AUDIENCIA CON EL PAPA

Critican visita del presidente Ricardo Martinelli a Italia

Diario italiano cuestionó la visita del mandatario: ´Es una visita de familia que excluye las viejas amistades de Martinelli: Valter Lavítola y Silvio Berlusconi´.
Martinelli fue acompañado de la expresidenta Mireya Moscoso, de los embajadores de Panamá en el Vaticano y Roma, Delia Cárdenas y Guido Martinelli Jr., y de su secretario privado, Adolfo ‘Chichi’ De Obarrio, entre otros. AP/Tiziana Fabi. Martinelli fue acompañado de la expresidenta Mireya Moscoso, de los embajadores de Panamá en el Vaticano y Roma, Delia Cárdenas y Guido Martinelli Jr., y de su secretario privado, Adolfo ‘Chichi’ De Obarrio, entre otros. AP/Tiziana Fabi.
Martinelli fue acompañado de la expresidenta Mireya Moscoso, de los embajadores de Panamá en el Vaticano y Roma, Delia Cárdenas y Guido Martinelli Jr., y de su secretario privado, Adolfo ‘Chichi’ De Obarrio, entre otros. AP/Tiziana Fabi.

En el Vaticano, la visita del presidente, Ricardo Martinelli, al papa Francisco no ha sido objeto de gran eco.

El informativo de Radio Vaticano de las 12:00 del mediodía, unas horas después del encuentro, no incluyó en su boletín la visita oficial del Presidente panameño.

En la página web del Vatican Information Service solo aparece una escueta nota de prensa en la que se cuenta que Martinelli fue recibido en audiencia privada por el Pontífice en la Biblioteca privada del palacio apostólico.

También informó que Martinelli después se encontró con el arzobispo Dominique Mamberti, secretario para las relaciones con los Estados.

La nota explica brevemente que durante el encuentro hablaron de la situación actual de Panamá y de la larga tradición cristiana de este país.

VISITA POLÉMICA

Sin embargo, quienes sí han reseñado el encuentro han sido algunos periodistas italianos. La visita oficial del presidente panameño Martinelli al papa Francisco ha levantado bastante revuelo en la prensa de Italia.

La polémica está servida. Il Fatto Quotidiano llevó en su edición impresa de ayer un artículo en el que no pasa inadvertido el caso de corrupción internacional en el que estaría implicado Valter Lavítola –el delincuente y viejo amigo de Martinelli que hasta presumió ante la magistratura italiana de usar su yate privado, algo que negó a principios de mes Martinelli en la televisión nacional– por el supuesto soborno de 23.4 millones de dólares que el conglomerado Finmeccanica habría prometido al Presidente de Panamá, a través del italiano Valter Lavítola, a cambio de concesiones para negocios.

“Es una visita de familia que excluye las viejas amistades de Martinelli: Valter Lavítola y Silvio Berlusconi”, continúa el rotativo italiano, haciendo una clara referencia a la entrevista del periodista Joan Solés, que publicó este diario y que levantó ampollas a uno y otro lado del Atlántico, al desvelar que un testigo afirmó que el Presidente panameño habría estado en la casa donde Valter Lavítola permanecía en arresto domiciliario.

Como se recordará, Lavítola fue trasladado de su casa a una cárcel en Roma este mismo mes, luego de haber violado los términos de su arresto domiciliario.

CRÍTICAS A MARTINELLI

El periódico italiano tiene buena memoria. Recuerda que la Fiscalía de Nápoles trabaja de manera ardua en una compleja y enmarañada investigación que tiene por objeto esclarecer los sucios negocios millonarios entre varias empresas italianas y el Gobierno de Panamá.

Claro que “Martinelli puede presentarse tranquilo ante el papa Francisco porque no tiene, en este momento, ni condenas ni imputaciones ante la justicia italiana”, subraya el periódico ( ver facsímil).

Al mismo tiempo, desluce tanto al Gobierno panameño como a la Nunciatura en Panamá al resaltar que la nueva sede de la que dispondrá la Embajada del Vaticano en Panamá, tiene un costo total de 8.97 millones de dólares, un gasto sufragado totalmente por el gobierno de Martinelli.

Esto contrasta con el principal objetivo del actual Papa, la sensibilidad hacia los más desfavorecidos y la austeridad de la Iglesia. Incluso contrasta con las propias palabras de Martinelli al Pontífice, al que dijo desea acabar con la pobreza en Panamá ( ver nota relacionada).

INMUNIDAD DIPLOMÁTICA

Lo que no dice el periódico italiano es que, según recoge el protocolo de los Pactos Lateranenses, firmados entre el Estado italiano y la Santa Sede en 1929, cualquier presidente que viaje al Vaticano goza de inmunidad diplomática.

Un caso escandaloso de esta protección fue en 2011, cuando el Vaticano invitó a Robert Mugabe a la beatificación de Juan Pablo II.

El sanguinario dictador africano –a quien la Unión Europea considera persona non grata y le prohíbe ingresar al territorio comunitario– llegó a Roma y el Estado italiano se vio obligado a proporcionarle escolta policial.

FALTA DE TRANSPARENCIA

Pero la nota más discordante de este viaje ha sido la falta de transparencia.

Debido a la escasa información sobre la agenda de Martinelli en Roma, este medio no ha podido saber si la familia Martinelli acudió al encuentro de familias organizado por el Vaticano después de la reunión con el Papa, o algo tan sencillo como la fecha y hora de regreso del avión presidencial a Panamá.

En el pasado, la Presidencia de la República ha manejado con total opacidad varios de los viajes del mandatario, incluyendo otro hecho por Martinelli a Italia, a la isla de Cerdeña, en agosto de 2011, que pagó su amigo Valter Lavítola.

INTERCAMBIO DE OBSEQUIOS EN EL VATICANO

En su audiencia privada con el papa Francisco, el presidente, Ricardo Martinelli, dijo al Pontífice que quiere “acabar con la pobreza” en Panamá.

El Papa argentino recibió a la delegación –de 13 personas, entre ellas, la expresidenta Mireya Moscoso– en la sala del Tronetto, donde Martinelli le preguntó: “Santo padre, ¿cómo va en esta tarea?”, a lo que el Papa ha sonreído.

Después se trasladaron a la biblioteca. Ahí mantuvieron un coloquio frente a frente que duró 26 minutos.

El Presidente también le preguntó a Francisco cómo iba su equipo –el San Lorenzo– a lo que respondió el Pontífice un poco desconsolado: “Ayer perdimos”.

Luego de la conversación se llevó a cabo el intercambio de regalos para, a continuación, hacerse las fotos de rigor.

Martinelli regaló a Francisco un cuadro en bajorrelieve dorado y le explicó que es “la reproducción de los paganos del río, realizada por los indígenas”.

El papa Bergoglio entregó al Presidente un mosaico con la imagen de la antigua plaza de san Pedro, un proyecto que, según relató el Papa, “nunca llegó a realizarse”.

Además, Francisco dio a Martinelli la medalla de su pontificado, con la errata de emisión, en la que en lugar de estar inscrita la palabra “Iesu” está “Lesu”, y rosarios para las mujeres del séquito, y al propio Presidente una copia del documento de la Asamblea de Aparecida de obispos Latinoamericanos de 2007.

En referencia a este último documento, el Papa bromeó al decir a Martinelli que no era necesario que lo leyera entero, porque se le haría pesado: “lea las partes que más interesan”.

A ello, Martinelli respondió “yo verdaderamente quiero reducir la pobreza en Panamá”.

Posteriormente se reunió con el ministro de Relaciones Exteriores de la Santa Sede, arzobispo Dominique Mamberti.

Antes del encuentro con el Papa, la delegación panameña asistió a una ceremonia en los jardines vaticanos presidida por el presidente del Governatorato, Giuseppe Bertello, quien bendijo una imagen de la Virgen Santa María la Antigua.

La imagen fue donada por Martinelli y su familia, en nombre del pueblo panameño, con motivo del quinto centenario de la primera diócesis fundada en tierra firme en el continente americano en 1510, en Darién, Panamá.

La estatua de Santa María la Antigua fue ubicada en los jardines del Vaticano, muy cerca de la zona de la gruta de Lourdes.

Se trata de la segunda visita oficial que hace el presidente Martinelli a la Santa Sede, después de que en septiembre de 2009 fuera recibido por Benedicto XVI en Castelgandolfo.

El día en que fue elegido el papa Bergoglio, Martinelli declaró estar complacido con el hecho que el nuevo Pontífice fuera latinoamericano.

En los días de la toma de posesión de Francisco, el presidente, Ricardo Martinelli, dijo esperar que el nuevo jerarca católico combatiese “la demagogia y el populismo” en la región.

EFE

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

15 Oct 2017

Primer premio

6 0 4 8

BDDC

Serie: 7 Folio: 8

2o premio

5559

3er premio

9849

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código