APRENDER PARA PODER ENSEÑAR

El valor de educar: Marisa Montesano de Talavera

La educación sigue siendo el gran desafío de los políticos panameños; y del mundo. Cómo se logrará que los ciudadanos de nuestro país, los más humildes, tengan las mismas oportunidades que los otros. Esa, es la más dura tarea a la que se enfrentan los políticos de hoy, pero ¿se ocupan de ella verdaderamente?

Lo más difícil –creo– es lograr que esas mismas oportunidades de educación lleguen a niños que van a clases sin alimentos en sus estómagos y que pasan así, solo con la galleta o crema que les dan en la escuela, hasta que logren comer una segunda vez en el día. Sí, aunque usted lo lea y no lo crea, en este país que construye un tercer juego de esclusas para el Canal por un valor de 5 mil millones de dólares, hay niños que se acuestan con una sola comida al día. ¿Cómo pueden las neuronas de esos infantes aprender igual que los otros si no se nutren adecuadamente? Que nos respondan los nutricionistas y los médicos. Ahora, nos debatimos por 500 millones para Colón, pero la incógnita es para los que están tras o en las montañas, ¿cuántos millones faltan?

La educación es la clave para que los pueblos salgan del subdesarrollo, pero ¿cómo conseguirla? ¡Qué difícil respuesta! Lo más curioso es que los que tuvieron la oportunidad de demostrarnos que se podía, no avanzaron. Y, los anteriores a estos, tampoco. Todos ellos hablan de hacer, pero ¿qué fue lo que hicieron en su momento? Y, actualmente, ¿estamos siendo honestos al decir que vamos bien?

Es un gran reto para nuestro sistema educativo poder responder a la creciente demanda de los educadores, con innovadoras formas de actualización profesional y laboral. Es necesario construir un nuevo concepto en torno a la formación permanente, y novedosas maneras de lograr eso que llaman “capacitación”. Sin embargo, nuestro país ha logrado demostrar con un modelo para la enseñanza de la ciencia, que existe una forma de hacerlo en forma apropiada, pertinente y efectiva. ¿Por qué no utilizarlo? Curiosamente, nuestro vecino Costa Rica copia y perfecciona nuestro modelo para mejorar a sus docentes; otros países de la región piden permisos para seguir este modelo panameño de Hagamos Ciencia, y nosotros lo desintegramos gradualmente. ¿Por qué? Realmente, no lo entiendo.

Es imperioso que las formas de enseñar a los maestros y profesores superen los anacrónicos esquemas mentales que se manifiestan en las viejas prácticas educativas. Es necesario respetar el multiculturalismo, que intenta fortalecer el pensamiento sistémico y reflexivo y que impulsa la comprensión y la transferencia crítica de los conocimientos a la acción. Desde los centros de formación de maestros, de media y universitarios, hay que actualizarse y complementar los aspectos de la formación docente.

Quien enseña tiene que entender el mundo de la ciencia, de las matemáticas, de la filosofía, de la dialéctica y de las artes, entre otros. Debe dominar su lengua y poder comunicarse en una segunda lengua con cierta fluidez y está obligado a ser usuario de los nuevos lenguajes de la comunicación (las TIC). No se puede enseñar lo que no se comprende.

Nuestro país necesita ciudadanos científicamente alfabetizados, ¿por qué? Solo leamos las noticias que salen en este o cualquier diario nacional: inundaciones, basura, uso inadecuado de los recursos, aumento de la delincuencia... qué podríamos aprender del lugar donde vivimos: este país que forma parte de los trópicos que pueblan la Tierra. Aquí, en medio del bosque tropical, donde las condiciones ambientales son óptimas para la mayor biodiversidad deberíamos aprender cuáles son los límites para el desarrollo de la vida en estos lugares donde todo es, teóricamente, favorable para que los seres vivos alcancen al máximo sus capacidades de ocupación y de supervivencia en el tiempo. Aquí, deberíamos aprender lo que significa perder el equilibrio con el entorno y que el ser humano debe aprender a convivir con él; no vencerlo. Esto solo puede entenderse, con un aprendizaje apropiado de las ciencias para formar un ciudadano consciente y reflexivo, respetuoso de las normas y formas de convivencia en el medio y, con quienes vivimos en este planeta.

Adoptemos nuestros propios y exitosos modelos de aprender a aprender para poder enseñar a enseñar. Ampliemos su cobertura, no la limitemos.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

carretera entre Santa Fe y Calovébora ‘La conquista del Atlántico’

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

10 Dic 2017

Primer premio

1 7 9 9

CAAB

Serie: 10 Folio: 14

2o premio

6088

3er premio

4097

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código