ACAPARAMIENTO DE TIERRAS

Una invasión silenciosa: Bogdan Kwiecinski

El pasado 20 de diciembre conmemoramos la invasión estadounidense a Panamá, que ocurrió el 20 de diciembre de 1989. Mucho se habla y opina sobre ese hecho histórico, pero nada se dice de lo que sucede actualmente por la excesiva inmigración estadounidense en Panamá, en otra suerte de invasión, esta vez de ciudadanos jubilados de aquella nación.

Para dar un par de ejemplos de la arrogancia y desfachatez de estos inmigrantes del norte, basta recordar el célebre caso sucedido en Boquete, hace unos años, cuando la colonia estadounidense prohibió la práctica de tambores durante la celebración de fiestas patrias, después de las 5:00 p.m., y las autoridades del distrito lo permitieron, mostrándose como cobardes y corruptos. ¿Por qué hablar tanto de la gesta del 9 de enero, si hoy día las autoridades panameñas en Boquete dejan que se irrespete una manifestación patriótica, por el capricho de unos cuantos gringos groseros?

Otro ejemplo inaudito ocurrió cuando un estadounidense jubilado compró un terreno que colinda con otros pertenecientes a granjeros locales, que tenían unas cuantas gallinas y un par de gallos. Lo que sucedió fue que, como al extranjero le molestaba el cantar de los gallos por las mañanas, presentó una queja formal ante la corregiduría, para pedir la cabeza de los gallos. Esto suena como algo increíble, pero ocurrió. Por suerte, el corregidor era un hombre recto y no se dejó intimidar ante la prepotencia del intruso.

Estas son solo anécdotas de triste recordación. Lo que realmente me preocupa es que la violenta invasión extranjera ha acaparado las mejores tierras de las montañas y playas del país. Por esto es que Bocas del Toro está casi por completo en manos de los invasores del norte, y Boquete, obviamente, ya es una colonia enteramente gringa, cuyos miembros se manejan a codazos y a gritos, y viven en casas separadas y alambradas. Lo mismo sucede en Volcán, en Coronado y en otras playas de Panamá. A lo largo de la carretera Panamericana, he visto que muchos de ellos se dedican al negocio de compra-venta con avisos en inglés.

Otros se han adueñado de islas enteras –algo que va en contra de la legislación panameña–, porque muchos en la administración local son “vendepatrias”. Por eso es que ahora la mayoría de las islas del golfo de Chiriquí y del archipiélago de las Perlas está en manos de los estadounidenses o de los especuladores franceses. El caso más reciente fue la apropiación de la isla Viveros. ¿Cómo pueden hacer esto?

Como no se han podido apoderar del archipiélago de Guna Yala, tienen en operación un centenar de barcos de vela, que hace el recorrido por las islas y cobra una tarifa de 150 dólares por día por persona (exigen un mínimo de cuatro pasajeros). Ellos solo le pagan un par de dólares a los indígenas y, obviamente, ningún impuesto al fisco. Según he investigado, un yate así se gana fácilmente 100 mil dólares por año, libre de impuestos, sin embargo, las autoridades locales no hacen nada.

Ante este panorama, pregunto otra vez: ¿Por qué celebramos las fiestas patrias o expresamos tanto dolor al recordar el 9 de enero y la invasión de 1989, si lo que sucede ahora es mucho peor? En los últimos años han llegado a vivir a Panamá 20 mil estadounidenses, fuera de los otros extranjeros, y vienen más. Y así, mientras el país convulsiona por la fiebre electoral, ellos ríen a carcajadas y aprovechan para despojarnos de lo mejor. Solo me resta decir: ¡Despierta Panamá, frenemos esta invasión silenciosa!

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

En riesgo se encuentra el tercer humedal de importancia internacional que tiene Panamá, tras la demanda millonaria que interpuso el político costarricense contra el Estado. Los indígenas reclaman posesión de las tierras.
Archivo

INVESTIGACIÓN POR TIERRAS EN BOCAS DEL TORO Estado panameño se defiende de demanda millonaria

PROCESO Comienzan los trámites para lograr la canonización de la panameña Ana Moreno

Anita Moreno nació en Macaracas y falleció en La Villa de Los Santos el 11 de noviembre de 1977.
Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

18 Oct 2017

Primer premio

3 2 8 1

ABAD

Serie: 12 Folio: 5

2o premio

3063

3er premio

2981

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código