PROYECTOS EXPERIMENTALES

La vacuna contra el sida: Xavier Sáez-Llorens

Recientemente, los principales periódicos de Panamá anunciaron, en portada, que el mundo contaría con una vacuna contra el sida a corto plazo, concretamente en un año y medio. Hice una búsqueda inmediata de noticias afines en otras latitudes, pero ningún rotativo internacional de crédito hizo eco de tan fantástico acontecimiento científico. La razón es simple: el dato es falso. La prensa nacional es excesivamente amarillista y ni siquiera se toma la molestia de indagar con expertos (Dres. Sosa o Pascal del Instituto Gorgas, por ejemplo) antes de emitir imposturas de grueso calibre. Ofrecer espurias esperanzas a una humanidad angustiada por esta miserable, muchas veces letal, enfermedad de transmisión sexual es una actitud reprochable. Este tipo de supuestos se difunde, curiosamente, cada vez que se entrevista al Dr. Adán Ríos. El Dr. Ríos es un extraordinario ser humano y médico oncólogo, de admirable generosidad hacia el prójimo, con gran habilidad docente y filantrópica. Sus distinciones son merecidas. En el campo de la ciencia, sin embargo, nunca se debe vender humo antes de ordenar la leña que podría generar el fuego. El científico debe ser muy responsable en sus conjeturas porque, de fallar (un evento relativamente frecuente en estadíos iniciales de cualquier investigación), el daño a su propia imagen y a la sociedad puede llegar a ser irreparable.

La patente obtenida por el Dr. Ríos se relaciona a una metodología original para inactivar el virus del sida y no a una vacuna en desarrollo. Existe, en la actualidad, una lista de numerosas herramientas técnicas para elaborar vacunas contra distintos microbios patogénicos. Las vacunas inactivadas son apenas una sola muestra. Hay, además, diferentes formas de inactivación viral. La fórmula de Adán se basa en la irradiación ultravioleta de la transcriptasa inversa, enzima necesaria para la replicación del VIH. Se especula que la abolición de la infectividad, preservando la estructura antigénica completa del virus, podría inducir anticuerpos neutralizantes efectivos mediante la administración de una vacuna diseñada bajo esta premisa. Según el galeno panameño, su método evitaría la desnaturalización de componentes microbianos vitales para la generación de una inmunidad adecuada. Un gran inconveniente, empero, es que después de 30 años de pandemia, circula una inmensa variedad de cepas mutantes del virus que desafían la confección de una vacuna que pueda provocar protección universal a todos los individuos. Es más, no se descarta tampoco que, aún teniendo un producto polivalente que incluya una miríada de variantes virales, fundadoras o modificadas, el VIH encuentre la manera de mutar más y evadir la presión selectiva ejercida por la vacunación masiva.

Para hacer el panorama aún más complejo, tan pronto una entidad académica de prestigio o una empresa farmacéutica poderosa se logre entusiasmar por una prometedora metodología, la cual debe ser factible desde una perspectiva técnica y clínica, la vacuna a ensayar debe pasar por un riguroso escrutinio para evaluar su seguridad e inmunogenicidad, primero en modelos animales (primates en el caso del VIH, aunque con importantes limitaciones en estimaciones predictivas) y luego en tres fases clínicas en humanos. Estos experimentos requieren usualmente una inversión millonaria y toman regularmente un mínimo de 10 años adicionales en su culminación, asumiendo que no surjan eventos adversos significativos y que se demuestren razonables eficacias del compuesto biológico. Diversos grupos de investigadores han procurado, durante las últimas dos décadas, desarrollar y evaluar vacunas contra el VIH (ver: http://www.niaid.nih.gov/topics/HIVAIDS/Research/vaccines/Pages/history.aspx). Ningún intento, hasta la fecha, ha resultado exitoso tanto por razones de inocuidad como de eficiencia. Debido a que este virus ataca primero y emplea después al propio sistema inmunológico humano para su subsistencia, proliferación y difusión, la búsqueda de una vacuna preventiva contra el sida, confiable y escasamente riesgosa, se antoja laboriosa e intrincada.

En estos momentos, cualquier candidato vacunal representa tan solo un dardo dirigido a un blanco todavía muy móvil, de conformación inestable, con gran diversidad genética y con pocos trímeros funcionales en su superficie para inducir un aceptable nivel de anticuerpos protectores. De hecho, en el NIH (Instituto Nacional de Salud de Estados Unidos), se piensa que la mejor manera de incrementar la densidad antigénica de una vacuna, presumiblemente efectiva, sería a través del empleo de nanopartículas que mimeticen fragmentos virales con elevado valor inmunogénico (procedimiento similar al utilizado en las vacunas contra el papilomavirus). Como bien señalan los científicos Sheppard y Dorman (AIDS 2015; 29:125), hay múltiples formas de fallar cuando se investiga una vacuna. Entre estos factores se incluye el tipo de cepa viral, el patrón celular involucrado en la respuesta inmune, el método de producción y formulación del producto, la naturaleza del adyuvante, la dosis óptima que garantice un adecuado perfil de seguridad y efectividad, la ruta de administración, el número e intervalo de las dosis, la consistencia en manufactura entre cada lote y la disponibilidad de suficiente cantidad de inmunógenos para alcanzar un escalamiento industrial en su fabricación.

Debido a todas estas consideraciones, exhorto a los medios de comunicación a dejar el sensacionalismo pernicioso y a los profesionales nacionales a ser cautos cuando se vierten declaraciones sobre proyectos experimentales de potencial relieve mundial. No convirtamos al país en el hazmerreír de la ciencia internacional. Por favor. @xsaezll

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Traspasan acciones a una fundación EU suspende restricciones a los diarios La Estrella y El Siglo

Eduardo Quirós, presidente del grupo GESE, (centro) fue el encargado de hacer el anuncio al personal de los periódicos la Estrella de Panamá y El Siglo.
LA PRENSA/Luis García

EL SERVICIO PÚBLICO DE ELECTRICIDAD Las secuelas de los apagones en Panamá

Las secuelas de los apagones
LA PRENSA/Gabriel Rodríguez

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

22 Oct 2017

Primer premio

1 8 5 8

BDAC

Serie: 14 Folio: 15

2o premio

1668

3er premio

1396

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código