ADMINISTRACIÓN DEFICIENTE

Las quejas contra el Idaan: Victoriano Rodríguez Santos

Gobierno tras gobierno, las autoridades adoptan, como un insano propósito, privatizar las instituciones del Estado. Ese mal sabor nos quedó desde la segunda mitad de la década de 1990, durante el gobierno de Ernesto Pérez Balladares. Al margen de que muchas de esas privatizaciones fueron un compromiso con las instituciones financieras internacionales, según expresó Guillermo Ford (q.e.p.d.), nadie nos quita el aumento desmedido de la electricidad y el teléfono.

Privatizaron el Instituto de Recursos Hidráulicos y Electrificación, el Instituto Nacional de Telecomunicaciones y la Cítricos de Chiriquí. Se intentó, en ese y en otros gobiernos privatizar el Instituto de Acueductos y Alcantarillados Nacionales (Idaan), sin lograrlo, porque la comunidad se opuso. Es decir, se ha tratado de privatizar, sin éxito, esta institución que es la piedra en el zapato de muchos gobernantes, pero ahora bajo subterfugios intentan hacerlo. No se preocupan de llevar el servicio a toda la población, por diferentes razones pero hay una básica: hay un negocio detrás del alquiler de carros cisterna, algo que data de hace varios lustros. Según una nota que publicó este diario el pasado 8 de septiembre, solo en Arraiján y Veracruz se paga un millón de dólares anuales en contratos de carros cisterna. No hay que ser economista para calcular cuánto suma el monto en el resto de la república, pero tenga presente que se puede quedar corto en su cálculo. Ahora, pregúntese; ¿A quién pertenecen esos carros cisterna?

Para colmo de males, algunos moradores de las áreas afectadas denuncian que muchas veces las conductores de los cisternas no les dan agua, si antes no pagan para que les llenen los envases.

La información que conoce la comunidad es que ya se privatizó la lectura de los medidores, la facturación de los recibos y su distribución; también el corte, reinstalación del servicio y la reparación de las fugas.

Los medios de comunicación informan de pagos millonarios que entregó la administración del Idaan a la empresa privada, por el orden de ocho millones de dólares anuales, para la reparación de daños en las tuberías. Trabajos que llevan a cabo 11 cuadrillas privadas, conformadas por tres o cuatro personas cada una, es decir, cerca de 40 obreros. Por eso, el hecho de que ahora, con mayor frecuencia, se registren roturas en las tuberías y casi que en los mismos lugares despierta suspicacias. Habría que revisar no solo la transparencia de las contrataciones, sino quiénes son los que participan y las ganan. Y que se haga público por qué el Idaan no compra los carros cisterna. ¡Dios te salve, Panamá!

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

15 Oct 2017

Primer premio

6 0 4 8

BDDC

Serie: 7 Folio: 8

2o premio

5559

3er premio

9849

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código