DESAFÍOS SOCIALES

La vocación cívica del panameño: Luis H. Moreno Jr.

La vocación cívica del panameño, de la que se ha dudado en algunas ocasiones y relativas circunstancias, se ha comprobado una vez más, con creciente relevancia. En 1989, en 1951, y en otras manifestaciones recientes y lejanas, su dignidad se hizo patente en la calle, al más alto sacrificio de la sangre.

Esa vocación, como creencia que se nutre y fortalece en la reflexión, en el apoyo comunal, en la solidaridad colectiva, parece afianzarse en la conciencia nacional con aparentes ribetes de permanencia. Y esto debe ser motivo de enorme regocijo y de innegable orgullo para todos. Es el camino que muchos, como la Fundación Panameña de Ética y Civismo, venimos constante y arduamente señalando a todos los niveles en diferentes sectores de la sociedad, el del respeto, la honestidad, la integridad, como la más rica fuente de armonía y de equidad.

Cuando los intereses ajenos tratan de orientar hacia sus credos o su conveniencia, de lo que se trata, recomienda el papa Francisco, es escuchar la firme voz de la conciencia. Es el compromiso que aceptó la juventud, que, además de cumplir por primera vez con el sagrado deber y derecho del sufragio, en número significativo, sirvió de respaldo, de promoción y de apoyo al propio ejercicio electoral, con consideración, con satisfacción personal y colectivo, con celo y hasta alegría.

A esos es que hay que atender, estimular, respetar, ofrecer oportunidades. Sus debates a diferentes niveles estudiantiles, en más planteles de los que se conocen, porque el reconocimiento a través de los medios públicos es normalmente faena difícil si no hay nada que venda la noticia; sus reuniones político didácticas y de afiliación partidista, su desenvoltura frente a temas que es preciso ventilar públicamente son elementos que deben estimularse con el objetivo de hacer ese encuentro personal y colectivo de superación, un hábito, como el que estamos en condiciones de desarrollar, tras las muestras tan fehacientes de conciencia ciudadana como uno de los más altos índices de asistencia a las urnas, sin incidentes indebidos que incidan en el ambiente de fiesta democrática que vivimos.

Es cierto, hay que superar la virulencia de la campaña electoral, que no ha sido ni la primera ni la peor, pero que deja enconos y resquemores, a veces muy difíciles de superar, y que, a flor de desquite y de compensación o desagravio, se repiten con saña y con habilidad cada vez que surja la posibilidad. He insistido siempre, y así me permití advertir, que pactos o acuerdos de cualquier naturaleza sin sanción específica no llenan su propósito.

La vocación cívica del panameño debe superar el esencial acto del escogimiento de los administradores de la cosa pública. Garantizada la legitimidad de selección tan importante para la conducción del complejo mecanismo oficial, el electorado tiene la obligación de la vigilancia respetuosa pero efectiva, y los elegidos la de la transparencia en sus acciones y la rendición de cuentas del cumplimiento cabal de sus deberes.

Aquí aparece como factor esencial en esa conjugación que es el manejo correcto de la política como mecanismo para alcanzar el poder que debe servir a la sociedad que lo escoge. Pero falta el indispensable factor del valor cívico para analizar objetivamente, para denunciar con la verdad y sin intenciones aviesas, lo que no corresponde a la debida actuación del probo funcionario público, sin que estos principios puedan y deban exigirse en igual forma a empresarios políticos o particulares que forman usualmente parte de la viva mancuerna de la corrupción, o de la ineficiencia dolosa.

Toda transición gubernamental debe encarar retos y ajustes que equivalen a políticas características de cada grupo, ideología o visión. En artículos recientes he destacado como de cuidado el manejo, no solo de la estadística, sino de la deuda pública, frente a un mundo en constante evolución y a una economía en gran parte dependiente de la actividad internacional; además del evidente deterioro de la producción agropecuaria, con sus preocupantes efectos en la disponibilidad y costo de los alimentos para una población con una economía desigual y un alto índice de pobreza. Y el aparente inmanejable reto de la educación o de los educadores, con un crecimiento que demanda capacidad profesional.

Todo esto debe ser parte de una conciencia cívica vigilante de que los políticos escogidos para encarar, adecuadamente, estos desafíos, cumplan con el efectivo encargo que se tramita en las elecciones y que debe ser parte de la raíz misma de un proceso democrático, que asegure el bienestar y la armonía para toda la nación.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Los resultados de los laboratorios de sustancias controladas reflejaron que los 221 paquetes estaban compuestos de 259.14 kilos de cocaína.
Cortesía/Ministerio Público

TRÁFICO INTERNACIONAL DE DROGAS Detención provisional para extranjeros tras el decomiso de cocaína

INVESTIGACIÓN POR TIERRAS EN BOCAS DEL TORO Estado panameño se defiende de demanda millonaria

En riesgo se encuentra el tercer humedal de importancia internacional que tiene Panamá, tras la demanda millonaria que interpuso el político costarricense contra el Estado. Los indígenas reclaman posesión de las tierras.
Archivo

PROCESO Comienzan los trámites para lograr la canonización de la panameña Ana Moreno

Anita Moreno nació en Macaracas y falleció en La Villa de Los Santos el 11 de noviembre de 1977.
Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

18 Oct 2017

Primer premio

3 2 8 1

ABAD

Serie: 12 Folio: 5

2o premio

3063

3er premio

2981

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código