PROTAGONISMO

El general Tomás Herrera: Olmedo Beluche

Respecto a la vida del general Tomás Herrera se conoce poco en Panamá, pese a que todo está expuesto en una amplia bibliografía. Los esbozos biográficos se centran en un solo acontecimiento, la creación del Estado soberano del istmo en 1840–1841. Esto sucede porque, al igual que con la mal leída obra de Justo Arosemena, El Estado Federal de Panamá, el objetivo es presentarlos a ambos como fundadores de la nacionalidad. La vida de Herrera se la deforma igual que el contenido del libro de Arosemena, con la pretensión de hacerlo pasar como separatista de Colombia, cuando en realidad fue lo contrario.

Herrera junto con José Domingo Espinar son dos jóvenes militares panameños que luchan la guerra de independencia de España junto a Simón Bolívar. Pero representaron sectores sociales opuestos. Herrera provenía de la estirpe “blanca” del intramuros criollo; Espinar era de las castas (“de color”) del arrabal santanero. Uno expresaba los intereses de los comerciantes; otro, el de los sectores populares que lograron escalar gracias al ejército libertador.

La Gran Colombia, y luego Colombia la pequeña (o Nueva Granada), se escindió desde 1825 en dos bandos políticos que se confrontaron en guerras y golpes de Estado: los aliados del vicepresidente Francisco de Paula Santander (más tarde liberales moderados y federalistas) y el bando del presidente Simón Bolívar (algunos liberales radicales y otros conservadores).

Herrera siempre estuvo ligado a los santanderistas, tanto que en 1828 hizo parte de la conspiración para asesinar a Bolívar, hecho por el que fuera condenado a pena de muerte, conmutada por su historial militar en las batallas de Junín y Ayacucho.

En 1830 fue enviado por el gobierno de los santanderistas para acabar con la rebelión militar del bolivarista venezolano Juan Eligio Alzuru que se había alzado en el Istmo. Llegó, lo derrotó y lo fusiló.

De 1831 a 1839, bajo el gobierno de Santander en Bogotá, y el liderazgo de Tomás Herrera en el Istmo, se vivió una década de estabilidad. En 1840 estalla un conflicto civil, La Guerra de los Supremos, cuando los caudillos militares de cada provincia se alzan contra el gobierno centralista de Bogotá y reclaman un régimen federal. Así surge el Estado soberano del Istmo dirigido por Herrera, como otros “Estados libres”: González en el Socorro, Reyes Patria en Sogamoso, Carmona en Santa Marta, Troncoso en Mompox y Gutiérrez de Piñeres en Cartagena. No estamos ante un acto aislado de los istmeños.

El acta del 18 de noviembre de 1840, redactada por Tomás Herrera, considera que dada la “disolución” de la república producto de la guerra (Art.1) proclama el Estado Soberano (Art.2); condiciona su reintegro a la Nueva Granada bajo un régimen federal (Art.3); y establece el carácter “provisorio” de las nuevas autoridades. Veraguas, dirigida por Carlos Fábrega, se opuso a esta proclama.

En marzo de 1841 se reunió una Convención Constituyente del Istmo que, a instancias de Herrera, mantuvo la voluntad de adherir a una Nueva Granada federal, rechazando el centralismo (Art. 2). Cuando Pedro Alcántara Herrán controló el poder, Herrera se vio obligado a negociar. Es cuando hace los alegatos en torno a las reclamaciones comerciales del Istmo (“nuestras necesidades son peculiares”), exige negociaciones para la apertura de un canal, y señala que un congreso reunido a “300 leguas de distancia jamás legislará convenientemente para nosotros”. Pero también dijo de forma enfática: “Jamás el Istmo se habría lanzado a romper de hecho una unión en que entró por su libre albedrío...”.

En 1845 fue designado gobernador de Panamá, luego ministro de Guerra del presidente José H. López y gobernador de Cartagena en 1850. En esa década llegó a ser senador y nombrado por el Congreso “designado”. Cuando estalla la guerra civil de 1854, contra el régimen del bolivarista José M. Melo, el 21 de abril, Herrera se proclama presidente (de Nueva Granada, o sea Colombia), con el apoyo del vicepresidente colombiano José D. Obaldía (sí, el chiricano).

El 4 de diciembre de 1854, Tomás Herrera dirige el ataque de una columna militar para tomar Bogotá y sacar del poder a Melo. En la esquina de las calles, Pamplona y Bárbula, es herido de gravedad falleciendo poco después. Muere como destacado militar y estadista colombiano.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

PROCESO Comienzan los trámites para lograr la canonización de la panameña Ana Moreno

Anita Moreno nació en Macaracas y falleció en La Villa de Los Santos el 11 de noviembre de 1977.
Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

15 Oct 2017

Primer premio

6 0 4 8

BDDC

Serie: 7 Folio: 8

2o premio

5559

3er premio

9849

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código