ELECCIONES 2014

Propuestas y realidad: Franklin Castrellón

La mayoría de los “analistas políticos” suele exhortar a los candidatos a presentar propuestas que sirvan de base al elector a la hora de tomar una decisión. Sin embargo, por la experiencia con la propuesta “Por el verdadero cambio”, que lideró el actual presidente, Ricardo Martinelli, considero que no solo es importante lo que se propone; lo es aún más la credibilidad del candidato. Me tomé el trabajo de examinar el plan de gobierno y otras promesas que hizo el Presidente en discursos de campaña, y detecto que la mayoría fue un simple señuelo para atraer a los electores. Al revisar los antecedentes de Martinelli, concluyo que nada garantizaba que cumpliría sus promesas, particularmente las que tienen que ver con la calidad del gobierno.

“Entran limpios y salen millonarios”, fue quizás el eslogan más llamativo de un gobierno que prometía luchar contra la corrupción y darnos a cambio una ejemplar transparencia y rendición de cuentas. Su propuesta incluía dotar de independencia a la Secretaría Nacional contra la Corrupción y de capacidad para investigar y castigar ese flagelo, reforzar la enseñanza de los valores éticos y morales, y combatir el nepotismo y el clientelismo. En esta vena nos prometió eliminar el Fondo de Inversión Social (FIS) y la partida del Despacho de la Primera Dama.

Nada de esto se cumplió. En cambio fortaleció la dependencia de la Secretaría contra la Corrupción y la elevó al rango de autoridad como un premio a la ineficiencia. El FIS fue transformado en Programa de Ayuda Nacional (PAN) y fortalecido para impulsar el clientelismo, la compra-venta de electores y las contrataciones directas, sin el menor control fiscal.

Consumado el control del Órgano Judicial y el Ministerio Público, empezó una campaña de hostigamiento contra funcionarios elegidos de partidos de oposición que enfrentaban cargos de corrupción, mientras se les tendían puentes para que saltaran al gobierno. Completado el transfuguismo de los antiguos opositores, los procesos legales pasaron a dormir el sueño eterno en los respectivos despachos judiciales. El único funcionario castigado por una supuesta falta (menor) ha sido la exdefensora del Pueblo Patria Portugal.

Pero la promesa incumplida más decepcionante ha sido la de reducir el costo de la canasta básica. En su discurso de cierre de campaña, pronunciado el 26 de abril de 2009 en Amador, Martinelli dijo: “Como Presidente, bajar el costo de tu vida será lo más importante para mí”. Y propuso “una alianza con los productores para que comida más barata llegue a tu mesa”. Ni una cosa ni la otra; durante su gobierno el costo de la vida se ha disparado de manera astronómica, mientras se ha desatendido al productor y, en cambio, privilegiado las importaciones. Prometió políticas para asegurar la soberanía alimentaria, especialmente en rubros como arroz, frijoles, maíz, leche, carne, pollo, pescado y mariscos, pero la realidad ha sido al revés.

Igual de grave es el manejo que le ha dado al tema de la gobernabilidad. En lugar de “fortalecer la democracia y modernizar el Estado, con énfasis en la reestructuración del sistema judicial, legislativo y electoral”, ha consolidado un férreo control sobre cada uno de los órganos del Gobierno (con excepción del Tribunal Electoral) y multiplicado una costosa burocracia. Antes, en CADE 2006, había señalado que, “hay que despojar al Órgano Ejecutivo de la gran cantidad de poderes que tiene, (pues) de continuar esto aquí vamos a tener un serio problema de gobernabilidad”. Para corregir esta distorsión, se comprometió a impulsar reformas a la Constitución, pero el proyecto elaborado por una respetable comisión de notables terminó engavetado.

En el área laboral, el Programa de Primer Empleo estuvo saturado de escándalos mientras era manejado por el Ministerio de Trabajo. Pero ahora, bajo la Ampyme (Mi Primera Oportunidad), no se le conocen logros. Tampoco ha cumplido la promesa de aplicar la norma que garantiza que un mínimo del 10% de los tripulantes de buques bajo bandera nacional sean panameños.

Una revisión de otras promesas en política exterior, seguridad, aseo y servicios de salud, deportes, política indigenista y de protección al medio ambiente nos llevará a la misma conclusión: todas incumplidas. Y el promisorio sector logístico ha sido abandonado a su suerte. Como me comentó una alta figura de la comunidad marítima: “en materia de logística, este ha sido un quinquenio perdido”. Solo le reconocemos avances en materia de inversiones públicas. Pero este encomiable esfuerzo ha sido empañado con los frecuentes escándalos de contrataciones directas a empresas recién constituidas, y enormes sobre costos. El candidato del gobierno nos promete seguir la política actual, agravada por “mayores cambios”. Al electorado le corresponderá decidir el 4 de mayo de 2014 si desea que el país siga navegando en la corrupción, la falta de justicia y de una auténtica democracia.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

CONTROVERSIA Varela defiende decisión de dar día libre tras clasificación de Panamá

Varela restó importancia a la demanda, pero sentenció que ‘si lo tengo que hacer de nuevo, lo volvería a hacer de nuevo’.
Especial para La Prensa/Flor Bocharel

EL SERVICIO PÚBLICO DE ELECTRICIDAD Las secuelas de los apagones en Panamá

Las secuelas de los apagones
LA PRENSA/Gabriel Rodríguez

POSIBLES PERJUICIOS AL PATRIMONIO DE LA UNIVERSIDAD DE PANAMÁ Contraloría: van $18 millones en lesiones

Terrenos alquilados.
LA PRENSA/Daniel González

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

22 Oct 2017

Primer premio

1 8 5 8

BDAC

Serie: 14 Folio: 15

2o premio

1668

3er premio

1396

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código