LA Transmisión vertical puede aumentar

Embarazadas con VIH, en problemas

En un mes la fórmula Lamiduvina con AZT se agotará. Este tratamiento lo toman las embarazadas con VIH para evitar la infección de su hijo.

Lamiduvina con AZT es uno de los dos tratamientos disponibles en el Ministerio de Salud (Minsa) que ayuda a reducir la transmisión vertical del virus de inmunodeficiencia humana (VIH) de madre a hijo.

A esta combinación (Lamiduvina/AZT) solo le quedan unos 30 días para que se agote su existencia en la farmacia del hospital Santo Tomás, dijo una fuente de este nosocomio.

Respecto a las pocas provisiones que quedan de Lamiduvina/AZT, el Ministerio de Salud (Minsa) respondió que “el acto público para la adquisición [de este fármaco] se realizó el pasado 16 de febrero [...] está en etapa de evaluación por la comisión evaluadora”.

El “plan b” de la entidad es gestionar un préstamo de medicamentos al Programa de VIH/sida de Honduras, con la finalidad de disponer de este medicamento hasta tanto el proveedor haga la entrega correspondiente. Según las autoridades de Salud, el envío podría estar llegando la próxima semana.

No obstante, si la gestión de préstamo no resulta exitosa , en el término de un mes este fármaco se sumaría a la escasez de Efavirenz, Truvada, Didanosina, Lamivudina/3TC y Atripla, que se han agotado, en secuencia, desde noviembre de 2011.

Hay tres meses de desabastecimiento de antirretrovirales (ARV) en el Minsa, lo que ha afectado el tratamiento de aproximadamente el 80% de las 10 mil personas que viven con VIH en el país, apuntó el Observatorio Ciudadano de Derechos Humanos y VIH.

Objetivo, en peligro

En tanto, el director ejecutivo de Probidsida, Orlando Quintero, dijo que el único Objetivo del Desarrollo Milenio para 2015 que Panamá está cerca a cumplir es llevar a 0% la transmisión vertical por VIH

No obstante, Quintero agregó que de darse el desabastecimiento de Lamiduvina/AZT para embarazadas con VIH, “se echaría por la borda el trabajo de 12 años” que empezó esta fundación en el año 2000.

Quintero recuerda que para ese entonces, esta fundación empezó con la campaña “Hazte la prueba de VIH” para las embarazadas, mas solo el 8% del total acudió a hacerse este examen.

Sin embargo, al seguir insistiendo, lograron que “para 2010 el 88% de todas las mujeres en estado de gestación acudiera a hacerse la prueba; de las cuales 182 tienen el virus”.

Explicó que solo tres niños nacieron seropositivos, de las 186 embarazadas con VIH, porque accedieron a tratamiento ARV inmediatamente.

Si la madre con VIH ha recibido un tratamiento ARV oportuno, “la transmisión vertical se reduce a 1-2%; sin terapia materna, la probabilidad aumenta a 25-30%”, indicó infectólogo Xavier Sáez-Llorens.

“Para una mujer con diagnóstico de VIH detectado durante el embarazo, lo mínimo a recibir para prevenir la transmisión del virus a su feto sería AZT a partir de la semana 14 (tercero o cuarto mes) de gestación y hasta que finalice el embarazo. Mejor aún sería agregar 3TC (Lamivudina), dijo.

Para una mujer diagnosticada antes del embarazo y que ya reciba triple terapia (AZT, 3TC y Kaletra), la recomendación es que siga con las tres drogas durante todo el embarazo”, acotó el infectólogo.

“Es más económico para el Estado evitar que un niño desarrolle VIH, ya que si lo desarrolla los costos son más elevados para el Estado”, dijo la directora de Unidades Especializadas de la Defensoría del Pueblo, Edith Tristán.

Para Tristán, el Minsa debe tener un cálculo para que las mujeres con VIH no se queden sin medicamentos.

Según el Minsa, los fármacos deben estar disponibles en 60 días.

Mujeres VIH con hijos sanos

“Diarrea, malestares estomacales y baja hemoglobina” es lo que le causó la combinación de Convivir (AZT+Lamivudina) y Kaletra a María*.

Las enfermeras le explicaron que esta era una reacción normal al medicamento. A pesar de los malestares, María se sometió a la terapia antirretroviral y el resultado fue tener un hijo sano, que hoy tiene ocho meses. Ella se enteró de su diagnóstico cuando estaba embarazada de su hijo, en octubre de 2010.

De esta misma manera se enteró Mirna*, residente del sector oeste de la provincia de Panamá, que tiene el virus de inmunodeficiencia humana.

Mirna comenzó a tomar medicamentos a “los cuatro meses”. Convivir y Kaletra fue la terapia antirretroviral que le prescribieron. “Mi hijo nació sano, y tiene dos años”.

(Nombres ficticios).

Vannie Arrocha Morán

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Las secuelas de los apagones
LA PRENSA/Gabriel Rodríguez

EL SERVICIO PÚBLICO DE ELECTRICIDAD Las secuelas de los apagones en Panamá

POSIBLES PERJUICIOS AL PATRIMONIO DE LA UNIVERSIDAD DE PANAMÁ Contraloría: van $18 millones en lesiones

Terrenos alquilados.
LA PRENSA/Daniel González

CONTROVERSIA Varela defiende decisión de dar día libre tras clasificación de Panamá

Varela restó importancia a la demanda, pero sentenció que ‘si lo tengo que hacer de nuevo, lo volvería a hacer de nuevo’.
Especial para La Prensa/Flor Bocharel

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

18 Oct 2017

Primer premio

3 2 8 1

ABAD

Serie: 12 Folio: 5

2o premio

3063

3er premio

2981

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código