PRIORIDADES DE ESTADO

Viviendo la ‘sotanocracia’…: Daniel R. Pichel

El sufijo “cracia”, según la gramática española, tiene origen griego y significa “gobierno”. Así, democracia es la forma de gobierno que favorece la intervención del pueblo, burocracia es la influencia excesiva de los funcionarios en los asuntos públicos (lo que característicamente hace al gobierno ineficiente), autocracia es el gobierno ejercido por una sola persona, aristocracia cuando lo ejerce la clase privilegiada, y teocracia, cuando las decisiones gubernamentales provienen directamente de Dios.

Además de estas palabras, incluidas en el Diccionario de la lengua española, hay otra serie de “cracias” que el ingenio popular ha ido creando a lo largo de los años, para definir situaciones particulares relacionadas con la forma de gobernar. Así, partidocracia son los gobiernos en que el poder lo ejercen los partidos para beneficiar a sus dirigencias, sin importar lo que piense o convenga al pueblo; “cleptocracia” es gobierno ejercido por ladrones (suena familiar) y hasta he leído términos como “brutocracia” (adivinen a quéórgano del Estado se refería).

Hace un tiempo, yo mismo utilicé en esta columna el término “necrocracia”, para definir la obsesión de los países latinoamericanos por los caudillos muertos. En Argentina se siguen ganando elecciones de la mano de Juan Domingo y Evita Perón, en Venezuela viven de Bolívar y de Chávez, y en Panamá cada cinco años sacan a tomar el sol a los dos muertos favoritos de nuestro tanatorio político. Llevamos años oyendo, durante las elecciones, la vida y milagros de Arnulfo y Omar como consecuencia del pobre liderazgo de sus partidos.

Pero lo que nos atañe hoy es otra “cracia” diferente. Algunos han dicho que, desde julio del año pasado, vivimos en una teocracia. No estoy de acuerdo. En Panamá no hay evidencia alguna de que las decisiones del gobierno vengan directamente de ningún dios. Me parece más correcto llamarle “sotanocracia” porque, al parecer, las opiniones de los curas tienen bastante relevancia en las decisiones que toma el gobierno.

Partamos de la base de que el Presidente y su esposa tienen todo el derecho individual a ser católicos muy, muy practicantes. Uno de los derechos humanos consignados en la correspondiente Declaración Universal es el de profesar una religión sin tener que esconderse por ello. Igualmente se aplica a lo contrario, que los no creyentes (sean ateos, agnósticos o como quieran llamarles), podamos manifestar nuestra ausencia de fe sin ser señalados por ello. La pareja presidencial respeta esos derechos de todos los panameños. Hasta el momento no han hecho manifestaciones para cuestionar a ningún grupo como consecuencia de su opinión sobre la religión o la fe.

Lo que ha sido evidente es cómo, desde que la familia Varela ocupa el Palacio de las Garzas, la participación presidencial en actividades religiosas ha sobrepasado cualquier memoria anterior. En los dos meses siguientes de ganar las elecciones asistieron a cuanta misa o procesión encontraron a su paso.

A esto no escapa la agenda de viajes. En los 14 meses que han estado en la Presidencia, se las han arreglado para ver al papa Francisco cuatro veces. Me atrevo a asegurar que la densidad de visitas papales es la más alta de ningún gobernante del mundo. Uno de los primeros viajes oficiales fue al Vaticano (todos los presidentes pasan por uno de esos). Después fueron a la ceremonia en la que se invistió, como cardenal, a monseñor Lacunza, y el mes pasado, la primera dama “aprovechó” un viaje oficial a Cuba que curiosamente coincidió con la visita de Francisco, para ver nuevamente al Papa (sentada en primera fila, con bandera del Vaticano y rosario en mano). Una semana después, hacen otro viaje a Estados Unidos para participar en el encuentro de familias que tuvo el pontífice en Filadelfia (y en el que, supuestamente, el presidente Varela participaría como orador, aunque no lo vi en ningún programa del evento). La “obsesión papal” es tal, que durante la semana pasada fueron incontables las caricaturas y los “memes” que hacían bromas de esa obsesión por estar cerca del Papa y del legendario tuit demoníaco de la primera dama. Ah, también asistieron a la beatificación de monseñor Romero, “representando a Panamá”.

Lo increíble es la cantidad de personas que restan importancia a esta difusa frontera entre la gestión de gobierno y la religiosidad presidencial. Cosas como “la mayoría no lo considera mal” o “solo aprovechó su cargo para ver al Papa”, fueron algunos de los argumentos que circularon sobre los piadosos viajes presidenciales (pagados con nuestros impuestos), mientras se le esquilman recursos a la investigación científica y a la cultura. Esas aseveraciones equivalen a decir que en el gobierno pasado, “aprovecharon su cargo para hacer negocios”… Es aprovecharse de la investidura para actividades ajenas a sus funciones.

Si el Presidente y su familia quieren rezar todo el tiempo es cosa de ellos, y si quieren poner una capilla en la Presidencia que la donen con sus recursos. No creo que tenga nada malo. Pero cuando la cercanía a las autoridades eclesiales católicas influye en prioridades de Estado, como brindar educación sexual científica en las escuelas, el tema se vuelve peligroso. Si el Sr. Varela quiere ser “colaborador” del Opus Dei (según él, como lo era don Alberto Motta), es su derecho. Lo que no puede ser es que esto influya en su acción de gobierno. En ese momento la “sotanocracia” no es aceptable…@drpichel

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Las secuelas de los apagones
LA PRENSA/Gabriel Rodríguez

EL SERVICIO PÚBLICO DE ELECTRICIDAD Las secuelas de los apagones en Panamá

POSIBLES PERJUICIOS AL PATRIMONIO DE LA UNIVERSIDAD DE PANAMÁ Contraloría: van $18 millones en lesiones

Terrenos alquilados.
LA PRENSA/Daniel González

CONTROVERSIA Varela defiende decisión de dar día libre tras clasificación de Panamá

Varela restó importancia a la demanda, pero sentenció que ‘si lo tengo que hacer de nuevo, lo volvería a hacer de nuevo’.
Especial para La Prensa/Flor Bocharel

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

18 Oct 2017

Primer premio

3 2 8 1

ABAD

Serie: 12 Folio: 5

2o premio

3063

3er premio

2981

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código