Exclusivo: El primer capítulo de 'Origen', última novela de Dan Brown, este domingo en la edición impresa de La Prensa.

SOCIEDAD CONVULSA

La mecánica del terror: Víctor Paz

El Diccionario de la Lengua Española define terrorismo como: “Sucesión de actos de violencia, para infundir terror”.

Es deplorable y socialmente triste tener que reconocernos aún dentro del marco de semejantes actitudes. Lo que pasó en Francia parece un evento fuera de todas las proporciones humanas, sin embargo los seres humanos estamos más relacionados al terrorismo de lo que parece.

Estos actos, a pesar del salvaje grado de crueldad, dejan tras sí un margen de malignidad no utilizado. El objetivo del terrorismo no es matar, sino aterrorizar.

En Panamá hay mucha gente que vive aterrorizada sin necesidad de que estalle una bomba. Por ejemplo, las personas cuyas residencias se inundan cada vez que llueve. Los que visitamos las instalaciones hospitalarias de la Caja de Seguro Social, tememos morir envenenados a causa de las bacterias u olvidados en algún pasillo del complejo.

Quienes viven en los barrios marginales, temen por sus vidas a cada instante. Póngase en el lugar de cualquier persona que haya sido mutilada por un “diablo rojo”, ¿acaso no sufriría terror al verlos deambular nuevamente, y a la libre, por las calles de Panamá?

De hecho, hace poco tuvimos una administración gubernamental que aterrorizaba a los que les adversaban. Somos un pueblo pacífico, tal vez por eso no explotan bombas en Panamá. Sin embargo, el terror ha sido nuestra sazón ancestral.

¿Acaso la mujer que huye del marido agresor, no siente terror? En nuestra sociedad veneramos el terror, ¿para qué engañarnos? ¿Cómo estudian los muchachos?, pues con temor al castigo o al fracaso. Entonces, tendríamos que preguntar: ¿Qué clase de fracasados crea el terror? Porque alguien que se hace notar matando a inocentes, no es más que un pobre fracasado.

El Papa condena que se mate a inocentes en nombre de Dios. Digo, ¿y qué hizo la Iglesia católica durante tanto tiempo?

Muchas religiones y códigos legales han sido creados para hacer que el hombre le achaque a Dios la suerte, o al vecino, la repercusión de sus propios actos. La humanidad sigue siendo politeísta, hay personas que creen en el Cristo católico, otros creen en el Cristo no católico; otros, en Yahvé o en Alá. No obstante, más allá del terror seguimos sin creer en nosotros mismos.

Al ser humano se le ha enseñado a vivir del terror, no así de las consecuencias de sus actos, entendiéndolos y asumiéndolos con responsabilidad. Hay mucha gente que interioriza el terror como parte de sus esquemas personales. Todos aquellos que necesitan una autoridad cerca, para comportarse dentro de los parámetros sociales, han aprendido a justificarse a sí mismos bajo la óptica del terror.

La sociedad en que vivimos confunde el castigo con el aprendizaje y el respeto, con el terror. El individuo que delinque debe entender que al hacerlo, crea un vínculo inalienable con el crimen y sus víctimas. Cualquier resocialización debe orientarse al aprendizaje del criminal como ejecutor responsable, no tanto a que se le enseñe plomería o costura en la cárcel. Más que privársele de la libertad, su pena debe derivar de la naturaleza del delito cometido.

El individuo tiene que verse vinculado y afectado directamente por la naturaleza del crimen que cometió. De lo contrario, jamás creará consciencia de lo que hizo y la pena perderá su efecto correctivo.

Si perdemos de vista la naturaleza pensante del criminal, aunque lo castiguemos, como a un animal, él seguirá pensando y procediendo como delincuente. E inclusive, antes de llegar al castigo del adulto, debemos enseñarle al niño y al joven a ser responsables de las cosas que hacen, mediante su inmediata vinculación a las afectaciones que generen.

El fanatismo es dogmático, pero el entendimiento lo destruye. Si viviéramos en una sociedad menos brutal y más racional, el terrorismo perdería su razón de ser. Si los siguientes terroristas entendieran, plena y previamente, el dolor que causan al matar a tantas personas, sin importar que el cielo esté lleno de vírgenes, entonces no explotarían ni siquiera una bombita en Navidad.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Bomberos sofocaron el incendio.
Especial para La Prensa/Flor Bocharel

REOS Ministerio Público investiga incendio en la cárcel de David

CONTROVERSIA Varela defiende decisión de dar día libre tras clasificación de Panamá

Varela restó importancia a la demanda, pero sentenció que ‘si lo tengo que hacer de nuevo, lo volvería a hacer de nuevo’.
Especial para La Prensa/Flor Bocharel

EL SERVICIO PÚBLICO DE ELECTRICIDAD Las secuelas de los apagones en Panamá

Las secuelas de los apagones
LA PRENSA/Gabriel Rodríguez

POSIBLES PERJUICIOS AL PATRIMONIO DE LA UNIVERSIDAD DE PANAMÁ Contraloría: van $18 millones en lesiones

Terrenos alquilados.
LA PRENSA/Daniel González

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

18 Oct 2017

Primer premio

3 2 8 1

ABAD

Serie: 12 Folio: 5

2o premio

3063

3er premio

2981

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código