DESACIERTOS

Las benditas encuestas: I. Roberto Eisenmann, Jr.

No hay duda alguna de que durante el periodo electoral recién terminado fallaron todas –absolutamente todas– las encuestas. En su pronóstico del ganador presidencial fallaron... y en las que se hicieron para la Alcaldía de Panamá fallaron aun peor. O sea que, dicho en buen panameño, ¡no metieron una!

Debido a que hace décadas –siendo presidente de La Prensa– decidí traer a Panamá el concepto de las encuestas, me siento algo conectado con las mismas; por eso estoy escribiendo este artículo.

Esa decisión la tomé para ofrecerle al país una medición política científica, porque Panamá solo tenía encuestadoras comerciales que medían productos. No había experiencia alguna encuestando temas políticos. Así, escogimos a una encuestadora comercial nacional, trajimos de Estados Unidos a una reconocidísima encuestadora política para que nos enseñara la técnica, y junto a ella a una latinoamericana muy reconocida que conocía nuestra cultura. Con este aprendizaje, combinamos la técnica anglosajona y nuestra cultura latina, y firmamos un contrato de exclusividad que solo permitía encuestas políticas para el periódico (para mantener la independencia del mismo), ¡nunca para candidatos o partidos políticos!

Así iniciamos. Pagamos el alto precio de la incomprensión de los políticos en cada periodo electoral hasta que la sociedad política aprendió a respetar los –hasta entonces– siempre correctos resultados de nuestras encuestas. Otros medios lo fueron imitando y, hasta este 4 de mayo, las encuestas nunca habían fallado en predecir el ganador a la Presidencia, a pesar de la veda de 10 días previos a las elecciones que impuso el Tribunal Electoral por razones obvias.

En ocasiones se dieron diferencias en los segundos y terceros lugares, pero nunca fallaron en predecir al ganador de la contienda presidencial.

Luego de mi renuncia a seguir como presidente de La Prensa, la encuestadora del periódico determinó hacer encuestas a políticos, y como consecuencia –y con sobrada razón– los nuevos directivos del periódico determinaron terminar la relación. Dicha encuestadora siguió con otros medios y La Prensa contrató a otra, con la que acaba de terminar su relación, también por razones obvias.

¿Qué les pasó a las encuestadoras para que, después de un récord casi perfecto, hayan todas fallado? Las explicaciones de sus directivos, según mi criterio, no tienen validez.

Que si la veda; la veda siempre existió y nunca habían fallado.

Que si el voto oculto; algunas indican que no hubo voto oculto, pero sí lo hubo. Hay formas de estimar el tamaño del voto oculto y si se siente que es tan grande que no permite resultados razonables, hay formas de decirlo y evitar conclusiones tan totalmente equivocadas. En fin, quedaron muy mal y sin explicación válida.

¿Qué hacer en las elecciones de 2019? Me parece que las opciones son dos:

1. Los medios, simplemente, evitarán las encuestas, eliminando mediciones científicas de gran valor para sus lectores, televidentes, radioescuchas y, sobre todo, para los candidatos que tanto las necesitan.

2. Saldrán todos a buscar nuevas encuestadoras al exterior y comenzarán, desde ahora, a hacer prácticas para que vayan conociendo nuestra cultura y confirmando, con éxitos comprobados, su capacidad de medir eficazmente. Necesariamente cada medio que se respete tendrá que firmar exclusividades y prohibiciones para evitar que su encuestadora ofrezca servicios a políticos, que siempre terminan en relaciones personales productoras de sesgos inaceptables.

Son difíciles decisiones las que tendrán que tomar los medios de comunicación respetables.

P.D. personal: Nosotros, los del Movimiento Nueva República, indicamos al país que le produciríamos un estudio profundo de todas las encuestas (que hasta ese momento tenían por su trayectoria un alto grado de credibilidad).

Eso hicimos, pero como todas –por primera vez– estuvieron equivocadas, naturalmente nuestro estudio de las mismas no tenía más remedio que producir una opinión equivocada. Lo importante fue que el voto útil en conciencia sí se dio a favor de un candidato de oposición, y el resultado no pudo ser mejor: ¡El país cambió, y nuestra democracia se salvó!

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

PROCESO Comienzan los trámites para lograr la canonización de la panameña Ana Moreno

Anita Moreno nació en Macaracas y falleció en La Villa de Los Santos el 11 de noviembre de 1977.
Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

15 Oct 2017

Primer premio

6 0 4 8

BDDC

Serie: 7 Folio: 8

2o premio

5559

3er premio

9849

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código