CAMBIOS NECESARIOS

Hacia una educación de calidad: Lorena Valencia de Sosa

Es ampliamente reconocido que la educación pública panameña es de baja calidad, lo que repercute en la mala formación del recurso humano, en el desarrollo del país y en la reducción de la pobreza.

Singapur, un país pequeño, con una población de similar tamaño a la de Panamá y con una economía de servicio como la nuestra, ha logrado índices envidiables de desarrollo económico y social, haciendo énfasis en una educación de calidad. No solo está clasificado por el Banco Mundial como el país con índice más alto de facilidad para hacer negocios en el mundo, sino que goza de un nivel alto en el índice de desarrollo humano (ocupa el puesto 18 entre 183 países).

La alta calidad de su educación lo demuestra el hecho de que Singapur se posiciona en el primer lugar del Estudio de las Tendencias en Matemáticas y Ciencias, un examen internacional que evalúa los conocimientos de los estudiantes de cuarto y octavo grado, de todo el mundo, en ambas asignaturas.

En 1980, Singapur cambió su prioridad de una educación de “cantidad” a una de “calidad”. Esto conllevó un giro de 180 grados en materias de currículo, métodos de enseñanza, y capacitación de docentes, pero más que todo de prestigio por la profesión de docente. Allá, los maestros y profesores no solo reciben uno de los salarios más altos, en comparación a sus contrapartes en otros países, sino que se espera de ellos un alto nivel de profesionalismo y excelencia.

Dichos docentes son constantemente evaluados por sus pares y por sus propios estudiantes, también a través de exámenes nacionales e internacionales. Se les evalúa tanto por las calificaciones de sus estudiantes, como en aspectos “humanos”, como el liderazgo, motivación e innovación.

En Panamá, la reforma curricular incluía textos actualizados con temas relevantes para el estudiante, técnicas de enseñanza más modernas e innovadoras, y evaluaciones del docente, entre otros. Todos esos elementos son esenciales para el mejoramiento de la educación y, lo importante, es que nuestra juventud es consciente de estas necesidades.

A través de “Escuchando a la Comunidad”, iniciativa que impulsan los Global Shapers, un grupo de jóvenes afiliados al Foro Económico Mundial, en alianza con United Way y Unidos por la Educación, se logró conocer la opinión de más de 800 jóvenes sobre sus aspiraciones en torno a la educación; ellos mencionaban varios de los aspectos citados, especialmente la poca relevancia del currículo, la preparación y el entusiasmo entre los docentes. Por ejemplo, muchos señalaron que el tema de la invasión estadounidense no se incluye en los textos de historia, tampoco información de conflictos armados recientes en otros países.

Como nido de futuros docentes, la Escuela Normal Juan Demóstenes Arosemena tiene una trayectoria meritoria, pero ya es hora de reformar esa institución que forma a una buena parte de los maestros del país.

A pesar del alto nivel de inversión en la educación, la “Normal” debe adoptar nuevas medidas para graduar a educadores de excelencia. Debe establecer políticas de admisión exigentes (altas calificaciones escolares, examen de admisión competitivo, mínimo de 12 años de escolaridad) que garanticen un cuerpo estudiantil mejor preparado.

Los métodos de enseñanza y el contenido de los libros deben ser actualizados y enseñar pedagogía según los últimos avances en esa disciplina. Los docentes deben someterse a evaluaciones nacionales e internacionales, y ser remunerados, apropiadamente, de acuerdo a los resultados de esas evaluaciones. Este debería convertirse en un programa selectivo y competitivo, con excelentes remuneraciones, de acuerdo a resultados. La “Normal” tiene que atraer lo mejor del talento local.

Panamá ha logrado avances importantes que son dignos de admirar, pero de nada sirve dormirse en los laureles. Agarrar los mangos bajitos del crecimiento, en base a una política fiscal agresiva y la gran bonanza inmobiliaria de los últimos 10 años, solo pueden llevar al país hacia adelante hasta cierto punto, antes de producir rendimientos decrecientes.

Mientras no sea nuestra prioridad tener una educación de calidad, no podremos lograr los niveles de desarrollo integral de Singapur. Esto se logra impulsando el activo más importante de todo país: su juventud.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Las secuelas de los apagones
LA PRENSA/Gabriel Rodríguez

EL SERVICIO PÚBLICO DE ELECTRICIDAD Las secuelas de los apagones en Panamá

POSIBLES PERJUICIOS AL PATRIMONIO DE LA UNIVERSIDAD DE PANAMÁ Contraloría: van $18 millones en lesiones

Terrenos alquilados.
LA PRENSA/Daniel González

CONTROVERSIA Varela defiende decisión de dar día libre tras clasificación de Panamá

Varela restó importancia a la demanda, pero sentenció que ‘si lo tengo que hacer de nuevo, lo volvería a hacer de nuevo’.
Especial para La Prensa/Flor Bocharel

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

18 Oct 2017

Primer premio

3 2 8 1

ABAD

Serie: 12 Folio: 5

2o premio

3063

3er premio

2981

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código