Ecologistas asesinados

Temas:

Berta Cáceres fue galardonada en 2015 con el premio Goldman para defensores del ambiente. Eso de nada valió, fue asesinada el pasado 3 de marzo. Berta Cáceres fue galardonada en 2015 con el premio Goldman para defensores del ambiente. Eso de nada valió, fue asesinada el pasado 3 de marzo.
Berta Cáceres fue galardonada en 2015 con el premio Goldman para defensores del ambiente. Eso de nada valió, fue asesinada el pasado 3 de marzo.

Jairo Mora era amigo de todo el mundo. Todos lo querían. Era el guardián indiscutible de las tortugas que desovan en el litoral atlántico costarricense, específicamente en la región de Limón.

Joven de origen humilde, se había interesado temprano por la biología. Colaboraba con una organización no gubernamental internacional en el cuidado de las tortugas baula que suelen desovar en las playas en esa zona de Costa Rica.

Aunque buena parte de esas costas la constituyen áreas protegidas y las tortugas gozan del amparo oficial, especialmente sus huevos, que son los que garantizan su supervivencia y continuidad, la especie es víctima de la caza furtiva y sus huevos, objeto de comercialización ilegal.

En 2013, Mora había tenido ya desagradables encuentros con los cazadores y comercializadores de huevos ilegales. Lo habían amenazado. Mora fue ante las autoridades a denunciar la situación. Poco se hizo entonces por proteger a las tortugas y a él.

En mayo de ese año, mientras acompañaba a un grupo de ecologistas extranjeras a un recorrido por las zonas de desove, el grupo fue secuestrado. A las jóvenes las amordazaron. Esta vez ya no hubo más amenazas para Jairo. Su cuerpo apareció en la playa, víctima de una violencia impensada contra un ser pacífico y amable como lo describen quienes le conocieron. Tenía 26 años.

La muerte de Mora puso de relieve una realidad: la vulnerabilidad de los defensores del ambiente y de los derechos de las especies y de las gentes que habitan en entornos frágiles y amenazados.

Ya es emblemática y legendaria la figura del activista brasileño Chico Mendes, asesinado en 1988 debido a la voracidad de terratenientes y de grandes intereses comerciales madereros en la cuenca del Amazonas. Pero, silenciosamente, han estado muriendo muchos más activistas que han llevado luchas no menos heroicas. Informes e investigaciones señalan que América Latina es una de las zonas del mundo donde más asesinatos se cometen contra líderes ecologistas y comunitarios.

Esta realidad volvió el 3 de marzo de 2016, cuando fue asesinada en su casa de La Esperanza, Honduras, la dirigente ambientalista y popular, Berta Cáceres, defensora de los ríos de su país.

LA MUERTE DE BERTA

Miembro de la etnia lenca y dirigente del Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (Copinh), Cáceres fue galardonada en 2015 con el premio Goldman para defensores del ambiente. Pero eso de nada valió. Su defensa del río Gualcarque, vital y sagrado para su pueblo, frente a un proyecto hidroeléctrico que lo amenazaba, parece haberle costado la vida.

Por desgracia no era la primera vez que morían de esa forma activistas ambientales y populares en ese país.

Ya en febrero de 1995 había sido asesinada Blanca Jeannette Kawas Fernández, considerada la primera mártir de la causa ambientalista en Honduras, en cuya memoria hoy existe una importante área protegida de ese país que lleva su nombre.

Y en 1998 cayó, de la misma forma, el ingeniero agrónomo y activista Carlos Antonio Luna López. Su caso llegó hasta la Corte Interamericana de Derechos Humanos, que instó a Honduras a ser más diligente en la protección de estos activistas.

Entre tanto, en El Salvador los casos más relevantes de asesinatos de ambientalistas de los últimos años se remontan a 2008 y 2009, cuando fueron asesinados tres activistas contra la minería en el departamento de Cabañas (noreste). Las víctimas fueron Gustavo Marcelo Rivera, asesinado en junio de 2008, y Ramiro Rivera y Dora Alicia Sorto, muertos en diciembre de 2009. Los tres se oponían a la explotación minera.

En marzo de 2016, entre tanto, fue asesinado en Guatemala el ambientalista Walter Alfredo Méndez Barrios, de 36 años, activista en contra de las represas. El 18 de septiembre de 2015, fue asesinado en El Petén Rigoberto Lima Choq, líder comunitario y concejal recién electo que había denunciado la contaminación de los ríos.

De nuevo en Honduras, dos semanas después de la muerte de Cáceres, también fue asesinado otro activista: Nelson Noé García, miembro de la organización de Cáceres.

CONSECUENCIAS

En marzo de este año, la justicia de Costa Rica dictó una condena de 35 años de cárcel contra los sospechosos de asesinar a Mora. El Tribunal Penal de Limón, Costa Rica, emitió su sentencia contra cuatro de los siete sospechosos de matar al joven.

En el caso de Cáceres, ya van cinco detenidos señalados de haber participado en su homicidio. El quinto fue aprehendido por las autoridades apenas hace unos días, el 16 de mayo. Entre los acusados figura un alto ejecutivo de una empresa que desarrollaba un proyecto hidroeléctrico, al que se oponía la activista, quien habría pagado a un militar activo de las fuerzas armadas hondureñas para que diseñara un plan para eliminar a Cáceres por medio de sicarios.

(Con servicios internacionales).

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

PROCESO Comienzan los trámites para lograr la canonización de la panameña Ana Moreno

Anita Moreno nació en Macaracas y falleció en La Villa de Los Santos el 11 de noviembre de 1977.
Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

18 Oct 2017

Primer premio

3 2 8 1

ABAD

Serie: 12 Folio: 5

2o premio

3063

3er premio

2981

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código