TRANSPARENCIA

Salvemos el Casco Antiguo: Patrizia Pinzón

La investigación que la Unesco publicó esta semana en relación con la cinta costera pone al descubierto, de manera objetiva y profesional, la campaña de desinformación que el Gobierno panameño ha venido llevando a cabo en relación con este proyecto.

Es la evidencia más fuerte y clara de las mentiras que se han entretejido, del encubrimiento de información y el desinterés por estudios reales, con cifras sustentadas. Y es que la razón última de este enredo innecesario es el negociado con los rellenos de Amador. Nos quieren confundir con algo que, en otras circunstancias, sería sencillo: cómo conectar A con B; pero la conexión no es el motivo de la obra, sino el negocio.

El Gobierno está jugando con el patrimonio ancestral de Panamá, solo para maximizar el lucro personal en los dos años que le quedan. En el camino, han comprado a todo al que han podido, pero –en el caso del Casco Antiguo– se han encontrado con una muralla tan sólida como la que alguna vez rodeó nuestra ciudad histórica; más fuerte que el cal y canto: la muralla del amor.

Avalados por el orgullo que sentimos de que el Casco sea Patrimonio de la Humanidad, y por la fuerza que nos da nuestra identidad histórica, desde este sitio de más de 300 años de antigüedad le decimos al Gobierno que no permitiremos su destrucción.

Me pregunto si las personas que conforman esa cúpula gubernamental podrán, finalmente, dejar de lado sus intereses y retomar su rol como parte del Estado, o si seguirán mintiendo. En febrero (cuando aún no se sabía el resultado del informe) el ingeniero Carlos Ho aseveró que lo que dijera la Unesco “sería ley” y “lo iban a respetar”. Ahora que se conocen los detalles del descalabro, el ministro Suárez dice que no, repitiendo una vez más el patrón que han seguido en todos los escándalos con los manglares y rellenos ilegales, entre otras metidas de pata (¿y manos?). Una tras otra, que sí, que no, que sí, que yo no fui, que fue pepé; distrayendo, confundiendo, engañando, viendo cómo meten gato por liebre. Este comportamiento ofende y humilla la inteligencia de los panameños y de nuestra nación. No hay razón para humillarnos de esta manera ni para destruir todo lo que nos hace especiales ante el mundo. ¡Basta ya. Exigimos seriedad, exigimos un Estado responsable que respete a su propio pueblo! Esta es la última oportunidad, el último llamado.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

15 Oct 2017

Primer premio

6 0 4 8

BDDC

Serie: 7 Folio: 8

2o premio

5559

3er premio

9849

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código