RESCATE INSTITUCIONAL

Los líderes que el país necesita: Alfredo Motta

En Panamá y en muchos países del mundo los emprendimientos políticos han cambiado el ideal de altruismo por egoísmo; el objetivo de servir al prójimo se convierte en el de llegar al poder para servirse del pueblo. Casi todos utilizan la misma receta que incluye dos elementos principales, un discurso y un ridículo desmesurado gasto en publicidad.

El discurso en campaña es casi siempre el mismo; irresponsablemente se promete al pueblo una mejor calidad de vida a través de repetidas ofertas con diferentes palabras porque esa mejor calidad de vida se trata de entregar en cosas materiales. El plan de acción para llegar al poder es casi siempre una fórmula que requiere de un exagerado desembolso de dinero. Se le pide a donantes que se sienten comprometidos y aportan, esperando una retribución en contratos con el Estado o, simplemente, para asegurarse de que los dejen tranquilos por cinco años; apuestan como si estuvieran en una carrera de caballos.

Los dineros de campaña se manejan de una forma desordenada y sin rendir cuentas. Se gasta en abanderamientos, fiestas, regalos y, sobre todo, en un descomunal despliegue idolátrico en el que presentan la figura de una persona como si fuese un salvador mesiánico.

Esa forma de hacer política está empezando a causar desprecio y la gente ya no se cree el mismo cuento. Es obvio que el pueblo requiere cosas materiales para cubrir sus necesidades, sin embargo, más que “cosas”, un pueblo se convierte en un gran país, en una gran patria, a través de la educación y la cultura. La educación es el antídoto contra los gobiernos autocráticos, las dictaduras, la inequidad y contra la pobreza material y espiritual.

La autoridad se obtiene a través de dos caminos, la imposición o la convicción. La impuesta es rechazada, la que se ejerce por convencimiento es aceptada y apoyada. Por eso, un verdadero líder es quien logra presentar una idea que se convierte en un objetivo común, e incluye a todos; escuchando más no ordenando, incluyendo, pero no segregando.

Panamá necesita un líder joven que presente sus ideales, que tenga una trayectoria probada, experiencia en los quehaceres del Estado, que haya defendido la institucionalidad sobre los intereses personales de quienes trataron de usurpar la autonomía e independencia de esta, con una vida de servicio, que practique lo que predica, que sea humilde y que no se alimente de su ego. Para mí el próximo líder debe convencer no imponer, ser parte de un equipo de trabajo y no tener pretensiones mesiánicas individualistas; ser un director de orquesta, no una estrella fugaz; que entienda que el poder es pasajero y que estamos en este mundo por un corto tiempo.

Como pilares de una renovación democrática popular e independiente, yo propongo cuatro objetivos básicos. El primero es devolverle el poder al pueblo a través del rescate de la autonomía e independencia de las instituciones. El segundo, es despertar el potencial e intelecto del pueblo por medio de la educación integral, la cultura y el desarrollo humano para que pueda superarse en igualdad de oportunidades y afrontar, con recursos propios, el inevitable incremento en el costo de la vida. El tercero, es integrar el sistema de salud para que sea más eficiente y accesible a todos los panameños. El cuarto, devolver la confianza, seguridad alimentaria, física y jurídica a un pueblo, que se merece un país con libertad y derecho, en el que se sancione a todo el que cometa un delito, sea quien sea, venga de donde venga, castigando fuertemente a todo aquel que no pueda comprobar legalmente la procedencia de sus bienes materiales, y al corrupto que paga la coima tanto como al que la recibe.

Dentro de un año y algunos meses, otra vez tendremos la oportunidad de escoger. Nuestro voto es único, cuando lo damos prestado no nos lo devuelven hasta dentro de cinco años. Por un día se nos da el poder de elegir a quienes nos gobernarán por ese tiempo.

Debemos votar con nuestra conciencia, por gobernantes que ejerzan el poder a través del rescate de nuestras instituciones, por quienes con su ejemplo de vida hayan demostrado no temerle a un pueblo educado; en fin, votemos por los candidatos que ofrezcan las mayores posibilidades de rescatar los valores y la ética.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

15 Oct 2017

Primer premio

6 0 4 8

BDDC

Serie: 7 Folio: 8

2o premio

5559

3er premio

9849

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código