Exclusivo: El primer capítulo de 'Origen', última novela de Dan Brown, este domingo en la edición impresa de La Prensa.

PRÁCTICAS FRAUDULENTAS

Para vivir del cuento: Berna Calvit

Hay una sección de los diarios que paso por alto. Pero una conversación sobre la estafa de un “brujo” a una persona cuya pareja le buscó reemplazo, me llevó a la sección de clasificados para ponerme al día en el negocio de los farsantes que prometen hacer que el amor ingrato “regrese arrepentido, dominado y enamorado locamente de cuerpo, alma y corazón”; darle los números ganadores de la lotería; romper hechizos malignos; sanar enfermedades; desenterrar “guacas”; desterrar vecinos indeseables; hacer daño al malquerido y, la gran sorpresa: que hasta para el ganado y las fincas ofrecen resguardos. Y para no quedarse atrás, con internet han ampliado internacionalmente su radio de acción y ofrecen “ciberbrujería”. Pasando por alto la pésima ortografía (echizos, esperto, cexo, hatar, amanzar, hechizera, etc.) de estos curadores de almas angustiadas y bolsillos maltrechos, me arriesgo con este escrito a la ira de los que dicen conocer los arcanos del tarot y tuercen destinos con uña de gato negro o con el secreto de la culebra cascabel, “bisté de dos vueltas” para bien del cliente o para “volverle la vida de cuadritos al otro”.

A juzgar por las ofertas en diarios locales e internet, pareciera que hay buen mercado para la superchería que aduce resolver penas (de amor las más frecuentes). Desgraciadamente, hay quienes creen ciegamente en los rocambolescos farsantes en el oficio del timo con naipes, caracoles, huevos, visiones extrasensoriales, la bola mágica, etc. La ignorancia y los desajustes emocionales propician la proliferación de esta actividad que, en algunos casos, crea dependencia muy conveniente para el brujo cuyo fin superior es el dinero; y según la capacidad económica del cliente más complican y alargan “la limpia”. Este tema, si se considerara a fondo, requeriría cubrir aspectos de salud física y mental, religión, medicina alternativa, antropología, sociología, etc. Cuando éramos niños allá en el Antón de inmensos llanos que hoy ya no lo parecen, cuando los truenos y los relámpagos nos asustaban, con mamá repetíamos la oración para la ocasión: “Santa Bárbara bendita, Santa Bárbara doncella, líbranos del mal y las centellas”; la oración nos tranquilizaba porque teníamos fe en su poder. Hay quienes depositan su deseo de buena suerte en amuletos como la pata de conejo, el trébol de cuatro hojas, la herradura detrás de la puerta o en la figura del elefante con la trompa levantada; y que para ahuyentar el mal funciona el diente de ajo en la cartera; para la casa libre de males, un trozo de cuarzo, trapear con “cangarú”, el sahumerio con incienso los viernes, o dejar un par de limones en algún rincón de la casa, etc. Estas son supersticiones comunes muy arraigadas que considero inofensivas. Pero hay otras que son peligrosas, como por ejemplo, creer en “la maldición de la higuera” (leída en internet) que funciona así: si al salir de casa siente una especie de escalofrío, no es dengue, infección intestinal o trancazo. ¡Es que acaba de recibir un daño enviado a través de una higuera! Este daño puede causar alguna enfermedad terminal, venérea, dolor, separación de la pareja, robos, accidentes, pérdida de dinero, etc. ¿Cómo se detecta la maldición? Dice el brujo que con barritas de azufre sobre los párpados, bajo las axilas y en la parte baja sobre la matriz; si hacen ruido (no dice si el ruido lo hacen las barritas o el lugar del cuerpo donde se colocan) es porque alguien lo trabajó con la maldita higuera. Si le cree al brujo, el dengue, cáncer, la pulmonía o la terrible bacteria E. coli lo seguirán enfermando porque no se curan con barritas de azufre. Esos son los peligros de caer en manos de estos farsantes. Es infamia que aprovechándose de la desesperación, la ignorancia, o la debilidad para enfrentar situaciones adversas o enfermedades, los brujeros exploten económicamente con potingues preparados con aceites y esencias que se consiguen en cualquier “chinito” de Salsipuedes o en algunas farmacias; y entre nubes de incienso y palabras inventadas los “sanadores”, llenos de plumas, diademas, collares de caracoles y rodeados de velas, estrellas, santos o figuras extrañas, crean la atmósfera para invocar los poderes de “lo oculto y del más allá”. Y así viven del cuento.

La proliferación de brujos con abierta y abundante publicidad indica que andan por la libre pese a que son actividades ilícitas (¿o tienen licencia de brujeros?) que deberían perseguir la ley, especialmente el Ministerio de Salud, porque lucran “curando” enfermedades como cáncer, tuberculosis, sífilis, psoriasis, etc. La corrupción tiene muchos rostros y estos farsantes solo pueden operar tan abiertamente si cuentan con la complicidad de algunos funcionarios; por años, y hasta ahora, las autoridades no han prestado atención a estas prácticas. El que trabaja sus afanes con esfuerzos honestos para ganar en amor, dinero, salud, negocios y amistades, no necesita brujerías. La superchería solo funciona para los que creen en ella. No creer en los farsantes del ocultismo es el escudo protector. En este safari por el oscuro mundo de lo arcano, leí esta cita de Voltaire, el filósofo y escritor francés: “El supersticioso es al bribón lo que el esclavo al tirano”.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Bomberos sofocaron el incendio.
Especial para La Prensa/Flor Bocharel

REOS Ministerio Público investiga incendio en la cárcel de David

CONTROVERSIA Varela defiende decisión de dar día libre tras clasificación de Panamá

Varela restó importancia a la demanda, pero sentenció que ‘si lo tengo que hacer de nuevo, lo volvería a hacer de nuevo’.
Especial para La Prensa/Flor Bocharel

EL SERVICIO PÚBLICO DE ELECTRICIDAD Las secuelas de los apagones en Panamá

Las secuelas de los apagones
LA PRENSA/Gabriel Rodríguez

POSIBLES PERJUICIOS AL PATRIMONIO DE LA UNIVERSIDAD DE PANAMÁ Contraloría: van $18 millones en lesiones

Terrenos alquilados.
LA PRENSA/Daniel González

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

22 Oct 2017

Primer premio

1 8 5 8

BDAC

Serie: 14 Folio: 15

2o premio

1668

3er premio

1396

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código