BIENVENIDA A CLASES

El poder de una sonrisa: Danysabel Caballero

Manuel es un niño de cinco años, y en la comunidad en donde vive solo se cuenta con un pre-escolar municipal que posee siete mesas deterioradas y 20 sillitas en muy mal estado. En el cielorraso se pueden ver innumerables remiendos, el piso está cubierto con un vinil desgastado por el tiempo y por el uso cotidiano.

Esta aula dista mucho de ser un modelo de ambiente de calidad; sin embargo, los niños y niñas que asisten a ella son recibidos por dos amorosas maestras: Omaira y su asistente, María; ellas, día a día, muestran hermosas sonrisas cuando reciben a sus 20 pequeños, quienes, felices, se presentan al centro escolar para aprender, cantando, bailando y jugando, sólidas bases para su futura permanencia en la escuela.

Como educadora y madre, he sido testigo del drama que representa para los niños y niñas ese despegue inicial del hogar y el temor que experimentan al sentirse abandonados ese primer día de clases. Acudir al colegio por primera vez es uno de los episodios más difíciles en la infancia, porque implica separarse por muchas horas del círculo familiar que le brinda la protección, la seguridad y la atención que requiere, hallándose de pronto con otros niños y niñas a los que no conoce, con adultos que le son extraños y en un contexto nuevo, en el que tendrá que compartir tanto los juegos como el tiempo de atención y el afecto de los demás.

En la primera semana de clases es recomendable que sea alguno de los padres, o mejor ambos, quienes lleven y retiren al niño del centro escolar y que, al hacerlo, digan frases lindas, exalten las bondades del centro y lo alegre que el niño lo pasará.

Todo esto le brinda mucha seguridad y confianza en sí mismo y en las personas con las que va a interactuar. Es de gran importancia brindarle la oportunidad de familiarizarse con el centro educativo, sería preferible matricularlo en los cursos de verano. De no ser así, los padres podrían llevarlo a realizar un recorrido previo por las instalaciones del colegio, nombrando cada lugar y el uso que se le da.

El papel que juega el maestro o la maestra es determinante para que esta nueva experiencia pueda ser replicada de manera positiva durante toda la escolarización de los niños.

En el umbral del salón de clases, recibiendo a los iniciados, se espera encontrar a una maestra con una sonrisa fresca, con una actitud cálida, con un guiño, una caricia y ¿por qué no...? hasta con un beso. La sonrisa nos facilita el camino para llegar a nuestros niños y niñas. Esbozar una sonrisa en el instante del encuentro es como decir: ¡Aquí estoy y te estoy esperando para acompañarte en esta nueva aventura!

Deseo, desde este apartado, invitar a todos los educadores a que reciban a todos nuestros estudiantes con una amplia sonrisa, que ellos devolverán con cariño y admiración. A Omaira y María, mi especial reconocimiento, y a todos los docentes de cualquier nivel, ánimo y mucho empeño en estos primeros días de clases, nuestra niñez y juventud lo merecen.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Traspasan acciones a una fundación EU suspende restricciones a los diarios La Estrella y El Siglo

Eduardo Quirós, presidente del grupo GESE, (centro) fue el encargado de hacer el anuncio al personal de los periódicos la Estrella de Panamá y El Siglo.
LA PRENSA/Luis García

EL SERVICIO PÚBLICO DE ELECTRICIDAD Las secuelas de los apagones en Panamá

Las secuelas de los apagones
LA PRENSA/Gabriel Rodríguez

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

22 Oct 2017

Primer premio

1 8 5 8

BDAC

Serie: 14 Folio: 15

2o premio

1668

3er premio

1396

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código