DELINCUENCIA. MULAS QUE ARRIESGAN LA VIDA POR EL NARCOTRÁFICO

Ambición y necesidad

La amenaza y la coacción también son algunas de las formas de reclutamiento para que la gente lleve drogas dentro de su organismo.

Temas:

Las mulas transportan comprimidos con cocaína cuyo peso puede llegar hasta un kilo. Las mulas transportan comprimidos con cocaína cuyo peso puede llegar hasta un kilo.
Las mulas transportan comprimidos con cocaína cuyo peso puede llegar hasta un kilo.

¿Qué lleva a una persona a transportar al menos medio kilo de cocaína o heroína en el estómago durante 24 y hasta 36 horas?

A juicio del psiquiatra Alejandro Pérez, del Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses (Imelcf), las mulas –como se les dice en la jerga de narcos y policías– suelen estar impulsadas por la ambición, la necesidad, la amenaza o la coacción.

Según Pérez, quienes deciden entrar en este mundo casi siempre son personas que viven en pobreza extrema o poseen un desenfrenado deseo de tener dinero; tan grande, que los lleva a poner en riesgo sus vidas.

Pérez detalló que una vez que estas personas caen en manos de los narcocarteles se someten a un estrés intenso, que, a veces, los delata frente al ojo entrenado de los agentes antidrogas que operan en aeropuertos y otros puertos de entrada y salida de los países, incluyendo a Panamá.

A MANOS DEL CARTEL

Pero aunque muchos caen, los carteles del narcotráfico constituyen células cuya función exclusiva es reclutar nuevas mulas, indicó el exfiscal de Drogas Rosendo Miranda.

“Primero [los carteles] establecen un proceso de acercamiento, en el que vigilan [al posible recluta] y detectan sus necesidades: si es pobre, si no tiene trabajo, si él o alguien de su familia padece una enfermedad terminal y si estaría dispuesto a hacer cualquier sacrificio”, explicó Miranda al referirse al reclutamiento de las potenciales mulas.

Luego, una vez que la persona acepta el ofrecimiento de dinero a cambio de llevar la carga, se pasa a la fase de entrenamiento y de sometimiento al control del cartel.

Según Miranda, en este punto ya no hay vuelta atrás, la mula está obligada a cumplir con su tarea, ya que su familia estará amenazada de muerte hasta que cumpla o sea detenido.

Como ocurrió a los hermanos David y Sergio Ruiz Murayari, de Iquitos, Perú, quienes fueron detenidos en 2013 en el aeropuerto de Tocumen con droga en el estómago y condenados a cinco años de prisión por tráfico internacional de drogas.

Dedicados a la agricultura de subsistencia, estos jóvenes fueron reclutados en su residencia, ubicada en una pequeña comunidad a las afueras de Iquitos.

Les propusieron tragar comprimidos con drogas y llevarlos fuera del país, pero en principio se negaron. Sin embargo, los reclutadores les advirtieron que conocían a sus familiares y que estos podían correr peligro si no aceptaban el trabajo.

En una segunda “entrevista”, los miembros del cartel les dijeron que los matarían a ellos y a sus familiares, y frente a esa situación optaron por aceptar la propuesta.

Arribaron al Aeropuerto Internacional de Tocumen el 16 de octubre de 2013 procedentes del Perú y de inmediato fueron detenidos por agentes antinarcóticos de la policía.

MODUS OPERANDI

Según el exfiscal Miranda, ante las operaciones de la Policía Nacional los carteles de la droga varían su forma de operar.

En algunos casos, detalló, seleccionan a personas de países que tradicionalmente no están ligados al narcotráfico y los hacen pasar como turistas que llegan al país para disfrutar por unos días.

Una vez en Panamá, las mulas son contactadas por otros miembros de la organización criminal, que los llevan a una “casa de seguridad” en donde entregan la droga y regresan a su país con 2 mil o 3 mil dólares como pago.

Luego, otra mula con visa para entrar en Estados Unidos vuelve a tragar los comprimidos y sale con destino hacia ese país, luego de haber estado en Panamá como un turista más.

RIESGO DE MUERTE

Se trata de una actividad de mucho riesgo, ya que si uno de los comprimidos se rompe la persona morirá en pocas horas a causa de la alta concentración de droga, precisó el director del Imelcf, Humberto Mas.

Mas planteó que las mulas solo pueden mantener los comprimidos dentro del estómago durante un máximo de 36 horas, ya que los jugos gástricos debilitan el látex que los envuelve y la droga pasa al cuerpo.

Contó que una de las formas más comunes de descubrirlos es invitarles a ingerir algún tipo de alimento, lo cual no pueden hacer mientras tengan la droga en sus organismos.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

PROCESO Comienzan los trámites para lograr la canonización de la panameña Ana Moreno

Anita Moreno nació en Macaracas y falleció en La Villa de Los Santos el 11 de noviembre de 1977.
Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

15 Oct 2017

Primer premio

6 0 4 8

BDDC

Serie: 7 Folio: 8

2o premio

5559

3er premio

9849

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código