ASUMIR RESPONSABILIDADES

El problema no es Martinelli: Jorge Gamboa Arosemena

En el reinado del dictador Manuel A. Noriega la dirigencia de la oposición civilista, no sin razón, lo satanizó. Ahora tenemos a Ricardo Martinelli como mandamás de este gobierno, y la dirigencia de los llamados opositores políticos comete un error parecido al de los tiempos del dictador.

No es que defendamos ni uno ni a otro, pero las desgracias que padeció Panamá en aquellos tiempos no fueron obra solo de Noriega, ni son solo culpa de Martinelli las calamidades en estos tiempos.

Todos los problemas sociales, económicos y políticos que padece o ha padecido este país son producto de una sociedad mayoritariamente irreflexiva, poco ilustrada, con pobres valores y baja autoestima; en fin, una sociedad que evita asumir sus responsabilidades. Dicen las doctrinas religiosas y los cuerpos legales de los Estados que se es culpable por acción o por omisión.

Volviendo a Noriega y Martinelli, dos versiones de lo que es ser antidemocrático, podemos decir que ambos pudieron hacer lo que han hecho por la actitud permisiva de gran parte de los ciudadanos más íntegros, aptos e ilustrados que cedieron espacios que los autócratas llenan. Muchos de estos ciudadanos, omisos en acciones y más allá de criticar, no están en partidos; hay algunos que sí lo están, pero no se organizan o no hacen lo suficiente para embozalar a individuos como los dos mencionados. Ni se organizan para parar a los pichones de autócratas que dirigen o han dirigido los partidos tradicionales.

¿Qué diferencia habría en que fuera Presidente de la República alguno de los Juan Carlos o el que, por ahora, es el candidato del CD? Por sus obras los conoceréis y estos, dirigiendo sus partidos o compartiendo el poder, han hecho lo mismo y en campaña han prometido lo mismo que los que usan el poder en beneficio propio y de sus camarillas.

Claro, con intensidades diferentes a las de Noriega o Martinelli, pero el objetivo de la democracia, que es el bien común, con ellos no se ha logrado más allá de una pantomima.

Parece que los ciudadanos íntegros, aptos e ilustrados a los que me refiero, que tienen sus limitaciones como seres imperfectos, no han concebido que tienen la responsabilidad, con ellos mismos y con las futuras generaciones, de buscar una reestructuración del Estado.

El 10 de octubre pasado me publicaron en este diario el artículo “100 ciudadanos para empezar”, una propuesta para que ellos integren grupos de análisis y de tareas para lograr el objetivo de fundar una nueva República, en la que las lacras de la política tradicional sean reducidas a su mínima expresión.

Si de aquellos 100 ciudadanos (junto a otros que se me escaparon) se reunieran 50 o hasta 25, pero con decisión y compromiso, se podría aprovechar la coyuntura electoral de 2014 para la toma del poder, vía votos, a pesar de lo amañado del sistema, e instalar un gobierno de transición que nos lleve a un proceso constituyente, que no debe pasar de un año, el tiempo necesario para nombrar en los cargos de jerarquía a quienes tengan un perfil cónsono con sus méritos, no con afinidad politiquera, amical o familiar, en todos los cargos públicos.

Es decir, hay que dejar de hablar y empezar a actuar. En Panamá hay sectores de liderazgo que ven con cierto temor entrar a un proceso constituyente, por ignorancia o porque hoy pelechan del caos.

Insisto, si no vemos que la causa de la crisis que vivimos es Martinelli, como antes no lo fue Noriega, aunque salgamos del individuo satanizado y la situación mejore un poco, las causas permanecerán, haciendo reaparecer todos los efectos que hoy vemos.

Con la defenestración de Noriega, ilusamente se creyó que caminábamos hacia una sociedad más justa y democrática, pero hoy vemos que repetimos todos los vicios, hasta la represión, con 10 muertos en este gobierno. Tras la caída la dictadura debimos entrar en un proceso constituyente. Lo obviamos y hoy estamos degradados.

La crisis actual se enmascara por la liquidez financiera en el sistema, que podría ser mayor y lograr una mejor repartición de esta riqueza, si el Estado funcionara adecuadamente.

Exhorto a los más íntegros, aptos e ilustrados a ser constructores de la nueva República en 2014. Martinelli es culpable por acción, y los íntegros, aptos e ilustrados lo son, porque no asumen sus responsabilidades.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

En riesgo se encuentra el tercer humedal de importancia internacional que tiene Panamá, tras la demanda millonaria que interpuso el político costarricense contra el Estado. Los indígenas reclaman posesión de las tierras.
Archivo

INVESTIGACIÓN POR TIERRAS EN BOCAS DEL TORO Estado panameño se defiende de demanda millonaria

PROCESO Comienzan los trámites para lograr la canonización de la panameña Ana Moreno

Anita Moreno nació en Macaracas y falleció en La Villa de Los Santos el 11 de noviembre de 1977.
Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

18 Oct 2017

Primer premio

3 2 8 1

ABAD

Serie: 12 Folio: 5

2o premio

3063

3er premio

2981

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código