INVESTIGACIÓN POR SUPUESTO BLANQUEO DE CAPITALES

Un contrato para disfrazar la ‘coima’

Salen a la luz pública nuevos elementos en la trama del caso que le costó el puesto en la Corte Suprema de Justicia a Alejandro Moncada Luna.

Temas:

La Fiscalía tiene contemplado indagar a Nicolás Corcione Pérez-Balladares el próximo 29 de julio. La Fiscalía tiene contemplado indagar a Nicolás Corcione Pérez-Balladares el próximo 29 de julio.

La Fiscalía tiene contemplado indagar a Nicolás Corcione Pérez-Balladares el próximo 29 de julio.

Este facsímil recoge parte de la declaración indagatoria rendida por Espino ante la Fiscalía Superior Especializada contra la Delincuencia Organizada, que investiga el caso. Este facsímil recoge parte de la declaración indagatoria rendida por Espino ante la Fiscalía Superior Especializada contra la Delincuencia Organizada, que investiga el caso.

Este facsímil recoge parte de la declaración indagatoria rendida por Espino ante la Fiscalía Superior Especializada contra la Delincuencia Organizada, que investiga el caso.

El empresario Jorge Espino Méndez, socio de la empresa Conceptos y Espacios, S.A., reveló detalles sobre la operación para justificar el pago de $600 mil que, según dijo, le solicitó Nicolás Corcione Pérez–Balladares para obtener un contrato en el Órgano Judicial.

Espino Méndez  –detenido preventivamente– es investigado por el Ministerio Público por supuesto blanqueo de capitales en cuentas relacionadas con el exmagistrado de la Corte Suprema Alejandro Moncada Luna.

En su indagatoria, el 3 de este mes, Espino dijo que Corcione Pérez–Balladares le pidió que depositara $400 mil a la cuenta de Cubemu, S.A., compañía ligada a Felipe Pipo Virzi y a Ricardo Ricky Calvo.

Aseguró también que este mismo empresario le solicitó que los otros $200 mil se los entregara en un cheque a nombre de Cobros GC, S.A. De hecho, Espino aportó copia de este cheque ante la Fiscalía Superior Especializada contra la Delincuencia Organizada, despacho judicial que adelanta el caso.

Afirmó, que la empresaria María Gabriela Reyna, a solicitud de Corcione Pérez–Balladares, elaboró unas “letras antiguas” para cubrir el pago de los $400 mil.

Los $200 mil restantes, se justificaron a través de “un contrato ficticio de la compraventa de un apartamento en un proyecto del señor Corcione Pérez–Balladares, el cual va a presentar mi abogado”, contó.

Espino delata a Corcione

Jorge Espino Méndez, investigado por la Fiscalía contra la Delincuencia Organizada por supuesto blanqueo de capitales en cuentas relacionadas con el exmagistrado Alejandro Moncada Luna, cambió su versión el 3 de este mes ante la fiscalía que lleva el caso, y además reveló detalles de la trama para justificar el pago de una coima.

En un principio, Espino declaró que los $400 mil que le dio a Cubemu, S.A. –empresa ligada a Ricardo Ricky Calvo, Felipe Pipo Virzi y Moncada Luna– eran para pagar una deuda, pero luego indicó que ese dinero y otros $200 mil que consignó a la empresa Cobros GC, S.A., eran para el empresario de la construcción Nicolás Corcione Pérez-Balladares, quien le pidió esa suma a cambio del contrato del Tribunal Marítimo.

Espino y Julián París, detenidos preventivamente desde finales de junio pasado, son los dueños de la firma Conceptos y Espacios, S.A., empresa que en el período en que Alejandro Moncada Luna fungía como presidente de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), entre 2012 y 2013, se adjudicó un contrato por $8.9 millones para desarrollar la mencionada obra.

LOS HECHOS

Espino contó que a principios de 2013, su socio Julián París le comentó sobre la posibilidad de participar en la licitación para construir y remodelar la sede del Tribunal Marítimo, en Ancón.

“Participamos en la licitación y fuimos por debajo del precio oficial. Unos días después de la licitación, recibí una llamada del señor Nicolás Corcione, [y dijo] que le interesaba conversar conmigo”, narró (ver facsímil).

Tras la invitación de Corcione Pérez-Balladares, Espino se acercó a su despacho y le escuchó su propuesta. “Él [Corcione] me comunicó que podía ayudar a que nos adjudicaran la licitación, ya que habíamos sido los únicos proponentes. Una vez dicho esto, me comunicó que esto lo podía hacer por $600 mil”.

Espino le dijo que tenía que consultarlo con su socio Julián. Lo analizaron y tomaron la decisión. “Decidimos que si queríamos ganarnos esta licitación, quizás esta era la única forma”, resaltó.

Al día siguiente, le informó a Corcione Pérez-Balladares que había aceptado la oferta. Había trato.

LAS INSTRUCCIONES

Se concretaron los pasos para la adjudicación, la orden de proceder y se les entregó un anticipo. Y entonces apareció Corcione Pérez–Balladares en escena.

“Pasé a su oficina y me dio instrucciones para confeccionar dos pagos. Uno era a nombre de la empresa Corporaciones Cubemu, S.A., por la suma de $400 mil, y el otro a nombre de Cobros GC, S.A., por la suma de $200 mil”, detalló.

El primer pago (por $400 mil) lo depositó a la cuenta de Cubemu, S.A., y el segundo, (un cheque por $200 mil), se lo entregó a Corcione Pérez-Balladares en sus oficinas de Costa del Este.

Espino entregó copia autenticada del cheque de $200 mil a la fiscalía, a cargo de Nahaniel Murgas.

Además, dijo que fue Corcione Pérez–Balladares el que le dio el número de la cuenta y el nombre del banco para hacer el depósito a Cubemu, S.A. “Yo nunca había trabajado con ese banco; era Banco Universal”, precisó.

Según su declaración, ambos socios desconocían que la cuenta a la que Corcione Pérez-Balladares le mandó a depositar el dinero era del comerciante Pipo Virzi.

“Ni Julián ni yo, nunca hemos tenido ningún tipo de comunicación, amistad o relación comercial, ni con el magistrado [Moncada Luna] ni con Pipo Virzi ni con Ricky Calvo ni nadie que tenga que ver con ese grupo de personas [...]”, afirmó.

“Siempre pensé que ambas empresas eran del ingeniero Corcione, no fue hasta cuando salió a relucir lo del magistrado de la Corte Suprema de Justicia [Moncada Luna] que nos enteramos que la cuenta pertenecía al señor Pipo Virzi. Ni Julián ni yo [...] teníamos ni idea del problema en que nos estábamos metiendo”, agregó.

EL ESCÁNDALO

Cuando estalló el escándalo que le costó el puesto en la Corte a Moncada Luna –preso en la cárcel El Renacer por enriquecimiento injustificado y falsedad–, Espino se comunicó con Corcione Pérez-Balladares. Le dijo que estaba “sorprendido”.

Entonces, Corcione Pérez-Balladares le manifestó que no se preocupara, ya que no le había hecho un pago a un funcionario.

Días después, empero, Espino y París recibieron la noticia de que el fiscal del caso Moncada Luna –el diputado Pedro Miguel González (PRD)– había congelado la cuenta de Conceptos y Espacios, S.A., de la que salió el pago a Cubemu, S.A.

“Automáticamente, nos dimos cuenta de que sí estábamos siendo vinculados al proceso que se le seguía a Moncada Luna”, sostuvo.

Espino telefoneó una vez más a Corcione Pérez-Balladares. Le preguntó que cómo harían para resolver “este asunto”. Días después, el empresario de la construcción le dijo que se comunicara con María Gabriela Reyna, que ella le iba a informar “cómo proceder”.

“Ella me explicó la forma como se iba a manejar el pago a Cubemu, S.A.”, precisó Espino en su indagatoria a la que tuvo acceso este medio.

LA PANTALLA

Respecto a los $400 mil, el fiscal le preguntó: ¿Cuáles eran las indicaciones [de Reyna] para resolver el problema?, [para justificar la operación].

Espino reveló que Reyna haría “unas letras antiguas y que estas eran para pagar el pago de ese dinero y sus intereses”. El fiscal Murgas le consultó entonces si tenía algún documento que sustentara el pago de los $200 mil.

Espino contestó: “Sí hay un contrato ficticio de compraventa de un apartamento en un proyecto del señor Corcione Pérez-Balladares, el cual va a ser presentado por mi abogado y todos los documentos que se tengan del mismo”.

“Yo la vine a conocer [a Reyna] el día que el ingeniero Corcione Pérez-Balladares me dijo que me reuniera con ella. En mi compañía sí hemos adquirido infinidades de préstamos y aportes de accionistas de todo tipo, pero este en específico fue una pantalla”, manifestó.

‘MIEDO’

En la indagatoria, Espino reveló sentir “miedo” de cualquier represalia por este caso, ya que “el gobierno anterior tenía métodos y procedimientos con los cuales te coaccionaban y eran capaces de cualquier cosa. Me preocupa un poco las personas que están mencionadas en este caso, como Moncada Luna, Virzi, Calvo...”.

Cuando se le consultó si fue amenazado, el empresario respondió: “no fui amenazado, estoy aquí para colaborar, ayudar a la investigación y contribuir en todo lo que pueda”.

LA VERSIÓN DE CORCIONE

Este medio llamó ayer en varias oportunidades a Roberto Moreno, abogado de Corcione Pérez-Balladares, para ponerlo al tanto de lo expresado por Espino y obtener la versión de su cliente, pero no respondió. Un día antes, le había dicho a este diario que las acusaciones que se le hacen a su representado “son falsas”.

En un comunicado, el Grupo Corcione manifestó que el nexo que hubo entre Nicolás Corcione Pérez-Balladares, Jorge Espino y Julián París “es una relación comercial proveniente de la compraventa de apartamentos”.

Por este caso, Nicolás Corcione Pérez-Balladares deberá rendir indagatoria el próximo 29 de julio. También debe declarar Alberto Ortega, exgerente del Banco Universal.

De acuerdo con la nota de prensa enviada por el Grupo Corcione, este se encuentra “en un viaje familiar programado y no está en modo alguno evadido ni perseguido por la justicia”.

También argumenta que la operación entre la sociedad Raesro, S.A. y Jr. Bocas Investment Inc. –también investigadas en el proceso– se dio hace 10 años y fue una transacción legítima y culminada.

También asegura que es “falso” que Corcione Pérez-Balladares le diera instrucciones a Espino para dirigirse a Reyna.

VINCULADOS

Otros de los vinculados a estas pesquisas son María Gabriela Reyna, de la Firma Reyna y Asociados; Óscar Rivera, Francisco Filiú Nigaglioni y Humberto Juárez, todos con medidas cautelares de detención preventiva. También está detenido Felipe Rodríguez Guardia.

Mientras tanto, al exvicepresidente y comerciante Felipe Pipo Virzi se le impuso una medida cautelar de casa por cárcel.

A su vez, María del Pilar Fernández, esposa del exmagistrado Moncada Luna, tiene impedimento de salida del país.

Además, el Ministerio Público gestiona con Interpol la ubicación de Ricardo Ricky Calvo, miembro del círculo cero del expresidente Ricardo Martinelli.

En este caso, la Fiscalía contra la Delincuencia Organizada mantiene cauteladas cuentas por más de 1.4 millón de dólares, que se presume corresponden a dineros entregados a Moncada Luna por adjudicar proyectos adelantados por la Corte Suprema de Justicia durante su presidencia.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

PROCESO Comienzan los trámites para lograr la canonización de la panameña Ana Moreno

Anita Moreno nació en Macaracas y falleció en La Villa de Los Santos el 11 de noviembre de 1977.
Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

18 Oct 2017

Primer premio

3 2 8 1

ABAD

Serie: 12 Folio: 5

2o premio

3063

3er premio

2981

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código