SIN LEY NI ORDEN

Solo en mi calle: Juan Antonio de la Guardia E.

Muchos se preguntarán al leer este artículo que si lo escribí pensando en su calle, porque lo más probable es que usted también viva la misma experiencia y ese es, precisamente, mi punto.

En mi casa nos tenemos que turnar el único estacionamiento disponible y el que se quedó por fuera, tiene que vivir la pesadilla de buscar donde estacionarse. Cuando finalmente encuentra un lugar, es mejor que le ruegue a Dios que no sea frente a un edificio, porque de una vez viene un seguridad (siguiendo instrucciones de los propietarios, por supuesto) a decir que viene un camión de mudanza o que van a pintar el edificio.

Bueno, resulta que ese edificio no lo han pintado en los últimos tres años y no creo que lo vayan a pintar en estos meses de lluvia y, tampoco, se está mudando nadie, ninguna de las veces que me lo han dicho; así es que ya no les creo, pero de todas formas quedo preocupado por si esta vez sea verdad.

En otras ocasiones, me veo forzado a bajarme del vehículo para quitar el cono que han colocado los del edificio y, además, en la necesidad de darle explicaciones al seguridad del porqué yo retiré el cono. Ya tengo un discurso memorizado. Les digo que estoy ejerciendo una acción cívica ciudadana al remover un objeto de la vía pública. Pero se pueden imaginar que a veces prefiero estacionarme a tres cuadras de mi calle, para evitar pasar por el engorro de estar dando explicaciones sobre algo que es mi derecho.

Cuando ya, finalmente, logré estacionarme, entonces debo caminar por un campo minado hasta llegar a mi casa, si es que existe alguna acera que no esté bloqueada por escombros, carros mal estacionados y hasta por el basurero de alguien. Ah, y casi se me olvida. Ya estoy en mi casa listo para descansar y entonces se escucha el sonido de la máquina de cortar mosaicos, azulejos o lo que sea hasta largas horas de la noche y por más que llamo a las autoridades para que vengan a hacer valer la ley, nada pasa. Salvo en una ocasión en que llegaron enseguida y cuando fui a encontrarme con los policías, feliz porque finalmente habían venido, me enteré de que ellos no estaban ahí por mi llamada, pero por suerte llegaron y pude librarme del molesto ruido.

Por todo esto pregunto: ¿Qué pasó con las leyes y las autoridades que deben hacerlas cumplir?

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

PROCESO Comienzan los trámites para lograr la canonización de la panameña Ana Moreno

Anita Moreno nació en Macaracas y falleció en La Villa de Los Santos el 11 de noviembre de 1977.
Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

18 Oct 2017

Primer premio

3 2 8 1

ABAD

Serie: 12 Folio: 5

2o premio

3063

3er premio

2981

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código