OTRAS INJUSTICIAS

Los movimientos sociales y el alto costo de la vida: Jaime Cheng Peñalba

Los movimientos sociales y el alto costo de la vida: Jaime Cheng Peñalba Los movimientos sociales y el alto costo de la vida: Jaime Cheng Peñalba
Los movimientos sociales y el alto costo de la vida: Jaime Cheng Peñalba

Recuerdo que durante muchas décadas en Panamá, la consigna fundamental del movimiento social era su discurso contra el encarecimiento de la vida, debido al alza del costo de la canasta básica y el combustible. Dicho discurso aglutinó a muchos gremios de carácter popular en frentes que actuaban como mecanismos de presión ante los gobiernos de turno, para que pusieran un alto en la escalada de precios de los artículos de primera necesidad. Obviamente, casi todos estos gobiernos estaban conformados por ministros ganaderos, comerciantes e industriales que hacían caso omiso, ante las demandas de los movimientos sociales. Ofrecían discursos maquillados que ocultaban sus verdaderas intenciones de llenar sus arcas a costa de las necesidades vitales de la población.

Dicen que el panadero no hace pan para saciar el hambre de los pobres sino por su afán de lucro, pero lo que muchos productores hacen hoy día al aumentar los precios sin justificación raya en la inmoralidad y en la más infinita inmisericordia. En los últimos 10 años, el aumento de la canasta básica ha deteriorado la calidad de vida de los panameños (as) de la clase media y baja. A todo esto se le une el silencio cómplice de gobernantes y de las propias organizaciones sociales, que se supone que surgieron para defender los intereses de los más necesitados.

A organizaciones como el Suntracs, el Conato y los grupos estudiantiles parece que se las tragó la tierra, frente al alza de precios de la carne y otros productos básicos. Pasadas las elecciones, los dirigentes de Frenadeso, que participaron en el juego de la “democracia burguesa”, no se han pronunciado sobre varios temas coyunturales en el país. Me llama la atención este silencio catatónico. ¿Qué los habrá silenciado?

Organizaciones de productores, como la Anagan, justifican el alza de sus productos con excusas poco claras. Lo último que dijeron es que necesitan aumentar los precios, por el “fenómeno del niño”, pero cuando este desaparece los aumentos se mantienen. Igual aconteció con el alza del combustible, pero cuando baja no pasa igual con los productos. Entiendo que algunos de estos rubros tienen subsidio estatal, sin embargo, se exporta carne bajo el amparo de ese beneficio. No es posible que los panameños humildes siempre tengan que pagar por el ansia de riqueza de algunos.

Ahora hay sectores del acontecer político y de la sociedad civil enfrascados en materia de justicia y transparencia, y acaparan las noticias en los medios de comunicación. Eso es importante, al igual que lo asfixiante que se ha tornado la vida por la falta de regulación efectiva de los precios. Soy testigo de que en muchas abarroterías ya no venden los productos de la lista del control de precios. Es más, hay artículos, como el papel higiénico y las sopas en conserva, a los que les han subido el precio de forma astronómica. ¿Qué se hace al respecto?

Una lavandería cobra 45 centésimos por planchar una pieza de ropa, mientras otra cobra 75 centésimos. ¿Cómo se justifica tan grande disparidad de precios? Todas estas acciones también son actos de corrupción que atentan contra los principios de la justicia social. ¿Dónde están las organizaciones estudiantiles, sobre todo de la Universidad de Panamá, que no dicen nada sobre el costo de la carne, el pollo y la verdura? ¿Será que gozan de mucha solvencia económica? A lo mejor están más entretenidas en sus negocios de copiadoras y quioscos.

¿Qué se hicieron los dirigentes de los gremios profesionales y de partidos, supuestamente de izquierda, que se enfrentaron a la dictadura militar? El aire acondicionado y los salarios jugosos que ahora disfrutan, a lo mejor le cambiaron el discurso de antaño.

Los diputados, que al final de cuentas son dirigentes de sus circuitos, están más entretenidos hablando de traición y fidelidad, en lugar de pronunciarse por el alto costo de vida que padecemos. En una sociedad inmersa en la desigualdad siempre imperará la injusticia. No es un asunto coyuntural, por eso, es necesario pronunciarse y actuar al respecto.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

PROCESO Comienzan los trámites para lograr la canonización de la panameña Ana Moreno

Anita Moreno nació en Macaracas y falleció en La Villa de Los Santos el 11 de noviembre de 1977.
Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

15 Oct 2017

Primer premio

6 0 4 8

BDDC

Serie: 7 Folio: 8

2o premio

5559

3er premio

9849

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código