: 12 Folio: 5

2o premio

3063

3er premio

2981

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código