20 AÑOS DE VIVENCIAS

A tiro de piedra: Berna Calvit

Hoy celebro mi vigésimo aniversario de bodas con la columna de opinión, relación sin amagos de divorcio ni nubarrones de fastidio. Esta historia empezó en 1992 cuando mi amigo Warland de Janón leyó algunos de mis escritos e insistió en llevarlos a La Prensa. Desde joven me sentí atraída por las columnas de opinión –subgénero de la literatura, dicen algunos– frecuentado por magníficos periodistas y literatos nacionales y extranjeros. La brevedad, la inmediatez y la flexibilidad de los temas que permite la columna de opinión me resultaban atractivas. En Cartas de Julio Viernes (La Prensa 22/9/2000) el amigo poeta y columnista César Young Núñez, en el artículo “El privilegio de ser columnista” cita, de Paul Johnson, escritor y periodista inglés, que “Escribir una columna regular sobre cualquier tema que se nos ocurra es uno de los grandes privilegios de la vida”. Así lo siento desde que se publicó mi primer artículo, “Saber mover las maracas”, sobre la aparición de Rubén Blades en el ruedo político. Cuando empecé a escribir como afición no imaginé que algún día sería columnista. Hasta 2002 mis escritos se publicaron en varios diarios locales, entre ellos los desaparecidos El Universal y el semanario El Heraldo, que dirigía la escritora Beatriz Valdés. En 2002, Ricardo Alberto Arias, presidente de la junta directiva de La Prensa, me invitó a incorporarme como columnista del diario; en 2003, bajo la presidencia de Federico Humbert, hijo, estrené el espacio. No llevo cuenta de los cientos de artículos en mis archivos, ninguno de los cuales fue “tijereteado” o rechazado. En este andar, con algo de humor casi siempre, y a veces contrariada, opiné sobre políticos locales y extranjeros; y amores, celebraciones, tragedias, televisión, libros, sexo, educación, el lenguaje. Tantos temas que resulta imposible citarlos todos aquí. Solo me abstuve de opinar sobre religión y fe.

En 20 años tuve a mi disposición (solo para opinar) cinco presidentes de la República: Guillermo Endara, Ernesto Pérez B., Mireya Moscoso, Martín Torrijos; y Ricardo Martinelli, presidente actual del que espero hablar en pasado en 2014 si para entonces no he cantado el último cuplé. Una ojeada al archivo muestra que, hasta ahora, fueron Endara y Moscoso, y Martinelli pisándoles los talones, los “más sustanciosos” para la crónica salpicada con humor, ironía, sátira y mordacidad, parientes entre sí. Con don Guillermo, expresidente, departí en un almuerzo; cuando nos presentaron soltó una carcajada y me dijo: “Oye, deberías pagarme por haberte dado tanto material para escribir, me encanta leerte, tienes mucha chispa”. No sé si su esposa, Ana Mae, de quien me ocupé ocasionalmente, pensaba lo mismo, pero “le doy un poroto” a la pareja presidencial por aceptar las críticas con la elegancia del silencio. Desde que se convirtió en candidata, doña Mireya resultó veta inagotable; ignoró mis escritos con el mismo buen gusto que tiene para vestir. Lo mismo hizo Pérez Balladares; más cuidadoso en su manejo público, no me dio mucho margen para usar el tono que tan fácil resultaba con Endara y Moscoso; en una ocasión, cuando ya tenía el ex por delante nos encontramos y sostuvimos una grata conversación en la que le mencioné su fama de prepotente; se rió con ganas y me contó una graciosa anécdota sobre el calificativo. De Martín Torrijos, que me parecía árido, dije que estaba “salado”, que le hacía falta un sahumerio; durante su período hubo sucesos trágicos que no eran propicios para la vena humorística; se sumó a los presidentes que recibieron mis críticas con presidencial silencio. Martinelli, que repetidamente lastima mi callo ciudadano, fue el único de los que cito arriba, que me envió (antes de ser presidente) un e-mail (31/5/2004). Dijo: “No tengo el gusto de conocerla, pero siempre leo sus artículos, pues los encuentro muy interesantes y actualizados. Admiro su forma sencilla de transmitir un mensaje subliminal. Siempre a sus órdenes y la felicito. Atte Ricardo Martinelli”. ¿Seguirá sintiendo hoy esa misma admiración? Ojalá. En tres o cuatro ocasiones recibí respuesta escrita de lectores molestos por mis pareceres. Y que sepa, intentaron comunicarse conmigo vía telefónica el pastor Edwin Álvarez (Hosanna), coincidente con mi comentario sobre su exquisito gusto en el vestir, y el ruidoso diputado Chello Gálvez quien, para mi buena suerte y mala para él, tuvo que guardarse los deseos de decirme ¿con su estilo usual? las opiniones que yo le merecía.

En “Ensalada de temas” (La Prensa 15/5/2000) el querido Dr. Harry Castro me hizo el honor de comentar mi artículo “Tentaciones vencidas” (en tiempos de Moscoso), recordando que “alguien dijo que el humor rebaja el voltaje de las situaciones creadas por tanto presuntuoso que abunda por ahí”. “El columnista”, dice Johnson, “trabaja para mañana, esta semana, no para la posteridad. Además, lo más importante: No explotar nuestro poder de columnistas con fines personales”. Desde hace 20 años estoy, como dice Johnson sobre sí mismo, “a tiro de piedra de las trincheras del lector. Pongamos nuestro casco en una vara y agitémoslo, hagámosle saber que estamos allí. Usemos la columna para criticar a los notables, enderezar entuertos, atacar gobiernos y humillar a los arrogantes. Pero de vez en cuando señalemos que vivimos en un mundo infinitamente bello... los hechos alentadores... y las risas...”. Dejo a los lectores decidir si, hasta hoy, estuve cerca de cumplir como columnista.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Las secuelas de los apagones
LA PRENSA/Gabriel Rodríguez

EL SERVICIO PÚBLICO DE ELECTRICIDAD Las secuelas de los apagones en Panamá

CONTROVERSIA Varela defiende decisión de dar día libre tras clasificación de Panamá

Varela restó importancia a la demanda, pero sentenció que ‘si lo tengo que hacer de nuevo, lo volvería a hacer de nuevo’.
Especial para La Prensa/Flor Bocharel

INVESTIGACIÓN POR TIERRAS EN BOCAS DEL TORO Estado panameño se defiende de demanda millonaria

En riesgo se encuentra el tercer humedal de importancia internacional que tiene Panamá, tras la demanda millonaria que interpuso el político costarricense contra el Estado. Los indígenas reclaman posesión de las tierras.
Archivo

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

18 Oct 2017

Primer premio

3 2 8 1

ABAD

Serie: 12 Folio: 5

2o premio

3063

3er premio

2981

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código