REFLEXIÓN

Ser felices, sin subtítulos: Mayté González

Bajo las luces de la sala pequeña, la actriz brillaba y su presencia ligera llenaba todo el sitio. En 15 minutos, y sin pausas, se desarrolló la historia que, sin pretenderlo, sería propulsor de cambios profundos. La mujer soberbia y neurótica de la obra era la misma dulce programadora web de todos los días.

Sin aires de grandeza, pero con una firmeza que sorprende, en tan solo unos minutos, la actriz fue capaz de convencerme que tomando los riesgos se puede ir pavimentando, o al menos trazando, el incierto pero placentero camino de la felicidad.

Conociendo algo de la historia real de la actriz, me quedó claro que las horas interminables que pasaba frente a la computadora en aquella oficina gris, fueron el caldo donde se iba cocinando a fuego lento pero constante, el sueño de un futuro posible. Qué diferente puede llegar a ser la vida si se decide, al menos por un momento, mudar de aires, cambiar de personaje y emprender nuevos rumbos. Esa capacidad de decisión que no todos tienen y que traza la línea entre aquellos que tendrán algo que contar al final y aquellos que al final solo serán contados.

El temor a lo desconocido, pero más aún el temerse a uno mismo, puede ser un lastre tan pesado que ancle al puerto de partida los sueños más grandiosos. Y no es cierto que en ello haya factores determinantes más allá de la propia convicción. Es verdad que atreverse cuando se cuenta con alguien que apoye es más fácil que hacerlo por pura cuenta propia. Pero cuando el momento de la decisión llega, con o sin mano amiga, habrá quien sea capaz de dar el salto para ir tras el sueño. Y el salto puede llevarte a la otra orilla, como puede que no.

Ese es el momento crítico de la propia historia. La ilusión de que todo va a salir bien, es precisamente eso, pura ilusión. La realidad es que en el nuevo camino probablemente habrá más amargos que dulces, pero con la sutil diferencia de saber que esos amargos son la preparación, el cáliz donde luego se podrán saborear mejor los dulces que ofrecerá el camino. Es el camino de la libertad, el único capaz de conducir a la felicidad plena, en la que se vive haciendo aquello que da sentido de profundidad y realización a la propia existencia.

En 15 minutos y sin subtítulos, la actriz de la obra me permitió divisar en un instante fugaz que basta un poco de valor para emprender el propio camino, sin rutas de viaje ni mapas trazados por otros. Toda la teoría de liderazgo, emprendedurismo, empoderamiento y autoayuda condensada en una minicápsula de humor y drama. Si la actriz bonita de saleroso acento español llegara a saber las tempestades interiores que desató, se convencería, sin dudas, de que su lugar es en el escenario y que todo lo demás es tan solo un pretexto.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Traspasan acciones a una fundación EU suspende restricciones a los diarios La Estrella y El Siglo

Eduardo Quirós, presidente del grupo GESE, (centro) fue el encargado de hacer el anuncio al personal de los periódicos la Estrella de Panamá y El Siglo.
LA PRENSA/Luis García

EL SERVICIO PÚBLICO DE ELECTRICIDAD Las secuelas de los apagones en Panamá

Las secuelas de los apagones
LA PRENSA/Gabriel Rodríguez

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

22 Oct 2017

Primer premio

1 8 5 8

BDAC

Serie: 14 Folio: 15

2o premio

1668

3er premio

1396

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código