EDUCACIÓN SUPERIOR

Hacia una cultura de la investigación: Iván Samaniego

Les invito a que realicen un experimento sencillo, que consiste en subir al Facebook cualquier imagen que se les ocurra, puede ser una mujer atractiva semidesnuda, un selfie o un hombre en boxer, etc., con unas cuantas líneas de un mensaje positivo, sarcástico o de cualquier índole. Luego suban un libro o un artículo de ciencia, un documental de National Geographic que muestre algún tipo de investigación o cualquier contenido interesante que requiera una lectura profunda. Les aseguro que la cantidad de likes que obtendrán de la primera imagen, superará con creces a la segunda, que inclusive quizás no reciba ni un comentario.

Seguro que este experimento servirá para reforzar aquella idea que se desprende tras la experiencia de 1989, durante el saqueo más grande en la historia de la república cuando nadie o casi nadie hurtó un libro, pues al parecer por factores idiosincrásicos y culturales, el panameño común y corriente no considera la lectura como un valor primordial al no formar parte su sistema de creencias.

Con el desarrollo de las tecnologías y productos como las redes sociales, la situación se agrava. Ahora, mucho menos que antes, lo estudiantes requieren leer pues cuentan con la facilidad de copiar y pegar documentos que le entregan a los docentes, como sendas investigaciones sobre determinados temas. Y no solo en ese aspecto la tecnología se ha convertido de alguna manera en la gran antítesis del conocimiento. ¿Cuál creen que es el mayor costo de la simplificación de la información y de la comunicación, mediante el desarrollo de las tecnologías? En este punto –y los profesores de español no me dejarán mentir– uno de los efectos es la degradación de la escritura, pues se ha perdido la capacidad de redactar y el cumplimiento de las reglas de ortografía básicas. Tanto así que hasta figuras públicas de alto nivel, a través del famoso Twitter, se deslucieron con redacciones plagadas de errores ortográficos y gramaticales.

Partiendo de este argumento, si no somos capaces de leer más de una cuartilla y entenderla, cómo podemos esperar que en Panamá se desarrolle una cultura de investigación que requeriría, ante todo, una base de lectura comprensiva y analítica superior. Para eso habría que empezar, obviamente, por la educación básica, sin embargo, no sería incongruente considerar que el problema ni siquiera se absuelve en los niveles más superiores de la educación panameña.

Lo peor, y esto es lamentable, es que las mismas universidades evadan esa responsabilidad y que sus administradores y el Estado no hayan tenido en cuenta la importancia de articular las investigaciones científicas al desarrollo social y económico del país, variables que pareciera que están divorciadas, cuando uno ve que muchas de las tesis (y hablo por las ciencias humanísticas) permanecen como papiros en museos universitarios en donde su utilidad se pierde en el polvo, desechándose como simples trabajos de grado que solo le sirvieron como puente al estudiante para obtener su título.

Cómo es posible que en Panamá haya universidades que se anuncian como de ciencia y tecnología y, sin embargo, no exista en sus registros ni un solo trabajo de investigación sustentado por los graduandos en disciplinas que se consideran científicas, porque se permite obtener los títulos mediante una práctica profesional o con dos materias de posgrado.

Mi pregunta es: ¿Se puede instalar en Panamá una cultura de la investigación científica, cuando ni siquiera le exigimos a los estudiantes de nivel superior que obtengan sus títulos por medio de una investigación, ya sea cuantitativa o cualitativa, que requiera la aplicación del método científico?

Lo más sencillo, por ahora, sería exigir que para graduarse en ciertas disciplinas del saber todo estudiante desarrolle un trabajo de investigación siguiendo un marco metodológico científico, además de articular dichas investigaciones a las necesidades y demandas sociales, a través de mecanismos que permitan integrar la investigaciones de las universidades al resto de la sociedad, para que impacten de alguna manera la vida del panameño común.

Una forma de estimular y promover esta idea sería que, tanto las empresas privadas como el Estado, inviertan en investigaciones que por su complejidad requieran de mayores fondos económicos. Esto serviría de apoyo a muchos estudiantes que no cuentan con los recursos necesarios para desarrollarlas por sí solos.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

En riesgo se encuentra el tercer humedal de importancia internacional que tiene Panamá, tras la demanda millonaria que interpuso el político costarricense contra el Estado. Los indígenas reclaman posesión de las tierras.
Archivo

INVESTIGACIÓN POR TIERRAS EN BOCAS DEL TORO Estado panameño se defiende de demanda millonaria

PROCESO Comienzan los trámites para lograr la canonización de la panameña Ana Moreno

Anita Moreno nació en Macaracas y falleció en La Villa de Los Santos el 11 de noviembre de 1977.
Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

18 Oct 2017

Primer premio

3 2 8 1

ABAD

Serie: 12 Folio: 5

2o premio

3063

3er premio

2981

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código