CÓMPLICES OCULTOS

Toda la cadena de responsables: Carlos Eduardo Galán Ponce

Cuando se acerca la época navideña trata uno de pensar en el Niño Dios y en las “historietas” de Walt Disney de una época ya pasada. Mensajes de paz y buenos deseos que no predicaban la violencia de los juguetes actuales. Pero parece que hay unos tipos que se han propuesto quitarnos esos bellos pensamientos de la mente. Primero, aunque hayan pasado 22 años, no puedo olvidar los acontecimientos que tuvieron lugar durante la operación Causa Justa en mi ciudad de David y, especialmente, en nuestro barrio La Perla. Cercado como rehén por los grupos de batalloneros y Codepadis, cuyos “comandantes” fueron posteriormente llevados por el otro Torrijos a ocupar altos cargos en su gobierno. Una ofensa a la decencia ciudadana, restregada en nuestros rostros como un premio por la infamia cometida por sus huestes contra un indefenso barrio residencial.

Pero bueno, qué se podía esperar de un pariente. En vez de callar, por un ápice de decencia, hoy esos individuos aparecen como los paladines del respeto de los derechos ciudadanos. Algo anda “patas pa´ arriba” en este bello país.

El principal responsable e iniciador de ese período de crímenes y violaciones a todos nuestros derechos humanos, en el que más de 100 personas perdieron la vida por defender la libertad, parece haber sido santificado para volcar toda la palangana de inmundicias sobre una sola persona. Si el asesinato de Hugo Spadafora revistió matices de una crueldad inusitada, el del padre Héctor Gallego no sabemos ni cómo fue ni lo que pudieron haberle hecho esos salvajes antes de asesinarlo. Igual que pasó con tantos otros, cuyos cuerpos nunca aparecieron. Lo que sí se sabe es que las discrepancias sociales del sacerdote eran con los parientes de Torrijos. El asesinato cruel de Rubén Miró, en diciembre de 1969, era un secreto a voces y fue el pago a un favor al “hombre fuerte” de entonces, cuando intentaron tumbarlo. De esto nadie habla.

Y si de exilios se trata, todos o la mayoría de los que salieron de Panamá durante la crisis producto del régimen de Noriega, lo hicieron de una forma u otra por decisión propia. En la Oficina de Pasaportes de David se formaban largas filas de ciudadanos, tramitando y obteniendo sus respectivos pasaportes. Se fue y se quedó el que quiso. Muy diferente a la noche triste del 20 de enero de 1976, cuando 10 empresarios fueron sacados a la fuerza de sus hogares a altas horas de la noche. Vejados, secuestrados, reunidos en un hangar del aeropuerto para ser subidos a un avión con rumbo desconocido, sin ninguna documentación ni forma alguna de subsistencia. Y conociendo el sadismo de aquellos gorilas, el terror de que fueran arrojados al vacío debió ser para ellos una espantosa tortura sicológica. Su pecado: pensar y opinar en contra del tirano del momento, ebrio de poder y, con frecuencia, de malos vinos.

A los que nos organizamos en Chiriquí para luchar por su retorno, nos humillaron a placer. Nos ignoraron, se burlaron de nosotros, para luego aceptar hacernos “el favor” de traer de regreso a los chiricanos, seis meses después. Y, finalmente, fue la presión de Estados Unidos lo que logró que todos pudieran volver a casa. El responsable de esta infamia: Omar Torrijos Herrera. De esto nadie parece acordarse, cuando la Apede y demás agrupaciones empresariales deberían tener esa fecha como día de luto.

El pueblo a veces se cansa de tanto reclamar, pero creo que ya mucha gente es consciente de que los gobiernos que sucedieron a la invasión/liberación no se preocuparon por enseñar en las escuelas lo que fue todo el período de la dictadura militar. Quizá ahora, con el retorno de Noriega comienzan a preguntarse si él solito pudo hacer tantas cosas. Si solo él se enriqueció. Que si es que no tuvo cómplices. En todas las fotos de su época aparece rodeado de los más encopetados locales; hasta que el tipo cayó en “la podrida” y los gringos le retiraron el dólar, entonces, fue que salieron en estampida.

Pero, ¿qué pasó durante los 15 años antes de él, cuando decía Torrijos que aquí no se movía una hoja sin su consentimiento? Creo que llega el momento de desempolvar la verdad. Que se sepa quiénes delinquieron y se enriquecieron con todos los dictadores y no tratar de esconderlos a todos detrás del manto de la crueldad de Noriega.

Todo lo que había hecho Noriega, desde sus primeras diabluras, se sabía en los círculos más estrechos del poder. Todos lo sabían y le reían “sus gracias” o, por lo menos, se hacían de la vista gorda. Comenzando por el general que se las apadrinó desde “chiquito”. Pero hacernos creer que es el único con las manos manchadas de sangre es un chiste macabro. ¿Y los civiles del PRD que, aún después del crimen de Hugo Spadafora, continuaron durante más de cuatro años como sus fieles aliados políticos, hasta nombrarlo el “emperador” que le declaraba la guerra a Estados Unidos?

Como decimos en buen panameño: Aquí nadie se “chupa los dedos”. Y si nos los hemos “chupado” por 22 años, ya está bueno. ¿Quién reclama hoy por las decenas de víctimas que no “le tocaron” a él?

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

En riesgo se encuentra el tercer humedal de importancia internacional que tiene Panamá, tras la demanda millonaria que interpuso el político costarricense contra el Estado. Los indígenas reclaman posesión de las tierras.
Archivo

INVESTIGACIÓN POR TIERRAS EN BOCAS DEL TORO Estado panameño se defiende de demanda millonaria

PROCESO Comienzan los trámites para lograr la canonización de la panameña Ana Moreno

Anita Moreno nació en Macaracas y falleció en La Villa de Los Santos el 11 de noviembre de 1977.
Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

18 Oct 2017

Primer premio

3 2 8 1

ABAD

Serie: 12 Folio: 5

2o premio

3063

3er premio

2981

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código