DERECHOS

El mundo, camino a la anarquía: Jaime Correa Morales

Abusar de la libertad es la forma más vil de destruirla. En las noticias internacionales veremos, con preocupación, la realidad política de gran cantidad de países, incluyendo democráticos, en los cuales existen rebeliones anárquicas contra sus gobiernos, que sin duda alguna los van conduciendo al caos.

En África hay muchos inmersos ya en guerras civiles, con resultado muy cruentos, y terribles consecuencias económicas y sociales. El panorama en el Medio Oriente no es mejor y parece agravarse cada día más. Solo en Siria mueren unas 5 mil personas cada mes, y Egipto no escapa de esa realidad, entre muchos otros países. Europa aún no ha llegado a esos extremos pero ya hay constantes manifestaciones mediante las cuales sus pobladores expresan desagrado, sobre todo en relación al tema económico que atribuyen exclusivamente a sus gobiernos, sin reflexionar que todos ellos contribuyeron a esa situación, al exigir y recibir beneficios incosteables por parte de los Gobiernos socialistas que prometen el Estado benefactor sin límites, y con ello arruinan a los pueblos.

En América Latina la situación es bastante inestable, así vemos las fuertes manifestaciones efectuadas recientemente sobre todo en Chile, Brasil, Bolivia, Venezuela y otros países, amén de la guerra real que libran sus autoridades contra los narcotraficantes. En nuestro querido Panamá no hemos alcanzado estos grados de violencia, pero la situación empieza a caldearse. Cualquier grupito y todos aquellos a quienes se les ocurra protestan por temas porque “se desplomó la casa condenada en que vivíamos sin pagar alquiler ni agua ni luz, y queremos que nos construyan una nueva inmediatamente, pero en este mismo sitio, aunque el terreno sea privado”; “nuestra escuela tiene 70 años y muestra signos de deterioro, queremos una nueva ¡pero ya!”; “las calles tienen huecos que impiden una circulación vehicular normal”; “los maestros queremos aumento de salario y tantas cosas más”, y los demás funcionarios también quieren ganar más.

Unos cientos de indígenas rechazan las hidroeléctricas (nadie sabe por qué, porque no les perjudican) aunque tales obras beneficiarán a 3.5 millones de ciudadanos, incluyéndolos a ellos; los médicos se tiran a las calles a reclamar 100 dólares; y así sucesivamente. Y lo expresan a través de huelgas y cierres de calles.

Lo peor es que con el mayor desparpajo afirman en la televisión que estas manifestaciones “son pacíficas”, a pesar de que impiden el libre tránsito de terceros, un derecho constitucional, y tal impedimento es, de por sí, un acto de violencia. Sin contar con que a quien se atreva a retarlos para ejercer ese derecho de dirigirse a cualquier destino, lo agreden, tanto al conductor y los otros ocupantes, como al vehículo.

Del complicado panorama mundial anterior podemos excluir a países comunistas como China, Cuba y Corea del Norte, en donde únicamente se permiten los partidos de Gobierno, so pena hasta de muerte. Tal parece que los humanos no podemos manejar la libertad y solo entendemos por la violencia de las dictaduras.

Retomo el pensamiento inicial, abusar de la libertad es la forma más vil de destruirla. Pareciera que la humanidad no quiere entender que los intereses de las minorías deben estar supeditados a los de las mayorías, a riesgo de la pérdida de la libertad de todos, porque de la ansiada anarquía y su siempre consecuente caos social surgen las más terribles dictaduras.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

15 Oct 2017

Primer premio

6 0 4 8

BDDC

Serie: 7 Folio: 8

2o premio

5559

3er premio

9849

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código