Exclusivo: El primer capítulo de 'Origen', última novela de Dan Brown, este domingo en la edición impresa de La Prensa.

DOBLE DISCURSO

´Si yo fuera diputado´: J. Enrique Cáceres-Arrieta

Una de las películas icónicas de Mario Moreno Cantinflas es sin dudas Si yo fuera diputado. Presenta a Cantinflas, el mejor cómico del mundo (lo escribo deliberadamente, pues sé lo subjetivo y controvertido del tema, aunque Chaplin dijera que Cantinflas “es el mejor”), como la mejor alternativa política de su circuito.

En el filme, Cantinflas es barbero, pasante de abogado, candidato a diputado. Amigos del cómico se animan postularlo por su éxito al defender al vecindario y por “dirigir” una filarmónica sin ensayar. Para aspirar al Congreso, el novel candidato debe enfrentar a un político que además de experimentado es tramposo hasta los tuétanos. Cualquier parecido con politicastros criollos es mera “coincidencia”.

He leído y oído sobre lo mucho que devengan los diputados (a quienes llamaré “disputados” porque la abrumadora mayoría exige más fueros, privilegios y canonjías y pelean como perros y gatos la presidencia de la Asamblea) y lo poco que rinden al país. Ni hablar de la pésima fama por sus constantes ausencias, el abuso en la utilización de exoneraciones y privilegios, el transfuguismo, la nula independencia del Ejecutivo.

Como todo político que anhela llegar (o echar raíces) al (en el) poder, los candidatos a “disputados” recorren su circuito electoral en busca de la mayor cantidad de votos para asegurarse la elección (o reelección) en la Asamblea. Hay “disputados” con dos, tres, cuatro, ¡cinco! períodos. O trabajan mucho a fin de convencer a su circuito que los reelija, o son pillos profesionales que saben más que tío Conejo para hacer triquiñuelas. En tiempos de milicos dictatoriales, había “disputados” que robaban urnas, hurtaban y alteraban actas electorales, apaleaban a sus adversarios.

En campaña ves a los “disputados” visitando lugares de difícil acceso, abrazándose con Vicente y toda la gente, besando ancianitos, cargando niños, regalando comida y bebidas, patrocinando equipos de fútbol, béisbol, competencias de canicas. Para esos días todo el planeta es su hermano, su prójimo. En los medios, avenidas, calles, en la sopa ves sus propagandas prometiendo cielo, luna y estrellas. Son astronautas y astrónomos. Actúan como aquel que arengaba una multitud: “Y cuando llegue a la Presidencia, les construiré un puente”. Los presentes se miraron atónitos unos a otros, hasta que alguien atinó exclamar: “¡Pero si no tenemos ni río!”. “Bueno, también les pongo el río”, contestó este traficante de las palabras.

Sabido es que la mayor parte de diputados tiene doble discurso. Espera que el “disputado” de tu circuito gane en 2014. Serás testigo de cómo se olvida de todos, salvo de sus familiares. Automáticamente son serios candidatos a ocupar puestos públicos para los cuales no tienen ni la preparación ni la menor idea. Pero “familia es familia”. Lo más seguro es que al “disputado” se le suban los humos a la cabeza y niegue lo que con labios mentirosos prometió. No solo incumple y no ayuda a su electorado, sino que también –si pudiera– metiera las manos y la pata para sacar mayor provecho a su posición de “honorable” diputado de la República. Lo hará sin pensarlo dos veces, pues estas oportunidades “solo se viven una vez”, reza la canción.

Los disputados son más de 70. Mas, observamos muchas cosas chuecas que con buenas leyes, ciudadanos respetuosos de las leyes y autoridades dispuestas a que se cumplan, serían geniales. Viviríamos en un mejor país. ¿De qué valen reformas o constituyente si no cambiamos de actitud? De nada. Si no cambiamos de mentalidad, no esperemos que Constitución, leyes, códigos, moral, ética, religiones, Dios hagan milagros. Los milagros ocurren y Dios transforma a las personas para bien, pero no sin el aparato volitivo humano. La fiebre no está en la manta.

Panamá es pequeña y muchas cosas buenas se pueden lograr. Buena parte de políticos y “disputados”, empero, no tiene buena actitud. No quieren entender su papel de servidores del pueblo y que en una genuina democracia el poder y autoridad descansan en él.

La buena fe se presume. Y al que afirma mala fe corresponde la prueba. De ahí que sea legal y justo no generalizar y reconocer el esfuerzo y valor de los cuatro diputados que se atreven a nadar contra la corriente. Para esos “extraterrestres”, la nación está sobre intereses personales o partidistas. Además, no se venden, por ende, no suelen ser reelegidos o desaparecen del campo político. ¡Lástima! La patria requiere esos hombres y mujeres.

Para dirigirnos a nuestros “voceros” en la Asamblea Nacional, están las palabras legislador, diputado. Legislador habla de legislar, dar, hacer o establecer leyes. Esencia del legislador. El diputado representa o habla por otros en “una cámara legislativa, nacional, regional o provincial”. La segunda acepción es la apropiada para denominar a los diputados, mas debido a que la mayor parte del tiempo no nos representan en nada, escojo la palabra “disputado” para denotar a una persona que ni legisla ni nos representa, sino que vive en perennes disputas con sus colegas de oposición o de partido y buscando qué más se rebusca, digo, disputa.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Bomberos sofocaron el incendio.
Especial para La Prensa/Flor Bocharel

REOS Ministerio Público investiga incendio en la cárcel de David

CONTROVERSIA Varela defiende decisión de dar día libre tras clasificación de Panamá

Varela restó importancia a la demanda, pero sentenció que ‘si lo tengo que hacer de nuevo, lo volvería a hacer de nuevo’.
Especial para La Prensa/Flor Bocharel

EL SERVICIO PÚBLICO DE ELECTRICIDAD Las secuelas de los apagones en Panamá

Las secuelas de los apagones
LA PRENSA/Gabriel Rodríguez

POSIBLES PERJUICIOS AL PATRIMONIO DE LA UNIVERSIDAD DE PANAMÁ Contraloría: van $18 millones en lesiones

Terrenos alquilados.
LA PRENSA/Daniel González

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

18 Oct 2017

Primer premio

3 2 8 1

ABAD

Serie: 12 Folio: 5

2o premio

3063

3er premio

2981

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código