Exclusivo: El primer capítulo de 'Origen', última novela de Dan Brown, este domingo en la edición impresa de La Prensa.

DESPROTECCIÓN RAMPANTE

Nos quedaremos sin qué comer: Carlos Eduardo Galán Ponce

Si tú crees que la clase gobernante se va a preocupar por la forma cómo aumenta el costo de la comida, en medio de ese sueño, te vas a caer de la cama. Y bien tontos serían si le dedicaran su tiempo a pensar en esas nimiedades, cuando a ellos eso no les va a tocar su plato. Sus salarios principescos y todas las “extras” que les llueven del cielo, se encargan de mantenerles un suculento y variado menú. Y si de repente, para hacer el show, salen unos payasos a regalar un par de cosas, que no son más que “pan para hoy, hambre para mañana”, pensando que con eso esas migajas les van a llenar su “cartucho básico” y a hipotecarles su voto, nadie come del cuento. Palabra que hay quienes creen que los demás son “mogos”.

El 18 de julio de 2007, expresaba en un artículo de esta sección, lo que en mi opinión era el camino adonde nos conduce esta tal globalización. Puedes reducirlo a un viejo refrán que dice que el más grande se come al más pequeño. El grande viene de afuera a comerse lo poco que tenemos, con el aplauso entusiasta de los grandes importadores de nuestro pequeño país. Siempre han vivido de eso. Nunca han sembrado ni una yuca. Y después los locales, que se hacen grandes y que aprenden rápido, vienen al interior del país a hacer lo mismo. Adquirir los negocios tradicionales con los que habíamos convivido sin mayores conflictos.

Los extranjeros se van apoderando de nuestras empresas emblemáticas, que orgullosamente dieron crecimiento y desarrollo a este país. De eso ya no queda nada. No hemos vendido la bandera y el escudo, quizá porque aún no ha saltado un diputado tránsfuga, esperando su oportunidad de salirse con semejante “ñamería”. O pensará –intuya, no creo que piense– que nadie los va a querer comprar.

Con un cinismo inaudito proclaman que ya no hay países, solo negocios. Y yo creo que el diablo se les ha metido en el cuerpo. No se conforman con nada. Amanecen cada día pensando a quién van a trabar; qué negocio va a pasar a sus manos. ¿Qué ha pasado con aquellos hombres que hicieron sus empresas y que lograron una vida comodísima sin que la codicia les nublara la mente? De seguro estaban más cerca de Dios y había más para todos. Hoy no dejan nada para los demás. Llegan como marabuntas a caerle a todo lo que encuentran a su paso, con el pegote de “inversionistas”. ¿Y qué eran, entonces, los que crearon de la nada las empresas que ahora ellos acaparan? No sé que van a hacer cuado estén a un paso de la tumba. O piensan que para entonces ya estará a la venta el elixir de la eterna juventud. O que se van a llevar sus fortunas “al hueco”.

A los “inversionistas” que nos han llegado, les puedes buscar su origen. Economías al amparo de un sistema de barbarie financiera, protegida por ejércitos cuya bandera era la crueldad. En El Salvador, un clan de 14 familias, aferradas al poder y dueñas de todos los negocios, han dejado de herencia más de 75 mil muertos. Masacres que no discriminaron entre niños, mujeres y ancianos, y que aún no se acaban de descubrir. En Colombia, una guerrilla cruel comenzó por la tenencia de la tierra y la codicia de unos pocos, que parece nunca acabar. En Venezuela, una cohorte de potentados en un país rico en petróleo, mantuvo a su población en un grado de miseria e ignorancia, mientras un grupito se enriquecía. Y en el medio de todos ellos, miles de profesionales y hombres de bien a los que se les negó la oportunidad de surgir.

Y ahora, Panamá, libre históricamente de esa codicia rampante, es el destino favorito de todos ellos, que dudo que hayan olvidado sus prácticas del pasado. Vienen a acaparar, igual que hicieron en el pasado en sus lugares de origen. Y lo mejor del caso es que con ellos han arrastrado hacia aquí a los necesitados que ellos mismos crearon. Endosándonos, ahora a nosotros, todos los problemas sociales que trae consigo una migración masiva y descontrolada.

Las inmensas fortunas que traen le han hecho insostenible la vida a todo aquel que no participa de ese círculo estrecho de bonanza, que es la gran mayoría. Forma parte del descontrolado incremento del costo de la vida. Como ejemplo. Han saturado las escuelas con precios escandalosos haciendo alarde de lo que ellos pueden pagar, mientras los hijos de nuestra clase media tienen que pasar mil privaciones para lograr un cupo en cualquier escuela privada. Dañan la cultura del ahorro y el sacrificio, dándole a sus niños hasta billetes de $100 para ir de shopping a los mall. El despilfarro de lo que nada les costó, solo la miseria de sus pueblos. Y ahora vienen a dañar nuestro ambiente con las prácticas que son su modo de ser. Te has preguntado ¿por qué no estamos inundados de ticos, que es nuestra frontera más accesible y que los que tenemos no practican esas culturas empresariales depredadoras? Porque se hicieron trabajando, con leyes laborales decentes, sin abusos. Sin ejércitos protegiéndoles sus intereses. Porque de su país nadie quiere salir huyendo. Y protegen su sector agropecuario hasta ser el primer exportador mundial de piña, mientras que nuestro sector productor de alimentos desciende día a día. A prepararse.

Al rumbo que nos llevan, cada día se hará más escaso y más caro todo lo que sirva para llevarse a la boca.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Bomberos sofocaron el incendio.
Especial para La Prensa/Flor Bocharel

REOS Ministerio Público investiga incendio en la cárcel de David

CONTROVERSIA Varela defiende decisión de dar día libre tras clasificación de Panamá

Varela restó importancia a la demanda, pero sentenció que ‘si lo tengo que hacer de nuevo, lo volvería a hacer de nuevo’.
Especial para La Prensa/Flor Bocharel

EL SERVICIO PÚBLICO DE ELECTRICIDAD Las secuelas de los apagones en Panamá

Las secuelas de los apagones
LA PRENSA/Gabriel Rodríguez

POSIBLES PERJUICIOS AL PATRIMONIO DE LA UNIVERSIDAD DE PANAMÁ Contraloría: van $18 millones en lesiones

Terrenos alquilados.
LA PRENSA/Daniel González

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

18 Oct 2017

Primer premio

3 2 8 1

ABAD

Serie: 12 Folio: 5

2o premio

3063

3er premio

2981

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código