SENTIDO Y PROPÓSITO

Diez ideas sobre derechos humanos: Ruling Barragán

De alguna u otra manera, todos conocemos qué son los derechos humanos. Sea para defenderlos, o criticarlos, cada uno de nosotros ya posee una idea de lo que significan. Más aún, tenemos cierta experiencia, positiva o negativa, de su realidad. Así pues, todo ser humano tiene una noción de la justicia. Sin embargo, pocas veces nos detenemos a reflexionar y articular, de un modo más preciso, en qué consisten los derechos humanos. Siguiendo en gran parte a James Nickel, profesor de filosofía y derecho de la Universidad de Miami, comparto aquí 10 breves ideas sobre estos derechos que pueden servirnos de orientación para comprender (y ojalá también, para poner en práctica) su sentido y propósito.

1. Los derechos humanos son normas políticas que, principalmente, tienen que ver con cómo la gente debería ser tratada por sus gobiernos e instituciones. En este sentido, no son normas morales comunes, que se aplican a la conducta cotidiana; se refieren esencialmente al trato que el Estado y sus representantes le deben a la sociedad civil.

2. Existen como normas morales y/o legales. Según esto, un derecho humano existe como una norma moral, a la vez que puede ser una norma legal a nivel nacional (en la Constitución o legislación de un país) y formar parte del derecho internacional”.

3. Hay muchos derechos humanos, aunque no un número preciso. Algunos son bastante conocidos (e.g., derecho a la vida, a la libertad de expresión, a un juicio justo, etc.) otros no. Estos últimos tienen a menudo que ver con situaciones o problemas específicos de un momento histórico (e.g., garantizar la gratuidad y calidad de la educación pública).

4. Son estándares mínimos, es decir, su principal preocupación tiene que ver con “evitar lo peor, más que lograr lo mejor”. Aunque esta tesis puede ser particularmente cuestionable, diversos especialistas piensan que los derechos humanos protegen los estándares mínimos de una vida digna para todos, no tanto grandes ideales políticos, sociales o económicos, entre otros.

5. Son normas internacionales que se aplican a todos los países y a todas las personas. En este sentido, decimos que son globales o universales. Su alcance global o universal ha de ser reconocido por todos los Estados, sus constituciones y legislaciones. No son normas creadas por los Estados, sino reconocidas, lo que significa que presuponen algo anterior y superior a los Estados mismos.

6. Son normas de alta prioridad, es decir, de la más alta importancia. Por ende, su violación significa una grave afrenta a la humanidad. Su alta prioridad o importancia se basa en necesidades e intereses humanos fundamentales. Al respecto, en el derecho internacional, se habla de normas denominadas ius cogens (e.g., la prohibición de la tortura) como equivalentes a los derechos humanos. En cuanto tales, estas normas siempre se sobreponen a cualquier legislación o acuerdo entre Estados en sentido contrario.

7. Requieren de “sólidas justificaciones racionales” para poder aplicarse en todo lugar. Sin estas, no podrían sostenerse ante apelaciones a la “soberanía nacional” o “costumbres culturales”, por ejemplo. Una sólida fundamentación racional los habilita para ser admitidos universalmente, tanto moral como jurídicamente.

8. Su cumplimiento a menudo se da progresivamente, es decir, no pueden darse de modo integral en un determinado momento, sino que apuntan a ciertos fines que solo se realizan gradualmente. Esta característica es en especial aplicable a los denominados “derechos económicos y sociales” (e.g., educación, salud, vivienda, trabajo y ocio) que involucran complicados y prolongados procesos relativos a cada sociedad humana.

9. Constituyen el “lenguaje moral” de la sociedad civil con el Estado, así como el de los Estados entre sí. Quiérase o no, este lenguaje forma parte ya del discurso político y social contemporáneo. No podemos negarlos o ignorarlos sin afectar nuestro entendimiento y actitudes ante lo que significa “ser humano”.

10. Presuponen valores morales que sostienen y enaltecen una vida humana justa y buena. En cuanto a derechos humanos se refiere, resulta contraproducente una separación radical entre lo legal y lo moral. Su dimensión legal se ve siempre reforzada por su contenido moral. Los valores humanos son el sustento interior y más fundamental de toda lucha por estos derechos.

Si bien podríamos no coincidir enteramente con los contenidos de estas ideas, creo que convergemos bastante en lo que significan. Esto debería ser suficiente para dialogar y procurar conductas que protejan la libertad, igualdad y solidaridad. Si somos diligentes (y afortunados), también nos ayudarán a “dar a cada uno lo suyo”, según entendía la jurisprudencia y filosofía desde antiguos tiempos.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

En riesgo se encuentra el tercer humedal de importancia internacional que tiene Panamá, tras la demanda millonaria que interpuso el político costarricense contra el Estado. Los indígenas reclaman posesión de las tierras.
Archivo

INVESTIGACIÓN POR TIERRAS EN BOCAS DEL TORO Estado panameño se defiende de demanda millonaria

PROCESO Comienzan los trámites para lograr la canonización de la panameña Ana Moreno

Anita Moreno nació en Macaracas y falleció en La Villa de Los Santos el 11 de noviembre de 1977.
Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

18 Oct 2017

Primer premio

3 2 8 1

ABAD

Serie: 12 Folio: 5

2o premio

3063

3er premio

2981

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código