SOCIEDAD

Refugiados, migración y salud global: Arturo Rebollón Guardado

Los patrones migratorios de los refugiados y su impacto en la salud afectan a millones de personas en el mundo. Desde los refugiados sirios en Europa, los cubanos en la frontera entre Costa Rica y Panamá y, recientemente, los africanos que temen ser olvidados por los medios. Todos estos países tienen diferencias en culturas, patrones alimenticios, estado socioeconómico y de salud. Sin embargo, todos tienen algo en común: inequidades sociales en toda la población.

Debido a estos factores, hay personas que toman la difícil decisión de salir de sus países en busca de un mejor futuro. ¿Les suena conocido? Nuestros campesinos migran hacia las afueras de la ciudad en busca de mejores trabajos y oportunidades para su familia. Esto es algo de lo que podemos hacer tratados académicos sobre patrones internos y externos de migración… en otra ocasión nos podemos tomar un café científico y hablar de esto.

Pero volviendo al tema de la migración y la salud global, se ha comprobado la asociación entre los patrones migratorios, la transmisión de enfermedades y la vulnerabilidad de las grupos migrantes. Para muestra un botón, el zika sigue patrones migratorios detectables usando un análisis geoespacial de los casos. Algunos dirán que nuestros líderes saben estos principios, pero el manejo de la situación en nuestro país dice lo contrario. La razón de estos principios debe ser la protección de la población local y de los migrantes, usando estrategias basadas en la evidencia. Estas son: la investigación, la educación y el entrenamiento.

Debemos iniciar con un análisis de las necesidades y los patrones de enfermedades (investigación). Con esto entendemos mejor a los grupos migrantes y nos ganamos su confianza. Si no empezamos con esta fase, los migrantes se rehusarán a participar en las campañas de vacunación y movilización a los albergues. Igual como sucedió en Panamá con los migrantes africanos, fallamos en ganarnos la confianza de otros migrantes.

Después podemos educarlos en temas de medicina preventiva, cuidados de salud y recursos locales (educación). Esto sirve para empoderarlos y para que no se sientan desprotegidos y vulnerables. En Panamá, cumplimos de forma moderada esta fase. Nuestros equipos de salud realizaron campañas de vacunación, brindaron atención primaria, ofrecieron medicamentos para enfermedades crónicas y charlas de salud. Todos vimos lo bien que se manejó esta fase.

Por último, se requiere la preparación del equipo de salud global (entrenamiento). Este equipo cuenta con médicos, enfermeras, líderes locales, voluntarios, operadores de transporte y comunicación. No hay una receta única para solucionar el problema de migración globalizada. Es necesario capacitar, constantemente, a nuestros equipos. Aún estamos a tiempo de implementar estas tres fases, investigación, educación y entrenamiento, para proteger la salud de los nacionales y los migrantes.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

PROCESO Comienzan los trámites para lograr la canonización de la panameña Ana Moreno

Anita Moreno nació en Macaracas y falleció en La Villa de Los Santos el 11 de noviembre de 1977.
Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

18 Oct 2017

Primer premio

3 2 8 1

ABAD

Serie: 12 Folio: 5

2o premio

3063

3er premio

2981

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código