Exclusivo: El primer capítulo de 'Origen', última novela de Dan Brown, este domingo en la edición impresa de La Prensa.

CONECTAR LOS PUNTOS

La educación de un genio: Olmedo Miró

En días recientes, las “redes sociales” se vieron invadidas y acongojadas por la muerte de quien fue, y me atrevo a calificarlo de manera singular, el padre de la computación personal, Steve Jobs, luego de una larga lucha contra el cáncer. El hombre cuyo legado al mundo, contrario a lo que se piensa, no fue la computadora ni el abaratamiento de estas, sino su embellecimiento; haciendo de las computadoras más que un artefacto para “computar”, una extensión de nuestra personalidad, de nuestra capacidad creadora, un instrumento más personal. Steve Jobs supo conectar el alma con la técnica (métodos), el arte y la ciencia y –usando sus propias palabras– supo “conectar los puntos”. La ironía de esta historia es que este verdadero hombre renacentista decidió muy temprano en su vida que un título universitario no tenía sentido para él, aunque sí, aprender de caligrafía. ¡Caligrafía! Sí caligrafía, hacer letras que sean bonitas, elegantes, con estilo, pero que conecten con el lector. Nada parece estar más separado, la informática como la caligrafía, pero parafraseando a Jobs, “conectar los puntos”, estar en el centro del proceso creativo que es función directa de crear valor, de crear riqueza.

La vida es acerca de “conectar los puntos”, decía Jobs en un discurso a una clase de graduandos en la Universidad de Stanford. Y esos puntos se encuentran en los lugares donde menos se esperan. Contaba la historia de una de las mejores decisiones de su vida, cuando dejó sus estudios universitarios, “no encontré valor en ellos”. Lo curioso del caso es que una vez abandonó la carrera, se dio la libertad de divagar por la universidad, explorando cursos que llamaran su interés; así el curso de calígrafo le interesó y entró de oyente. Nunca se le ocurrió que eso podría tener alguna utilidad en su vida; cuál iba a ser su sorpresa, cuando solo años después, la tipografía, el diseño de las fuentes, serían la carta de presentación de un nuevo modelo de computadora, la Macintosh, no en menor medida producto de ese curso. Una revolución, la computadora por primera vez tenía una estética atractiva de esas pantallas verdes ausentes de cualquier estética.

¿Qué habría pasado si hubiera tomado la carrera de informática, formalmente? Imposible de predecir, pero es cierto que con cinco años de licenciatura, más dos de maestría y otros tres de doctorado, posiblemente, alrededor de los 30 hubiera comenzado una vida laboral y, como murió a los 56, solo 26 años para hacer algo. Y, como es probable que ya estuviera casado, un trabajo fijo hubiera sido más que una necesidad, una urgencia o sea, un empleado anónimo en IBM o Xerox, que eran los gigantes de la informática de la época.

Con la historia de su pequeño desvío al estudio de la caligrafía, posiblemente, Jobs quería ilustrar el espíritu de la época entre los expertos en informática. El hecho era que la caligrafía, como otras artes estéticas, eran anatema para los informáticos de la época. Hay que entender que la informática es reducir el idioma a sus elementos básicos, eliminando todo tipo de ambigüedad, redundancia, reduciendo el idioma a su mínima expresión necesaria para transmitir instrucciones a máquinas sin ruido ni confusión. El resultado es un idioma efectivo para las máquinas, pero árido y desprovisto de espíritu para los humanos. De allí los famosos geeks, personas con limitadas capacidades sociales, pero con habilidad para comunicar con las máquinas. La caligrafía es exactamente lo opuesto a la informática, es hacer símbolos, que son las letras, en objetos de arte y como tales, de formas redundantes y ambiguas, en pocas palabras personalizados al espíritu del que los lee, humanas.

Convertir impulsos eléctricos en objetos de arte, fue la meta de la vida de Jobs. Pero, ¿qué tal si hubiera decidido continuar su carrera universitaria? Las profesiones, tanto como las culturas, intentan amarrar al individuo a una serie de paradigmas que definen a sus miembros. Estos paradigmas encuentran su expresión más explícita en las universidades, cuyos objetivos son formar al individuo a imagen y semejanza del gremio al que pretende pertenecer. Es por eso que las sociedades que más progresan no son las más educadas, son las que están prestas a romper paradigmas utilizando vías no formales. Eso solo se consigue en libertad, libre de restricciones y regulaciones.

Me decía un amigo artista: “amo el arte, pero no produce”. Bueno, es que no ha sabido conectar los puntos. En una sociedad como la panameña, estructurada en títulos y gremios, este tipo de pensamiento parece de otro mundo. Steve Jobs probó lo contrario, el arte vende ¡porque son humanos los consumidores finales! Solo hay que buscar con locura y pasión, conectar los puntos y esperar que las leyes de Panamá no te estrangulen en el intento. ¡Gracias señor Jobs!

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Bomberos sofocaron el incendio.
Especial para La Prensa/Flor Bocharel

REOS Ministerio Público investiga incendio en la cárcel de David

CONTROVERSIA Varela defiende decisión de dar día libre tras clasificación de Panamá

Varela restó importancia a la demanda, pero sentenció que ‘si lo tengo que hacer de nuevo, lo volvería a hacer de nuevo’.
Especial para La Prensa/Flor Bocharel

EL SERVICIO PÚBLICO DE ELECTRICIDAD Las secuelas de los apagones en Panamá

Las secuelas de los apagones
LA PRENSA/Gabriel Rodríguez

POSIBLES PERJUICIOS AL PATRIMONIO DE LA UNIVERSIDAD DE PANAMÁ Contraloría: van $18 millones en lesiones

Terrenos alquilados.
LA PRENSA/Daniel González

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

18 Oct 2017

Primer premio

3 2 8 1

ABAD

Serie: 12 Folio: 5

2o premio

3063

3er premio

2981

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código