ACTIVIDAD COMERCIAL EN LA CAPITAL

Chivas parranderas, sin control

La nueva modalidad de diversión se ha convertido en un problema para las autoridades, al punto que planean establecer nuevas regulaciones.

El negocio de las populares chivas parranderas en la ciudad capital se está saliendo de control.

Así lo reconocen autoridades y empresarios, luego que en menos de un año se reportaran tres casos de menores de edad libando en estos vehículos. El más reciente fue detectado hace 15 días por agentes de la Policía Nacional.

Estos hechos han provocado que la Alcaldía de Panamá plantee la necesidad de crear un reglamento para esta actividad comercial, ya que las normas no están del todo claras.

La alcaldesa del distrito capital, Roxana Méndez, afirmó que “pronto entrará a regir un decreto para reglamentar las operaciones de estos comercios”.

En estos momentos, el Municipio de Panamá evalúa los aspectos técnicos y legales que tienen relación con el tema, para emitir la normativa.

La idea es establecer una ruta para las chivas parraderas, de manera que no perjudiquen a los moradores de las zonas residenciales, y controlar el volumen de los equipos de sonido que utilizan.

Al igual que Méndez, Jazmine Panay, pionera de este negocio en Panamá, cree que urgen cambios porque las chivas parranderas se están convirtiendo en “cantinas ambulantes”.

Ella empezó en diciembre de 1994 y trajo la idea de Cartagena, Colombia. Su intención era vender un concepto turístico a través de estos vehículos.

“A medida que pasaron los años el negocio se fue degenerando, como yo se lo había advertido a la entonces Autoridad de Turismo de Panamá (ATP)”, expresó Panay, quien hace varios años abandonó la actividad.

En 2007 envió varias notas a la ATP para que emitiera un reglamento que estableciera varios aspectos, como: estructura de los autobuses, rutas, medidas de seguridad y horarios.

A pesar de que hubo reuniones con directivos de la Autoridad del Tránsito y Transporte Terrestre, de la Policía Nacional, de la ATP, del Municipio de Panamá y otras instituciones, no se avanzó mucho.

En las misivas remitidas por la empresaria se criticaba a la Alcaldía por regular la actividad, exigiendo una licencia de venta de licor, cuando lo que se ofertaba era una gira turística.

“Al solicitar esa licencia lo que se hizo fue institucionalizar las discotecas ambulantes, que nada tienen que ver con giras de turismo”, acotó.

En la ATTT destacan que solo verifican las condiciones de los autobuses.

El subdirector de esa entidad, Roberto Moreno, detalló que se encargan de fiscalizar si el autobús está en buen estado y si cuenta con la póliza de seguro al día.

De acuerdo con Moreno, en el país hay registradas más de 40 chivas parranderas.

Entre los requisitos que solicita la ATTT están: extintores, puertas de emergencia y que el conductor cuente con una licencia tipo profesional.

No obstante, ante la creciente demanda de permisos de operación para este tipo de transporte, la ATTT impulsa nuevas regulaciones.

Por ello, desde febrero realizan estudios para un nuevo reglamento, que giraría en torno a contar con un registro dentro de la institución, que sea renovado anualmente.

En lo que respecta a los accidentes manifiestan que los autobuses son seguros, ya que transitan a 30 kilómetros por hora.

Por su parte, David González, propietario de varias chivas parranderas, reconoció que se necesitan nuevas reglas.

Sin embargo, aunque espera que se hagan cambios, guarda la esperanza de que no se perjudique el negocio.

González aseguró que como no hay reglamentación deben pedir un permiso de en la ATTT, un aviso de operación del Ministerio de Comercio e Industrias, una licencia de venta de licores en la Alcaldía. Además, los carnés de salud para el personal, y una nota del Cuerpo de Bomberos.

En cuanto a las fiestas para adolescentes, sostuvo que en esos casos solo se hace “open soda”, y que cuando son celebraciones de adultos, en su negocio siempre se pide la cédula.

“El seguro por pasajero también se debe reglamentar, ya que algunos negocios no cumplen con este requisito”, denunció el empresario, que dijo estar dispuesto a reunirse con autoridades del Municipio de Panamá para ordenar la actividad.

La sociedad civil también tiene su opinión. Fernando Díaz, coordinador de la Alianza pro Ciudad, manifestó que el primer filtro para evitar que los menores de edad consuman licor en las chivas parranderas, son los padres.

“Estamos de acuerdo en que el Municipio debe establecer nuevas rutas, nivelar el sonido y otros aspectos, ya que esos vehículos pasan por el Hospital del Niño y el Santo Tomás. Pero los padres también deben jugar su papel en este tema”, destacó.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

PROCESO Comienzan los trámites para lograr la canonización de la panameña Ana Moreno

Anita Moreno nació en Macaracas y falleció en La Villa de Los Santos el 11 de noviembre de 1977.
Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

15 Oct 2017

Primer premio

6 0 4 8

BDDC

Serie: 7 Folio: 8

2o premio

5559

3er premio

9849

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código