Exclusivo: El primer capítulo de 'Origen', última novela de Dan Brown, este domingo en la edición impresa de La Prensa.

PATRIÓTICO IDEALISMO

Proyección de la gesta del 9 de enero: Héctor Peñalba

Han pasado cincuenta años del martirologio del 9 de enero. Panamá y Colón, ciudades terminales de la vía interoceánica, fueron escenarios donde jóvenes estudiantes y hombres del pueblo cayeron en lucha desigual enfrentándose a tropas norteamericanas.

Defendieron lo que su patriótico idealismo reclamó como la soberanía de Panamá en la Zona del Canal. Esta gesta heroica encuentra sus genes desde la época hispánica, colombiana y de expansión norteamericana hacia el sur y pacífico de sus fronteras en el siglo XIX.

Todas estas instancias, dadas en el tiempo, hicieron y han hecho sentir al hombre panameño, a lo largo de cinco siglos, sujeto de opresión, humillación y despojo en su propia tierra. Así lo evidencia el poder colonial de España; el régimen centralista de Colombia y la expansión imperialista de Estados Unidos, que encontró en el tratado Hay-Bunnau Varilla (1903) su expresión más categórica. Esta fue la semilla de la discordia por más de siete décadas entre panameños y norteamericanos, gobernantes y gobernados. “Este tratado limitó y disminuyó extraordinariamente a Panamá su calidad de Estado independiente y soberano” (doctor Diógenes de la Rosa). Esta realidad diplomática: “concitaba tantas frustraciones y afectaba tan agudamente problemas tan esenciales como el orgullo y la identidad nacional” (doctor Castillero Calvo).

Son estos dilemas lo que explican en el siglo XX el acrecentamiento del espíritu nacionalista tan arraigado en el panameño de esa época. Y, consecuentemente, el surgimiento de las generaciones de 1926; 1936; 1955 y 1977 que propiciaron los Tratados Kellog-Alfaro (rechazado); Arias-Roosevelt, (inspirado por Acción Comunal); Remón-Eisenhower (favorecedor de la clase mercantil panameña) y el Tratado Torrijos-Carter. En igual forma el surgimiento de generaciones estudiantiles aguerridas: la del 12 de diciembre de 1947 (rechazo del tratado Filós-Hines), la del 12 de diciembre de 1957 que convocó el Segundo Congreso Extraordinario de estudiantes panameños; la de la Operación Soberanía, dirigida por Carlos Arellano Lennox, como respuesta a la pretensión del congresista norteamericano Flood de presentar una ley en el congreso norteamericano que legitimaría a la Zona del Canal como un territorio más perteneciente a Estados Unidos (1958); la del 3 de noviembre de 1959, generación dirigida por Ricardo Ríos Torres, que de manera pacífica y cívica vuelven a ingresar a la Zona del Canal en respuesta al gobernador zoneíta Flemming que había prohibido a los estudiantes panameños, después de la operación Soberanía, el ingreso en manifestación a la Zona del Canal. Hubo 100 heridos. La trocha de rebeldía estudiantil prosoberanía quedaba abierta para la gesta del 9 de enero de 1964. Fueron los estudiantes del Instituto Nacional, a la sazón, primer plantel secundario de la República, los mensajeros de la reivindicación soberana en el Canal. Se cumplió así un ciclo histórico que el Tratado Torrijos-Carter selló con justicia arrancando el enclave colonial de la Zona del Canal, enalteciendo así la dignidad y la justicia para la nación panameña.

No obstante, este tratado mantiene sobre Panamá una “espada de Damócles”: Estados Unidos de manera unilateral podrá intervenir en el Canal si este potencialmente o de hecho, se encuentra amenazado en su seguridad y funcionamiento (Reserva de Conccini). Esta disposición norteamericana, hoy se explica partiendo de los múltiples intereses geopolíticos que las grandes potencias mantienen entre sí en el mundo. De igual manera, la amenaza en la actualidad que representan el terrorismo internacional; las guerrillas regionales; el narcotráfico continental y la especulación de los grandes capitales del mundo.

Buena tarea tendrán las actuales generaciones y las del porvenir: hacer de Panamá y su Canal un ente respetado por todos los Estados y por todos los pueblos. Los mártires del 9 de enero marcaron el rumbo, los tendremos proyectados en nuestra memoria histórica. Y como dijo el poeta: ..... “ caminante no hay camino..., camino se hace al andar”. La lucha continúa Quinientos años de opresión humillante y despojo han quedado atrás.

Los mártires del 9 de enero seguirán proyectándose en la memoria histórica del pueblo. Ellos serán espíritus tutelares de la nación panameña en su soberanía, justicia, dignidad y equidad.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Bomberos sofocaron el incendio.
Especial para La Prensa/Flor Bocharel

REOS Ministerio Público investiga incendio en la cárcel de David

CONTROVERSIA Varela defiende decisión de dar día libre tras clasificación de Panamá

Varela restó importancia a la demanda, pero sentenció que ‘si lo tengo que hacer de nuevo, lo volvería a hacer de nuevo’.
Especial para La Prensa/Flor Bocharel

EL SERVICIO PÚBLICO DE ELECTRICIDAD Las secuelas de los apagones en Panamá

Las secuelas de los apagones
LA PRENSA/Gabriel Rodríguez

POSIBLES PERJUICIOS AL PATRIMONIO DE LA UNIVERSIDAD DE PANAMÁ Contraloría: van $18 millones en lesiones

Terrenos alquilados.
LA PRENSA/Daniel González

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

18 Oct 2017

Primer premio

3 2 8 1

ABAD

Serie: 12 Folio: 5

2o premio

3063

3er premio

2981

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código