Exclusivo: El primer capítulo de 'Origen', última novela de Dan Brown, este domingo en la edición impresa de La Prensa.

TEMA EDUCATIVO

De titular a pie de página: Juan Planells

De titular a pie de página: Juan Planells De titular a pie de página: Juan Planells
De titular a pie de página: Juan Planells

Lamentablemente, en los últimos meses el tema de educación pasó de ocupar los titulares de los periódicos a modestas referencias en pies de página. Hoy día no es fácil competir con la publicación de escándalos por malversación de fondos en los medios de comunicación social. La opinión pública no hace conexión entre ambos asuntos, y cuando reclama la atención de las autoridades coloca en orden de importancia la causa después de la consecuencia.

Si queremos resolver problemas como la corrupción, la inequidad y el hambre, los ciudadanos debemos insistir en poner a la educación a la cabeza de la lista de prioridades que atender. No ofrecerla, por igual, a todos los panameños o hacerlo sin la calidad que se exige o la pertinencia que la convierte en instrumento útil para el desarrollo personal y social, porque esto es eliminar la esperanza de un Panamá mejor.

Ya hemos dejado pasar algo más de los clásicos 100 días de espera que se le conceden a las nuevas autoridades de gobierno, para evaluar su trabajo y, aunque en educación resulta mucho más difícil hacerlo, con justicia, en tan corto período de tiempo, la urgencia que tiene el implementar cambios para mejorar, nos obliga a comenzar, aunque sea haciendo un recorderis de la larga agenda de tareas que quedó pendiente en el período anterior.

Justo es reconocer los avances que se lograron en los últimos cinco años en algunos planes como las redes de docentes, las Escuelas para Padres y el Programa entre Pares, que recomendamos seguir apoyando, pero también lo es señalar que en la mayoría de los casos este esfuerzo no fue suficiente para recuperar la extensa demanda represada por décadas de paralización. Retrocedimos en otros aspectos, y nos alejamos de la meta que se planteó en todos los diálogos nacionales e internacionales que se celebraron.

Aún son graves problemas como la falta de cobertura en preescolar y los niveles de deserción en educación la media. No me quiero referir a las cifras que el Ministerio de Educación (Meduca) publica en sus informes, pues se demostró incoherencia en algunas, como la famosa cobertura universal en primaria, que según el Meduca se logró desde hace varios años, cuando en realidad las cifras de los censos de Población y Vivienda de la Contraloría muestran la existencia de importantes grupos de jóvenes que no completaron ese nivel.

Esto, de ningún modo, sugiere que el Meduca trata de justificar un trabajo no realizado, más bien nos revela que como resultado del desastre administrativo de la institución, ni siquiera contamos con los parámetros de identificación de estudiantes, algo que nos permitirían mejorar las estadísticas. Me consta que en este momento se trabaja en el tema, pero mientras tanto prefiero guiarme por criterios más que con data dura que no existe y cuya interpretación nos puede llevar a considerar avances irreales.

Lo mismo ocurre con el caso de la deserción que, se alega, ha mejorado como resultado del programa de becas escolares para incentivar la asistencia a la escuela. Lo curioso es que las cifras del Meduca indican solo una mejoría en el área de la media, y no en todas las demás en la misma proporción. Estamos convencidos de que mientras no dediquemos el trabajo de evaluación estadística a fuentes independientes, que no estén influidas por los vicios del sistema, nos será muy difícil sustentar avances que cuenten con la credibilidad requerida para tomar decisiones adecuadas. Esto también ha sido una propuesta consensuada en diálogos, y nunca puesta en práctica.

Si nos referimos a la calidad de la educación que impartimos, es evidente el atraso experimentado, primero, al no participar más en la prueba internacional PISA por temor a enfrentar los resultados que asumimos como negativos, y, segundo, al comprobar, en las evaluaciones realizadas por la Senacyt, al final del período pasado, que tenemos ahora mayores debilidades en la formación de estudiantes y de profesores.

Añadimos a lo anterior el tema de la multitud de escuelas multigrado y rancho que se mantienen en el sistema. Es cierto que se dedicaron algunos fondos del presupuesto a la atención de este tema, pero también son frecuentes las demandas de los padres de familia, estudiantes y educadores por lograr mejores condiciones de infraestructura y conseguir un ambiente que contribuya a mejorar el proceso enseñanza aprendizaje. Resultaba contradictorio escuchar, durante el período anterior, que no había necesidad de un presupuesto mayor en educación, cuando hay tantas necesidades básicas insatisfechas. Así como injusto fue dedicar fuertes sumas del presupuesto a otras áreas menos importantes para el desarrollo. Lo cierto es que con lo poco que dedicamos a educación, en comparación a otros países, y por la ineficacia en el uso de los recursos asignados, nunca será posible satisfacer la demanda que impone el mundo moderno al ciudadano, tanto en valores como en competencias.

Un aspecto en el que sí parece que logramos considerables avances, con la nueva administración, es en conseguir un clima de mayor armonía entre los actores de la comunidad educativa. Del pasado habíamos heredado un ambiente de confrontación, que la propia exministra describió en su último informe de rendición de cuentas como una época de “ataques a diestra y siniestra”, y que transformó la presentación de logros, al final de su período, en lo que parecía la narración periodística de un episodio de guerra.

Con seguridad, el cambio se debe a la vocación de diálogo que caracteriza a la nueva titular la que, como buena educadora y académica, ha manejado con dedicación y prudencia la atención personal a los que por alguna razón, justificada, expresan su malestar. Su intervención oportuna frente al conflicto, su comprensión ante las causas, su trato amable frente a los actores y su conocimiento del sistema educativo generan la confianza que permite resolver situaciones críticas heredadas, frente al manejo de temas como la acreditación de universidades y al más grave que tiene que ver con el aumento salarial de 900 dólares concedido a los educadores por el gobierno anterior, con sus implicaciones sobre el presupuesto.

Pongamos de nuevo a la educación en los titulares. Imitemos las buenas prácticas de otros países que han conducido a su población al bienestar a través de la educación. Invirtamos en ella ahora que contamos con los fondos generados por el alto crecimiento económico del que disfrutamos, y así podremos hacerlo sostenible, garantizando su justa distribución.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Bomberos sofocaron el incendio.
Especial para La Prensa/Flor Bocharel

REOS Ministerio Público investiga incendio en la cárcel de David

CONTROVERSIA Varela defiende decisión de dar día libre tras clasificación de Panamá

Varela restó importancia a la demanda, pero sentenció que ‘si lo tengo que hacer de nuevo, lo volvería a hacer de nuevo’.
Especial para La Prensa/Flor Bocharel

EL SERVICIO PÚBLICO DE ELECTRICIDAD Las secuelas de los apagones en Panamá

Las secuelas de los apagones
LA PRENSA/Gabriel Rodríguez

POSIBLES PERJUICIOS AL PATRIMONIO DE LA UNIVERSIDAD DE PANAMÁ Contraloría: van $18 millones en lesiones

Terrenos alquilados.
LA PRENSA/Daniel González

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

18 Oct 2017

Primer premio

3 2 8 1

ABAD

Serie: 12 Folio: 5

2o premio

3063

3er premio

2981

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código