ADECENTAMIENTO

¿Dónde quedó la conciencia política?: Jonathan Riggs

Las ínfulas del poder le hacen olvidar a quienes ejercen la autoridad política de dónde vienen, cómo llegaron al poder, y a quiénes se deben, durante la administración de la cosa pública.

Los desmanes cometidos por la clase política tradicional en los últimos tiempos nos deben llamar a la reflexión, para que a futuro sepamos elegir los mejores e identifiquemos a esos postulantes demagogos, que solo buscan ocupar los cargos de elección popular en el nuevo equipo de gobierno, y que ofrecen grandes planes quinquenales para supuestamente “corregir y resolver los problemas que aquejan a la sociedad” en general y, sin embargo, tienen intereses ocultos.

En general, la situación del país es preocupante debido a la inconsciencia de esos políticos que no administran de la forma correcta ni transparente el erario, y en cuyas actuaciones siempre hay un sesgo de corrupción. Por consiguiente, la pérdida de confianza ciudadana hacia quienes gobiernan y dirigen los destinos de la nación genera un estado de zozobra y malestar que puede provocar el fenómeno del falso socialismo participativo, que impera hoy en algunas “democracias” latinoamericanas, elegidas por el voto popular.

No es más que la consecuencia del capitalismo exacerbado y la corrupción rampante que se apodera de algunos políticos cuando administran los recursos de la nación.

En nuestro país, para percatarnos de ese fenómeno, basta analizar cada uno de los escándalos que a diario nos ilustran sobre la verdadera intención de quienes han ocupado diferentes puestos de carácter político, administrativo y judicial, y que ahora se ven envueltos en su propia vorágine de corrupción, que ha motivado a dimitir de sus puestos a unos, a huir a otros, mientras muchos intentar eludir el brazo de la justicia.

Lo interesante y que conviene analizar detenidamente es que, cada lustro, quienes se subrogan la potestad unilateral de decidir los destinos del país –olvidando sus raíces y su pueblo– cometen los mismos errores.

El clientelismo político, la práctica de justicia selectiva, el tráfico de influencias, la malversación de fondos y el nepotismo, entre otros, son solo algunos ejemplos que se pueden observar en la realidad nacional.

Exponencialmente, podemos analizar el enriquecimiento injustificado de muchos políticos y personas allegadas a su círculo, que pretenden ocultar y disfrazar, con figuras empresariales, el origen de las fortunas amasadas de manera ilegal; que distan de la realidad y función que debe ejercer una persona que llega al poder político.

En la actualidad, no hay una conciencia política real, fundamentada en una corriente doctrinal pura y sensata, con el ánimo de atender los problemas del pueblo.

Por el contrario, quienes acceden al poder se ven rodeados de personas inescrupulosas, con doble agenda, que se aprovechan y se burlan de las desgracias, vicisitudes y necesidades que pasan aquellos menos favorecidos y, sobre todo, de los ciudadanos que viven en los sectores marginales de la sociedad.

Nuestro país necesita una verdadera corriente política transformadora, pero no aquella que se promueva con falsos preceptos ideológicos –como los que se pregonaron en el pasado reciente– sino una clase política con conciencia moral, capaz de administrar y dirigir los destinos de la nación con la madurez y sabiduría necesarias para anteponer los intereses del pueblo por encima de los intereses personales.

Una corriente política que rompa los paradigmas del oportunismo y la demagogia que ha imperado siempre.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Las secuelas de los apagones
LA PRENSA/Gabriel Rodríguez

EL SERVICIO PÚBLICO DE ELECTRICIDAD Las secuelas de los apagones en Panamá

POSIBLES PERJUICIOS AL PATRIMONIO DE LA UNIVERSIDAD DE PANAMÁ Contraloría: van $18 millones en lesiones

Terrenos alquilados.
LA PRENSA/Daniel González

CONTROVERSIA Varela defiende decisión de dar día libre tras clasificación de Panamá

Varela restó importancia a la demanda, pero sentenció que ‘si lo tengo que hacer de nuevo, lo volvería a hacer de nuevo’.
Especial para La Prensa/Flor Bocharel

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

18 Oct 2017

Primer premio

3 2 8 1

ABAD

Serie: 12 Folio: 5

2o premio

3063

3er premio

2981

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código