CRISIS EN LA OEA

Las traiciones se pagan: Betty Brannan Jaén

PARÍS, Francia –La crisis panameña de los años 80 fue un fracaso vergonzoso para la Organización de Estados Americanos (OEA). “La OEA fue inerte, totalmente inerte, durante la crisis de Noriega”, me señaló Lawrence Chewning Fábrega en 1996, cuando era embajador de Panamá ante la OEA.

Es que la OEA era entonces –y todavía es, en buena medida– un club de mandatarios que se protegen mutuamente. “Cuando el presidente Delvalle destituyó a Noriega, y éste destituyó a Delvalle, Delvalle me nombró su embajador ante la OEA”, relató Chewning en 1996. “Yo vine con mis cartas de credenciales y la OEA tuvo que reunirse en Consejo Permanente para ver si me aceptaban como embajador de Panamá o si aceptaban a Roberto Leyton, quien debido al último cambio de gobierno, tenía que presentar cartas credenciales de Solís Palma. Las cartas de Solís Palma llegaron unos minutos después de las mías y el Consejo Permanente se basó en eso para decidir que, como las credenciales de Leyton eran más recientes, él sería el embajador acreditado”. No fue irrelevante que el presidente del Consejo Permanente en esos momentos era el embajador de Paraguay, que estaba bajo la dictadura del general Stroessner. Por ello, Chewning sostiene que “lo que sucedió no fue culpa de la OEA sino de los gobiernos de aquel entonces. Había dictadores todavía en el poder, y había muchos militares en el poder que eran socios de Noriega”.

El fracaso en Panamá tuvo consecuencias dentro de la OEA. Washington, sintiéndose derrotado, dispuso que había que hacer reformas y que había que fortalecer el liderazgo en el organismo. En 1991 se adoptó un “Compromiso de Santiago con la Democracia”, preámbulo a lo que hoy se conoce como la Carta Democrática.

Paralelamente, Washington decidió que las elecciones de 1994 para elegir un nuevo secretario general de la OEA eran el momento de tratar de fortalecer el liderazgo. Como escribí el domingo pasado, Costa Rica presentó como candidato a su excanciller Bernd Niehaus, cuya campaña sostenía que el cargo le correspondía a un centroamericano, porque todos los secretarios generales hasta entonces habían sido suramericanos. Pero Washington respaldó a César Gaviria, expresidente de Colombia, porque los norteamericanos consideraron que un expresidente le daría más prestigio al cargo y pensaron que Gaviria era más moderno y dinámico que Niehaus.

Una fuente impecable confirma que Panamá “traicionó vulgarmente” a Niehaus. Este asegura que el canciller Julio Linares (q.e.p.d.) personalmente le prometió el respaldo a Costa Rica e hizo público el compromiso. Agrega que Niehaus llegó en un momento a tener los votos necesarios, pero Washington comenzó a torcer brazos y Panamá fue uno de los que se cambió, pero lo hizo secretamente. (Los votos para secretario general son secretos, pero se abren y se cuentan en público).

Dice mi fuente: “Habría sido muy digno mantener la palabra empeñada por el canciller Linares [quien falleció antes de celebrarse la elección]. Qué vergüenza haber ido a la votación dándole a entender a Costa Rica que estábamos con ellos, cuando en realidad teníamos un pacto secreto con Colombia”.

Lógicamente, esas traiciones tienen su precio. Parte del castigo fue que cuando Chewning (para entonces decano de los embajadores ante la OEA) se candidateó en 2000 para el cargo de secretario adjunto de la OEA, fue derrotado. “El incumplimiento de compromisos se paga con creces en las esferas diplomáticas”, explica Rogelio Novey, panameño, quien independientemente (es decir, no por designación o respaldo del Gobierno panameño) ocupó varios puestos elevados en la OEA entre 1980 y 1990. Pero los diplomáticos panameños, olvidando cómo Panamá había traicionado a Niehaus para complacer a Washington, reaccionaron con furia a la derrota de Chewning por el norteamericano Luigi Einaudi. “Ya mejor que le cambien el nombre de OEA a OEU”, me dijo uno, con la misma amargura que Niehaus manifestó tras su derrota.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

15 Oct 2017

Primer premio

6 0 4 8

BDDC

Serie: 7 Folio: 8

2o premio

5559

3er premio

9849

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código