IGNORANCIA Y FANATISMO

No a la discriminación: Iván Lau De León

No permitamos que los actos de una minoría contaminen el camino por el que evoluciona el mundo, gracias al compromiso y esfuerzo de la mayoría.

Digo esto porque es terrible lo que se vive en diversos países del orbe en los que se observa cómo los ciudadanos o residentes son sometidos a discriminación por el credo que profesan, por el color de su piel, por su inclinación sexual  o por cualquiera otra barrera obtusa, que no coadyuva a la construcción de puentes que permitan cimentar una mejor convivencia entre todos.

Lo único que esto genera son más rencores, distanciamientos y controversias. Lo que trae a colación la necesidad de rechazar  los pensamientos totalmente retrógrados expresados por un empresario con capacidad tan mediática, como Donald Trump, contra el pueblo mexicano. Su discurso explayó un total desconocimiento sociopolítico y fue en realidad un acto xenofóbico contra los latinos y contra todo hombre y mujer que desea un mejor escenario de convivencia y aceptación para las futuras generaciones.

Por lo tanto, son  reprochables sus comentarios, inmaduros y poco calculados. Máxime porque en la actualidad la Organización Internacional para las Migraciones estima que un millón de mexicanos migra hacia Estados Unidos cada año. A esa cifra hay que agregarle el total del aporte hispano a dicho país. Según el censo del 1 de julio de 2012,  se trata de la mayoría étnica o racial con 53 millones de habitantes, y a todas luces se desprende que su impacto en la nación del norte es significativo.  

Pero, aún más preocupante es que prevalezcan núcleos divergentes en el mundo, que todavía piensen como él,  cuando los datos de las Naciones Unidas estiman que la migración internacional es superior a los 200 millones de personas.   

Enhorabuena, por las decisiones de los antiguos socios de este seudocandidato presidencial que antepusieron los principios al lucro.

Parece que la lucha de los ilustres personajes de la historia mundial, como Martin Luther King o Nelson Mandela, no tiene cabida ahora debido al retroceso que experimentan diversos países, en los que durante los últimos meses se han denunciado crímenes raciales a través de los noticieros. No obstante, personajes actuales como Bettina Hager, así como la iniciativa de estudiantes de ascendencia hindú de la Universidad de Harvard, han retomado la cruzada por la igualdad de género, tema que despierta mucho apoyo entre líderes de alto perfil en la esfera económica y social.

Ya está bueno de tantos atropellos en nombre de banderas que sirven como excusa ideológica sinsentido;  y de rechazos que calculan más la apariencia, que el ser pensante y emocional del individuo.

Panamá no es tierra estéril para la semilla de la discriminación y la xenofobia,  gérmenes patógenos que debemos combatir, todos por igual, para fortalecer las columnas desde donde se erige el futuro de nuestro istmo y para que sea  promisorio,  al profesar con actos su eslogan de “puente del mundo”, pues es una realidad que incluso antes de nuestros orígenes republicanos le abrimos las puertas a la migración, lo que permite la actual diversidad que hay en nuestro país. Con una gran mayoría de muy buenos hombres y mujeres, de diversas partes del mundo, que se han integrado a la economía y a la cultura del país.

De acuerdo con los datos del Banco Mundial, en el 2014, los extranjeros documentados representaba aproximadamente el 10% de la población panameña.  Sin embargo, se registran situaciones aisladas de discriminación, rechazo o controversias, contra los pueblos originarios, los afroantillanos o la comunidad LGBT.

Son casos puntuales y preocupantes,  pese a que nuestra propia Carta Magna, en su Título III sobre derechos y deberes individuales y sociales,  esboza con claridad que se prohíbe la discriminación. Con esta disposición se busca el fortalecimiento de la Nación, a través de un escenario de convivencia pacífica.

Las razones legales y éticas son diversas y están debidamente sustentadas para que todos busquemos puntos de equilibrio, que ayuden a que las buenas costumbres y principios se apliquen en base a la deseada equidad y sinergia social.

Por eso, debemos mantener la lucha contra la ignorancia y el fanatismo, porque son de las peores plagas que  desde tiempos ancestrales la humanidad ha tenido que enfrentar. Su mejor remedio es la educación en valores, tanto en las aulas de clases como por medio de campañas publicitarias dirigidas a la concienciación;  pues  sin guía,  dejamos desprovista a la ciudadanía, en general, y a su vez damos paso a que la juventud copie modelos equivocados de conducta.

Hagamos posible que nuestros hijos se erijan en condiciones favorables, pero solo con el buen ejemplo es que daremos los primeros pasos.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Bomberos sofocaron el incendio.
Especial para La Prensa/Flor Bocharel

REOS Ministerio Público investiga incendio en la cárcel de David

CONTROVERSIA Varela defiende decisión de dar día libre tras clasificación de Panamá

Varela restó importancia a la demanda, pero sentenció que ‘si lo tengo que hacer de nuevo, lo volvería a hacer de nuevo’.
Especial para La Prensa/Flor Bocharel

EL SERVICIO PÚBLICO DE ELECTRICIDAD Las secuelas de los apagones en Panamá

Las secuelas de los apagones
LA PRENSA/Gabriel Rodríguez

POSIBLES PERJUICIOS AL PATRIMONIO DE LA UNIVERSIDAD DE PANAMÁ Contraloría: van $18 millones en lesiones

Terrenos alquilados.
LA PRENSA/Daniel González

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

22 Oct 2017

Primer premio

1 8 5 8

BDAC

Serie: 14 Folio: 15

2o premio

1668

3er premio

1396

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código