RESPONSABILIDAD CONJUNTA

La degradación moral y ética de la política: Diógenes Sánchez Pérez

Con atinada razón, Fernando Savater señalaba que el rol de la ética “no es formar ciudadanos bien pensantes ni mal pensantes, sino librepensadores”.

Este argumento, finamente elucubrado por el filósofo español, me hace discurrir por los avatares de la endeble democracia panameña y sus frivolidades. Si bien es cierto, la familia es la principal fuente creadora de valores, también lo es el resto de la sociedad, junto con todas las instituciones privadas y públicas del Estado panameño.

La transmisión de valores no solo es competencia del Ministerio de Educación o del Instituto Nacional de Cultura, sino de la comunidad en general, que debe asumir un compromiso más firme en la construcción de una mejor sociedad. Pero cuando el Estado panameño –que por ley debe impartir justicia, desarrollar el sistema educativo, promover la cultura, crear buenas leyes de acuerdo a la soberanía popular– refleja una exigua o nula solvencia moral o es íntegramente inmoral para dirigir la cosa pública, nos encontramos ante una profunda crisis social y política de consecuencias impredecibles.

Aunque consignamos que la moral y la ética es una tarea de todos, la falta de credibilidad de nuestras autoridades políticas solo conduce a la ciudadanía a la frustración y al fomento de antivalores que van cimentando los débiles pilares de civilidad y altruismo en nuestra sociedad.

La politiquería, que es el rostro pusilánime de la política, ha ido diezmando la idiosincrasia y el sosiego del panameño. Sería una verdadera tragedia que, por desilusión y desengaño, a nadie le importe hacer las cosas correctas, porque sienten que nadie hace lo correcto; su deducción lógica sería muy sencilla: todos roban, hasta los ricos.

Este argumento prima facie puede parecer fatalista, pero lo preocupante de este razonamiento es que se ha ido internalizando en el imaginario colectivo, cansado de tanta corrupción y deshonestidad por parte de nuestros gobernantes.

Muchas instituciones públicas que deben ser el mejor ejemplo de transparencia en el uso y manejo de los fondos públicos se han visto salpicadas de toda clase de acusaciones de corrupción. La partidocracia y los politiqueros han sustituido la política como el arte del buen gobierno, por una sinonimia de corrupción, chantaje, coimas y rebuscas.

Entonces la pregunta que siempre angustia es: ¿Qué hacer con este panorama tan desolador y de profunda consternación? ¿Debemos abandonar, entonces, la política? ¿Es culpable la política de nuestros males? Creo que no, hay que devolverle a la sociedad panameña esperanzas, hay que recordarle que ella es un agente de cambio social y el motor de su propia historia. Para ello es necesario recuperar la política y reinvertir los valores que la han precedido.

Es tiempo de que sea la sociedad la que profundice los cambios que requiere el país, una reconstrucción de abajo hacia arriba, en la que nuestra sociedad se autoeduque sobre una nueva plataforma de participación política y con plena conciencia ética, impregnada de un espíritu de civilidad, patriotismo y honestidad.

Es una tarea irrenunciable de los buenos panameños el adecentamiento de la política y rescatarla de los pillos. Seguir el modelo de nuestros gobernantes es repetir y reproducir los mismos esquemas de abyección moral y política.

Solo la autotransformación de la sociedad podrá liberarnos de esa moral de esclavos en la que hemos sido formados.

Hay que seguir la utopía que nos hace caminar y superar la atrofia mental, solo así podremos construir un país de hombres y mujeres libres.

Por ello, nos parecen sensatas las enseñanzas de José Martí cuando nos dice que: “El verdadero hombre no mira de qué lado se vive mejor, sino de qué lado está el deber; y ese es el único hombre práctico cuyo sueño de hoy será ley del mañana”.

Solo siguiendo este camino, podremos salvar a la patria de la degradación moral y ética en que la han inmerso los traidores y corruptos.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Las secuelas de los apagones
LA PRENSA/Gabriel Rodríguez

EL SERVICIO PÚBLICO DE ELECTRICIDAD Las secuelas de los apagones en Panamá

POSIBLES PERJUICIOS AL PATRIMONIO DE LA UNIVERSIDAD DE PANAMÁ Contraloría: van $18 millones en lesiones

Terrenos alquilados.
LA PRENSA/Daniel González

CONTROVERSIA Varela defiende decisión de dar día libre tras clasificación de Panamá

Varela restó importancia a la demanda, pero sentenció que ‘si lo tengo que hacer de nuevo, lo volvería a hacer de nuevo’.
Especial para La Prensa/Flor Bocharel

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

18 Oct 2017

Primer premio

3 2 8 1

ABAD

Serie: 12 Folio: 5

2o premio

3063

3er premio

2981

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código