GENERACIÓN DE CONOCIMIENTO

El Estado como inversor en tecnología e investigación: Rolando A. Gittens

El Estado como inversor en tecnología e investigación: Rolando A. Gittens El Estado como inversor en tecnología e investigación: Rolando A. Gittens
El Estado como inversor en tecnología e investigación: Rolando A. Gittens

Gran satisfacción produjo el reconocimiento hecho a principios del año por la Secretaría Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación (Senacyt) a 69 proyectos de investigación realizados por científicos panameños auspiciados por esta institución estatal, en distintos campos y especialidades del conocimiento.

Los proyectos galardonados cubrieron una amplia gama de temas, desde un estudio que identificó nuevas islas y especies de flora en el Parque Nacional Coiba, otra que aisló compuestos con actividad biológica y antibiótica proveniente de bacterias marinas de la biodiversidad panameña, hasta un proyecto que formuló una nueva vacuna experimental contra el tórsalo en la ganadería. Los 69 proyectos en conjunto representan una pequeña luz de $2.7 millones en el largo y dificultoso camino para hacer ciencia.

El presupuesto 2015 de la Senacyt es de cerca de $35 millones, de los que solo $1.7 millón es para financiar los primeros pagos de nuevos proyectos. Todo esto representa menos del 0.2% del producto interno bruto (PIB); cifra que se ve aún más pequeña cuando se pone en contexto del promedio de la región latinoamericana, que incluye a países con mucho menor empuje económico que el nuestro, y que está cerca del 0.7%.

Estamos convencidos de que el Estado, como proveedor de recursos económicos, tiene un papel fundamental en la generación de conocimiento a través del apoyo a instituciones de investigación. El objetivo principal es tener una fuente de apoyo técnico nacional masivo, para fortalecer el desarrollo tecnológico que Panamá tanto necesita en diversos sectores y que la sociedad considera prioritarios. Tal como lo afirman los entendidos, la formación de recurso humano de alto nivel depende de la calidad de la información que se le brinda; calidad que provendría en las entidades que realizan investigación o creación intelectual, como las universidades y las pocas instituciones especializadas que tenemos.

Es indudable que al ser Panamá un país que no basa su crecimiento en el sector industrial, sino en el comercio y los servicios, se limiten las oportunidades de que los científicos reciban el apoyo financiero de sectores privados al ayudar, por ejemplo, a perfeccionar los procesos de fabricación de las empresas.

En estos temas conviene evaluar a países especialistas en materia de investigación aplicada al desarrollo económico, como Estados Unidos, Singapur y Corea del Sur, en los que se demuestra que se necesita romper la barrera del 1% del gasto gubernamental en investigación para que los resultados se reflejen en el sector privado y económico.

Recalco la necesidad de un mayor respaldo presupuestario del Ejecutivo para impulsar una economía basada en el conocimiento. Este es un tema discutido incluso en los países desarrollados, porque las reducciones del gasto público provocan no solo retrasos en los avances científicos, sino cambios en la práctica de la ciencia. Además, las prioridades sociales del país pudieran quedar en un segundo plano si el único dinero accesible para los investigadores panameños proviniese del apoyo que otorga la empresa privada, con inevitables intereses económicos.

En Panamá comienza a despertar la actividad filantrópica de ciertas compañías de trayectoria local, e incluso de destacados empresarios que a nivel personal, desde el anonimato mediático, intentan balancear la ecuación de los intereses económicos contra los sociales.

En los próximos cinco años la Senacyt se propone buscar una mejor relación interdisciplinaria con sectores como salud, agropecuario, comercial y educativo, pero son planes ambiciosos que parecieran difíciles de alcanzar por el limitado presupuesto anual.

Si queremos ser justos al juzgar a nuestros científicos, a las distintas instituciones y universidades que intentan investigar, entonces tripliquemos sus presupuestos. Solo así podrán, en un determinado plazo, ofrecernos los beneficios de tener mentes críticas y analíticas que sirvan para iluminar el camino hacia el verdadero progreso nacional.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

15 Oct 2017

Primer premio

6 0 4 8

BDDC

Serie: 7 Folio: 8

2o premio

5559

3er premio

9849

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código