MALOS MANEJOS

La resaca tras el festín de los subsidios: Francisco Bustamante

Los Fondos de Emergencia Social (FES) surgieron como una consecuencia del Consenso de Washington en la década de 1990. La idea era que con las políticas de reformas macroeconómicas, liberación comercial y libertades económicas los Estados redujeran su participación en la economía real. A cambio se esperaba que la eficiencia del sector privado generara los crecimientos que permitirían mejorar la condición de vida mediante el acceso a los mercados por las poblaciones de países emergentes.

Asimismo, se asumía que el desmantelamiento del Estado productor intervencionista crearía costos para sectores de la población que recibían aportes o subsidios disfrazados o directos de parte del Estado.

Se concibieron estos FES como medidas transitorias de amortiguación social y de focalización de recursos en las necesidades sentidas y más valoradas por las poblaciones de menores ingresos.

Posteriormente, en el pensamiento económico se establece otro paradigma: la pobreza no es solo consecuencia, sino también causa del desarrollo. De nuevo, se trata de cómo incorporar al mercado aquellos segmentos de la población que malviven en la periferia social, cuya oferta de trabajo es tan baja o nula que los precios que obtiene (salarios) no alcanzan a solucionar sus necesidades básicas. Entonces, surgen los programas de subsidios focalizados, como las transferencias monetarias condicionadas, conocidas como Progresa, Oportunidades o Beca Familia (Bolsa Familia en portugués). En Panamá, además, las becas universales, la pensión universal, etc.

Con rapidez los políticos en todas partes demostraron su capacidad organizativa y empresarial, primero con los programas de liberalización económica. Así las empresas públicas de la región fueron privatizadas, en buena medida, no siempre con resultados de mayor eficiencia, mejores precios o cobertura. Después, con la instrumentación de los programas de asistencia focalizada se convirtieron en grandes palancas para la reelección de gobiernos. Tenemos varios ejemplos en la región. En el caso panameño, pareciera que el esquema no funcionó del todo como mecanismo para mantener el poder, pero sí para el enriquecimiento de políticos y administradores de estos programas. Nada más hay que ver las noticias sobre el uso de las partidas circuitales, un engendro de connivencia del Ejecutivo y Legislativo, y las acusaciones contra directores de estas instituciones, que se supone eran transitorias y de alivio a necesidades focalizadas.

Tenemos el peor de los escenarios: eliminamos las empresas públicas, mantenemos los FES con cambio cosmético de nombre, y aplicamos subsidios y transferencias a través de los políticos, ya sea por medio del Ifarhu, Mides y el PAN, así como otros subsidios directos que se aplican a las tasas de interés, electricidad, gas, transporte, etc. Pero, como somos ricos, también tenemos subsidios empresariales, para que no se diga que estamos parcializados.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

15 Oct 2017

Primer premio

6 0 4 8

BDDC

Serie: 7 Folio: 8

2o premio

5559

3er premio

9849

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código