FACEBOOK LIVE: ¿Qué quieres saber del Cepadem? Trataremos el tema desde las 2:00 p.m.

BLACK FRIDAY

Los excesos del consumo

Si hace 10 años alguien hubiera hablado en los medios sobre un “viernes negro”, la información se habría relacionado a una caída o a un colapso en el mercado de acciones y la bolsa de valores. Pero desde hace un tiempo, como consumidores, logramos interiorizar la expresión black friday y redefinirla igual que han hecho los estadounidenses.

Durante años, el feriado del Día de Acción de Gracias (Thanksgiving), que recuerda la llegada de los pioneros del Mayflower, marcaba el cierre del año fiscal para el comercio, que debía preparar y reponer inventarios y lanzar nuevos productos. Así, los comerciantes se plantearon liquidar la mercadería remanente tras el feriado, organizando ventas con atractivos descuentos. La posibilidad de transformar los números rojos (pérdida por depreciación o por costos de administración de inventarios) en números negros (ingresos por venta de mercadería) explica el nombre. “Si hasta ahora no se vendió, al menos no hay que perder”, es la lógica del origen de esta fecha. Con el tiempo, el auge de ofertas generó una suerte de psicosis de consumidores que parecieran tomar las tiendas por asalto, con escenas de consumo desenfrenado, golpes, empujones y avalanchas de gente que quiere llevarse la mercancía pagando lo menos posible.

Como los estadounidenses repiten las cosas que funcionan bien, esa idea de un grupo de comerciantes de Filadelfia trascendió y traspasó incluso fronteras. Desde hace al menos cinco años, Panamá también tiene su Black Friday y hemos visto cómo diferentes comercios apuntan a esa fecha en particular para aumentar las ventas. Esto es sumamente interesante y positivo para la economía local, sin embargo, el Black Friday tiene su lado literalmente oscuro; ese que moviliza a las personas a consumir más allá de sus posibilidades, dando la ilusión de que ser y tener son la misma cosa, y que para obtener el último celular, la última computadora o la ropa de marca hay que gastar lo que se tiene o incluso endeudarse para adquirir bienes que muchas veces no duran ni siquiera el período de financiación de los préstamos. Un reciente informe de la Superintendencia de Bancos de Panamá muestra un crecimiento marcado en el endeudamiento con tarjetas de crédito, que actualmente asciende a mil 184 millones de dólares, y representó en lo que va del año un aumento de 170 millones. Parte de ese endeudamiento corresponde a expectativas de consumo de familias que buscan en la adquisición de productos la satisfacción de otras necesidades, o la idea de una mejor posición social relacionada con la posesión de objetos. Ante este problema hay que mejorar la calidad de información dirigida a los consumidores, además de mejorar la formación, como ciudadanos, a partir de la práctica de valores que prioricen lo importante: la familia, los amigos, la solidaridad, y la cultura del trabajo y el respeto por los demás.

¡Ojalá pudiésemos adquirir valores al dos por uno!, pero para eso no hay financiación ni Black Friday, basta ponerlo en práctica todos los días.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

GIRA OFICIAL A CHINA Panamá inaugura consulado en Shangái

El gobierno de Juan Carlos Varela inauguró el 21 de noviembre de 2017 la sede del Consulado de Panamá en Shangái, en el marco de la gira oficial que inició el 14 de noviembre.
Tomado de @CancilleriaPma

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Lo último en La Prensa

NFL Lewis, Urlacher y Moss dan otro paso hacia el Salón de la Fama

Randy Moss figuró en la lista. Randy Moss figuró en la lista.
Randy Moss figuró en la lista. AP

Elegibles por primera vez, Ray Lewis y Randy Moss figuraron en la lista de 27 semifinalistas para la exaltación al Salón de la ...

Cultura Tributo a los músicos

Tributo a los músicos Tributo a los músicos Galería
Tributo a los músicos LA PRENSA/Roberto Cisneros