CAMBIO ELECTORAL

De la segunda vuelta o de un segundo dándole la vuelta: Olmedo Arrocha

El término ballottage (balotaje) se refiere a votar con ballotets (bolitas) en doble turno o votar en segunda vuelta. Representa un mecanismo de elección para cargos del Órgano Ejecutivo (como presidentes y vicepresidentes) y del Órgano Legislativo (como legisladores y diputados), mediante el que es necesario, para llegar al cargo, obtener una mayoría calificada o absoluta de los votos emitidos o una mayoría porcentual mínima, previamente establecida y conocida. De allí, si el que obtiene mayor cantidad de votos en una elección no llega al mínimo requerido o a una diferencia mínima requerida con respecto al segundo con mayor cantidad de votos, deberá someterse a una segunda vuelta de elección con el candidato que le siga en el resultado de la votación.

Este sistema electoral surge en Francia, en el año 1852, durante el segundo imperio de Napoleón III (sobrino de Napoleón I), constituyendo una institución electoral paradigmática del derecho electoral y constitucional francés.

En Latinoamérica hay 13 países que han adoptado el ballottage, a saber: Costa Rica, Brasil, Perú, Argentina, Colombia, Chile, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Haití, Nicaragua, República Dominicana y Uruguay.

Este sistema de elección presidencial no puede ser catalogado de bueno o de malo, pero lo cierto es que hoy día nuestro país se encuentra empantanado y enfrentado, sin necesidad, por una reforma al Código Electoral que “innova” la segunda vuelta electoral como sistema de escogencia presidencial.

En efecto, el Proyecto de Ley No. 292 “Por el cual se reforma el Código Electoral y modifica la Ley 59 de 28 de diciembre de 2006”, en su artículo 58 establece que se adiciona al artículo 223 del Código Electoral un párrafo que se leerá: “... el Presidente y vicepresidente de la República serán elegidos por el 50% más uno de los votos válidos emitidos en dicha fecha. Si ninguno de los candidatos obtiene dicha cantidad de votos, se procederá a una segunda votación con la participación de los dos candidatos más votados...”

Dicha redacción se genera por quienes han interpretado de forma muy interesante el contenido del artículo 177 de la Constitución Política que establece que el Presidente será elegido por “mayoría de votos”; por lo que, como quiera que dicha norma constitucional no establece qué tipo de mayoría se refiere, entonces puede introducirse un desarrollo legal estableciendo que sea una mayoría absoluta. De momento, con respecto a dicho razonamiento, se me ocurren las siguientes inquietudes:

1. ¿Acaso no sería introducir un nuevo presupuesto o condición para ser Presidente que la Constitución no contempla?

2. La Constitución Política tiene unicidad y coherencia, de allí que exista la teoría del bloque de la constitucionalidad que permite, en ciertos casos, consultar los textos de las normas de constituciones anteriores (1904, 1941, 1946, 1972, sus actos reformatorios y reformas), por lo que cuesta entender por qué durante más de 100 años, existiendo un texto similar al del artículo 177 del texto único de la Constitución Política vigente, con las otras constituciones, no existan precedentes de esta intención.

3. El pleno de la Corte Suprema de Justicia, bajo la ponencia del magistrado Rodrigo Molina (q.e.p.d.), resolvió una acción de inconstitucionalidad presentada por Guillermo Cochez, por la que hubo que analizar el texto del artículo 172 (igual al texto del actual 177) de la Constitución, manifestando que interpretar la norma constitucional mediante una ley que requiera o exija una segunda vuelta, no es concordante con el claro sentido de la normativa del artículo 172 ni objetivamente responde a la tradición y realidad histórica del constitucionalismo panameño, a criterio de la Corte.

Ahora bien, cuantitativamente hablando, no dudamos de la bondad de la figura, como mecanismo de asegurar la legitimidad con la que se garantice la gobernabilidad. Sin embargo, cualitativamente, dicha mayoría no asegura un mandato legítimo, lo que solo será el resultado de ejercer el poder con equilibrio y respeto, no imponiendo sino convenciendo. Es de allí de donde surge la gobernabilidad.

Además, es insoslayable la sabiduría natural de un pueblo que parece no estar de acuerdo con esta innovación electoral y no siente que se le esté otorgando más derechos. Pero, ¿por qué no ha tenido la acogida esperada en la población? ¿Por qué es que cada día más personas se suman a su rechazo? Más que un tema de fondo se trata de un asunto de forma. No obstante, si es que esta impresión no se comparte, lo más apropiado sería tomar en cuenta la opinión de todos los ciudadanos de este país y salir de dudas; lo que se debería hacer a través de un referéndum. De hecho, entendemos que se estaría haciendo una consulta popular para atender otros temas de reformas constitucionales. Luego, por qué no añadir este también. Ganaría la armonía y la paz de Panamá. Hay una diferencia entre un gran estadista y un autócrata: el primero gobierna escuchando a su pueblo, el segundo lo gobierna acallándolo. Por eso, es momento de devolverle la voz al pueblo.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Bomberos sofocaron el incendio.
Especial para La Prensa/Flor Bocharel

REOS Ministerio Público investiga incendio en la cárcel de David

CONTROVERSIA Varela defiende decisión de dar día libre tras clasificación de Panamá

Varela restó importancia a la demanda, pero sentenció que ‘si lo tengo que hacer de nuevo, lo volvería a hacer de nuevo’.
Especial para La Prensa/Flor Bocharel

EL SERVICIO PÚBLICO DE ELECTRICIDAD Las secuelas de los apagones en Panamá

Las secuelas de los apagones
LA PRENSA/Gabriel Rodríguez

POSIBLES PERJUICIOS AL PATRIMONIO DE LA UNIVERSIDAD DE PANAMÁ Contraloría: van $18 millones en lesiones

Terrenos alquilados.
LA PRENSA/Daniel González

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

18 Oct 2017

Primer premio

3 2 8 1

ABAD

Serie: 12 Folio: 5

2o premio

3063

3er premio

2981

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código