DISTORSIONES

La banca central, planificación al más puro estilo soviético: Jaime Narbón

“La curiosa tarea del pensamiento económico es mostrarle a los hombres lo poco que saben de aquello que quieren demostrar”, decía el economista austriaco Friedrich von Hayek, ganador del premio Nobel de Economía en 1974. Esta frase, que tiene muchísima relevancia por el sistema intervencionista actual por parte del Estado, es imprescindible no aplicarla al sistema financiero global. ¿Son las crisis financieras el resultado de un “capitalismo salvaje”, sin regulación? O por el contrario, ¿son las crisis financieras, un clásico ejemplo del intervencionismo en el mercado libre, típico de un sistema socialista? Estas son preguntas que muchos eruditos, profesores, incluso economistas deberían analizar con más frecuencia, sin embargo, es algo poco discutido.

Lejos de ser un sistema de mercado libre, el sistema financiero global está netamente intervenido, principalmente, por una institución nefasta llamada “banca central”. Esta es básicamente una institución de planificación, al más puro estilo soviético, que controla la cantidad de dinero y crédito de la economía en países como Estados Unidos e influye en el valor o poder adquisitivo de la unidad monetaria que utiliza el ciudadano en sus transacciones e, indirectamente, manipula las tasas de interés, mediante las cuales los prestatarios y prestamistas transfieren ahorros para invertir, incluyendo el financiamiento de los déficit fiscales del Estado. Este último punto, la manipulación indirecta de las tasas de interés, es sumamente peligroso, y algo típico de una economía centralmente planificada.

¿Cómo es posible pensar que se vive en un sistema financiero libre, cuando hay un organismo que manipula el precio del dinero? ¿Cómo ocurre la coordinación del mercado entre los que ahorran, invierten y consumen, si el mercado de capitales está intervenido?

A través de la planificación central monetaria, los gobiernos tienen la capacidad de manipular y destruir el valor real de los ahorros acumulados y de las ganancias de las personas. La inflación de precios, que es un fenómeno producido por la banca central, al manipular las tasas de interés y expandir la oferta monetaria, destruye el poder adquisitivo de cada dólar que el ciudadano ahorra para el futuro.

El Estado puede utilizar la creación de nuevo dinero y la influencia indirecta sobre las tasas de interés para redistribuir ingresos entre los ciudadanos y grupos en la sociedad, para favorecer varios objetivos políticos. Cuando el dinero de nueva creación entra en la economía, por medio del sistema bancario, beneficia a algunos en detrimento de otros. Adicionalmente, la expansión monetaria a través del sistema bancario distorsiona la estructura productiva, los distintos tipos de inversión de capital y los recursos utilizados por la sociedad, lo que genera el famoso ciclo económico de boom and bust (auge y caída) que ha causado varias crisis financieras y recesiones económicas en la historia. El caso más reciente de un ciclo económico producido por la banca central lo vimos con la burbuja inmobiliaria que afectó al mundo, entre 2007 y 2008.

La banca central representa una fallida mentalidad socialista, ya que jamás se ha explicado cómo es posible que los que manejan dicha institución sepan, mejor que el mercado, cuál es la cantidad óptima de dinero, a qué nivel deberían fijarse distintos tipos de intereses para coordinar ahorros, inversiones y consumos. En pocas palabras, representa aquellas instancias de los errores de los ingenieros socialistas que piensan saber más acerca de cómo manejar un aspecto de la sociedad, en vez de dejar estas decisiones en manos de participantes individuales en el mercado. El problema crucial con la banca central es que representa planificación central monetaria. En un mundo en el que la mayoría rechaza el error científico de que el Estado tiene la sabiduría y la habilidad de saber qué es lo que más conviene a la sociedad, esa institución sigue viva como una de las mayores manifestaciones del socialismo practicado en el mundo. Por lo tanto, es una falacia decir que las crisis financieras y las recesiones económicas son el resultado de un sistema financiero capitalista y falto de regulación. ¡Qué bendición que en Panamá no tengamos banca central!

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Los resultados de los laboratorios de sustancias controladas reflejaron que los 221 paquetes estaban compuestos de 259.14 kilos de cocaína.
Cortesía/Ministerio Público

TRÁFICO INTERNACIONAL DE DROGAS Detención provisional para extranjeros tras el decomiso de cocaína

INVESTIGACIÓN POR TIERRAS EN BOCAS DEL TORO Estado panameño se defiende de demanda millonaria

En riesgo se encuentra el tercer humedal de importancia internacional que tiene Panamá, tras la demanda millonaria que interpuso el político costarricense contra el Estado. Los indígenas reclaman posesión de las tierras.
Archivo

PROCESO Comienzan los trámites para lograr la canonización de la panameña Ana Moreno

Anita Moreno nació en Macaracas y falleció en La Villa de Los Santos el 11 de noviembre de 1977.
Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

18 Oct 2017

Primer premio

3 2 8 1

ABAD

Serie: 12 Folio: 5

2o premio

3063

3er premio

2981

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código