SOCIEDAD

El libre pensador: Gianfranco Smith

Vivimos en una sociedad que se conforma con la realidad que le es puesta ante sus ojos, sin cuestionar su fuente, validez o razón de existencia. Gran parte de las verdades que aceptamos como válidas, al igual que muchos de los miedos e inseguridades que forman parte de nuestra personalidad, son el reflejo del pensamiento de alguien más, que a menudo consideramos como una “autoridad” o dueña de la verdad. Hemos creado un alto grado de dependencia al pensamiento de otra persona, que cuestionar dicha autoridad es tomado como un intolerable acto descortés y de rebeldía.

Durante el siglo de las luces (siglo XVIII), valientes pensadores arriesgaron su vida para demostrar que la verdad no provenía de la autoridad divina de los reyes, sino de las entrañas más profundas de la conciencia y la razón del ser humano. Hoy, pareciera que hemos involucionado en ese sentido. Cada día es más notoria la falta de pensamiento crítico de la que adolece el ser humano. Me pregunto, ¿qué pensarían aquellos iluminados si vieran el desarrollo que como humanidad hemos alcanzado, pero con un decepcionante retroceso en lo que a pensar se refiere?

Immanuel Kant, en su ensayo titulado ¿Qué es la ilustración?, identificaba a la pereza y la cobardía como los vicios que impiden al ser humano pensar por sí mismo. Dicha idea parece tener algo de cierto en nuestros tiempos, pues nos aterra el rechazo que puede generarse por ser diferentes o por pensar distinto a los demás, o peor aún, vivimos en una zona de confort, en que el nihilismo reina y nos hace aceptar, con indiferencia, cualquier información, sea cual sea su fuente.

Sé que no es fácil. Sócrates fue condenado a una trágica muerte al beber la cicuta, por cuestionar la autoridad divina de su época. Lógicamente, usted no corre el mismo riesgo, sin embargo, corre uno peor: el de ser tildado de loco. Pero dígame, ¿no lo estuvieron también Nicolás Copérnico, Galileo Galilei o Martin Luther King, por mencionar algunos?

No tenga miedo al contradictorio; sea valiente y sepa defender su posición con sus más íntimas convicciones, pero siempre susténtelas. Y si descubre usted estar errado, no sea soberbio, y tenga la humildad suficiente para aceptarlo, pero nunca pierda la ambición de mejorar su conclusión. Si usted tiene capacidad de raciocinio, utilícela; después de todo, es lo que nos diferencia del resto de la creación. Mire a su alrededor. Contemple la belleza y todo lo que hemos logrado, como humanidad, a pesar de nuestras limitaciones, voluntariamente impuestas en lo que a pensar se refiere. ¿Puede imaginarse dónde estaríamos si tan solo fuésemos lo suficiente valientes para ponderar y aceptar otro punto de vista distinto al que nos han ofrecido?

Inténtelo. Si en el país de los clones lo miran como a un loco, no se sienta mal, pues el mundo necesita más de ellos, más pensadores críticos, más librepensadores.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

PROCESO Comienzan los trámites para lograr la canonización de la panameña Ana Moreno

Anita Moreno nació en Macaracas y falleció en La Villa de Los Santos el 11 de noviembre de 1977.
Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

15 Oct 2017

Primer premio

6 0 4 8

BDDC

Serie: 7 Folio: 8

2o premio

5559

3er premio

9849

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código