Exclusivo: El primer capítulo de 'Origen', última novela de Dan Brown, este domingo en la edición impresa de La Prensa.

MAL SOCIAL

El ´juega vivo´: Enrique Jaramillo Alvarado

El 18 de enero de 2001, el Ministerio de Gobierno y Justicia hizo entrega de su Personería Jurídica a la Fundación Seguridad Ciudadana Pro Orden y Disciplina, en un acto en el que participaron ministros de Estado, autoridades de la Iglesia católica, la Policía Nacional, la Corte Suprema de Justicia, los educadores y padres de familia, quienes se sumaron para hacer causa común y “evitar la pérdida del país”, según dijeron, debido al generalizado caos en que vivíamos. Se impuso, como acción inmediata, el restablecimiento del orden, disciplina y conceptos de autoridad, para buscar una solución a la amenaza que nos llevaba a un punto de deterioro considerado sin retorno.

Los índices de delincuencia y su crecimiento en Panamá eran realmente alarmantes, según palabras de Alberto Conte (q.e.p.d.) exdirigente de la fundación, lo que dibujaba –según decía, con la complicidad de ciertos medios de comunicación– una imagen de inseguridad que era terreno abonado para incrementar las posibilidades de secuestros, con evidente deterioro a cualquier interés que pudieran tener los extranjeros y locales desalentados de invertir en el país, agravando cada vez más la precaria economía nacional.

Esta fue la razón por la que el Consejo Nacional de la Empresa Privada se convirtió en artífice de este movimiento, contratando especialistas y profesionales en ciencias sociales para encontrar las causas y soluciones científicas al problema. Según Conte, se hicieron serios estudios sociológicos y se determinó que la corrupción por sí sola no camina; que el factor impulsador es realmente el económico, estimulado por la aglomeración en las ciudades terminales de Panamá y Colón, en donde vive casi el 50% de la población total de la República, concentrándose allí el mayor desempleo, lo que induce a buscar soluciones al problema de subsistencia a través de acciones delictivas.

Hemos perdido en Panamá el concepto de autoridad, y ello significa incumplimiento de las leyes autoras, precisamente de la convivencia armónica en la sociedad, porque esto implica la violación impune del orden y del respeto hacia los demás, originando el “juega vivo” que tanto daño hace a propios y extraños; constituyendo un delito contra la honestidad que tiende a satisfacer, no solo necesidades de subsistencia, como bien dice la fundación, sino pasiones desmedidas para adquirir riquezas sin importar su procedencia, a costa de lo que sea, y esto es lo que origina la corrupción y el caos.

Definitivamente, atravesamos ahora por una crisis global económica de proporciones desmedidas, que según algunos señalan es el resultado de reajustes impuestos por las organizaciones internacionales con motivo de la neoliberal doctrina de la globalización, produciendo un brutal estancamiento en la economía que golpea y afecta los servicios más elementales requeridos para subsistir con decoro y dignidad.

Es tan preocupante la situación que la Iglesia católica, mediante una carta pastoral, estableció en una larga lista de hechos el porqué la corrupción domina a nuestro país, e incluye, entre otras cosas, privilegios excesivos y salarios desproporcionados de funcionarios del gobierno, lo que es un contraste indigno con la miseria de muchos que no tienen siquiera qué comer. Cuando una situación como la anotada trasciende nuestras fronteras de forma inexorable, como es el caso de la que hoy nos ocupamos, hace que reflexionemos con preocupación y tristeza, convenciéndonos de que “este país todo lo tolera, porque Panamá es un corcho que no lo puede hundir nadie”.

Cada día parece estar más lejos de la realidad, y como muestra típica del mal que nos causa el “juega vivo”, relato una historieta que circula en internet, en un sitio de acceso público, dice: “Un hombre perverso y cruel que murió se fue directamente al infierno, y al llegar se entera de que este está subdividido en departamentos, cuya administración el Diablo mayor se la ha asignado a los diferentes países que componen la Tierra, dándole la oportunidad a todos los usuarios de poder escoger el que más le convenga. Nuestro cliente entró primero a la recepción del infierno alemán y preguntó qué le hacían a la gente allí, y la respuesta fue: ´Primero te ponen en una picadora eléctrica por una hora, luego te acuestan en una cama de madera llena de clavos por otro rato, y después se presenta el Diablo alemán, que es el gerente, y te entra a latigazos´. Al tipo no le gustó mucho y dispuso indagar en los otros infiernos cómo era el asunto, pero tanto el ruso como el estadounidense y los del resto de las naciones hacían lo mismo que el alemán... De pronto ve de lejos un gentío haciendo fila en la puerta del infierno panameño e intrigado le pregunta al último de la cola... ´oye, ¿qué vaina es la que le hacen a uno aquí?´... y la respuesta fue: ´Primero te ponen en una picadora eléctrica por una hora, luego te acuestan en una cama de madera llena de clavos por otro rato, y luego se presenta el Diablo panameño, que es el gerente, y te entra a latigazos´. ´Co... pero eso es exactamente lo que le hacen a uno en los otros infiernos, yo no veo la razón por la que haya tanta gente que prefiera entrar aquí´. La respuesta fue: ´Hermano, este es el mejor lugar del mundo, no se preocupe que aquí la situación es de primera: la picadora no anda porque no hay electricidad y tampoco existe presupuesto para arreglarla; los clavos que estaban en la cama todos se los han robado, y el Diablo panameño, cuando viene, se asoma, marca la tarjeta de tiempo y se va enseguida para el ca...”.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Bomberos sofocaron el incendio.
Especial para La Prensa/Flor Bocharel

REOS Ministerio Público investiga incendio en la cárcel de David

CONTROVERSIA Varela defiende decisión de dar día libre tras clasificación de Panamá

Varela restó importancia a la demanda, pero sentenció que ‘si lo tengo que hacer de nuevo, lo volvería a hacer de nuevo’.
Especial para La Prensa/Flor Bocharel

EL SERVICIO PÚBLICO DE ELECTRICIDAD Las secuelas de los apagones en Panamá

Las secuelas de los apagones
LA PRENSA/Gabriel Rodríguez

POSIBLES PERJUICIOS AL PATRIMONIO DE LA UNIVERSIDAD DE PANAMÁ Contraloría: van $18 millones en lesiones

Terrenos alquilados.
LA PRENSA/Daniel González

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

18 Oct 2017

Primer premio

3 2 8 1

ABAD

Serie: 12 Folio: 5

2o premio

3063

3er premio

2981

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código