¿Fusión saludable?

COMPROMISO. La Caja de Seguro Social tuvo que soportar el peso del Sistema Integrado de Salud hasta principios de la década de 1990. Ahora podría ser el pilar de un nuevo sistema. LA PRENSA/Archivo COMPROMISO. La Caja de Seguro Social tuvo que soportar el peso del Sistema Integrado de Salud hasta principios de la década de 1990. Ahora podría ser el pilar de un nuevo sistema. LA PRENSA/Archivo
COMPROMISO. La Caja de Seguro Social tuvo que soportar el peso del Sistema Integrado de Salud hasta principios de la década de 1990. Ahora podría ser el pilar de un nuevo sistema. LA PRENSA/Archivo

Fue en 1991, durante la administración de Guillermo Endara, cuando empezó el desmantelamiento del llamado Sistema Integrado de Salud (SIS), que permitía compartir servicios (y cuentas) entre la Caja de Seguro Social (CSS) y el Ministerio de Salud (Minsa). Este sistema había sido instituido en 1972, de la mano del gobierno militar de entonces.

Era un programa bandera que buscaba dar acceso universal a servicios completos de salud a todos los habitantes del país, fueran asegurados o no.

Sin embargo, con el paso del tiempo, ha sido la CSS la que ha tenido que correr con el peso de los costos del sistema. Tras la invasión estadounidense de 1989, las reglas del juego habían cambiado. Para el Gobierno, el lastre económico se hacía insoportable.

Tan solo en los últimos 10 años, la CSS había gastado 645 millones 138 mil dólares para hacerle frente a los compromisos presupuestarios del SIS. Todo ello sumaba a la cuenta negativa de la institución, ya abrumada por el hueco de los desfalcos millonarios padecidos durante la década de 1980 y el déficit actuarial.

La “desintegración” no estuvo exenta de polémica. Fue al ministro Guillermo Rolla Pimentel al que le tocó liderar el proceso, delicado por el impacto que podría causar en la población. Pero su antecesor, José Trinidad Castillero, acusó que el Minsa estaba haciendo una desintegración “improvisada”.

Alegaba entonces que él había querido más bien reglamentar, que no desintegrar, a las dos entidades prestadoras de servicios de salud pública, pero que la CSS presionaba entonces por zafarse del lastre del SIS.

Castillero auguraba que la desintegración, lejos de significar ahorros, representaría costos adicionales, y sobre todo, perjuicios para la población.

Cuatro años más tarde, bajo la administración del perredista Ernesto Pérez Balladares se habló de reintegrar el sistema. La ministra de Salud de entonces, Aida de Rivera, indicó que se buscaría la manera de que ninguna de las dos instituciones cargara con las cuentas de la otra, sino que se complementaran y se pudiera reflotar el sistema en beneficio de la población más necesitada.

Incluso, el entonces director de la CSS, Ricardo Martinelli, estuvo de acuerdo con la integración.

Bajo nuevos esquemas, como la descentralización, se impulsó un cambio administrativo en el sector Salud. Pero hubo medidas polémicas, como el caso de la administración del hospital San Miguel Arcángel. Los gremios médicos resintieron el peligro de una posible privatización de los sistemas de salud e hicieron una fuerte oposición.

Para 1999 el panorama no era alentador: el Banco Mundial, en su informe sobre la pobreza en Panamá, concluía que la falta de eficiencia en el sector salud surgía “por la existencia de un sistema fragmentado, que provoca que se dupliquen y se subutilicen los esfuerzos”.

Para tratar de remontar esta realidad, en enero de 2003, durante el gobierno de Mireya Moscoso se suscribieron acuerdos entre el Minsa y la CSS, tendientes a evitar justamente la duplicidad de costos y servicios cuya carga el Estado no estaba en condiciones de afrontar.

Dos años más tarde, en 2005 y bajo el gobierno de Martín Torrijos, se firmaron nuevos convenios entre las dos instituciones.

En noviembre de 2006 Torrijos impulsó la creación de un sistema único de salud, luego de la tragedia del envenenamiento masivo con medicamentos contaminados de la CSS.

En marzo, la propuesta fue incorporada al diálogo de la Concertación Nacional para el Desarrollo. Las discusiones duraron casi nueve meses.

La creación de un nuevo sistema único de salud no era vista con buenos ojos por algunos gremios que volvían a temer que, de aprobarse, se abriera paso a la privatización de los servicios médicos públicos.

En agosto de 2012, el ya presidente, Ricardo Martinelli, se refirió al tema de la integración. Dijo que las “próximas administraciones” tendrían que encontrar la forma de integrar al Minsa y la CSS.

A comienzos de 2013, el ministro de Salud, Javier Díaz, manifestó que lo que había frenado la integración era el tema financiero, aunque señaló que ambas instituciones se hallaban bastante integradas, sobre todo en el interior del país. Al igual que Martinelli, señalaba que el proceso tomaría “varios años”.

El modelo brasileño, ¿un ejemplo posible?

Uno de los modelos de sistema unificado de salud que se mencionan cuando se habla de la posibilidad de implantarlo en Panamá es el llamado Sistema Único de Salud (SUS), de Brasil. Este sistema fue instituido en 1988 tras la promulgación de la nueva Constitución Federal de ese país. Hasta ese momento la atención sanitaria en Brasil dividía a la población en tres categorías: los que podían pagar por servicios privados, los que tenían derecho a la salud pública por estar afiliados a la seguridad social y aquellos que no tenían ningún derecho.

El sistema dejó de ser una responsabilidad exclusiva del gobierno federal y pasó a ser gestionado por los estados y los municipios.

Tras la implantación del nuevo sistema, el número de beneficiados pasó de 30 millones de personas a 190 millones. Actualmente, el 80% de este total depende exclusivamente del SUS para tener acceso a los servicios de salud, indica el Gobierno brasileño.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Bomberos sofocaron el incendio.
Especial para La Prensa/Flor Bocharel

REOS Ministerio Público investiga incendio en la cárcel de David

CONTROVERSIA Varela defiende decisión de dar día libre tras clasificación de Panamá

Varela restó importancia a la demanda, pero sentenció que ‘si lo tengo que hacer de nuevo, lo volvería a hacer de nuevo’.
Especial para La Prensa/Flor Bocharel

EL SERVICIO PÚBLICO DE ELECTRICIDAD Las secuelas de los apagones en Panamá

Las secuelas de los apagones
LA PRENSA/Gabriel Rodríguez

POSIBLES PERJUICIOS AL PATRIMONIO DE LA UNIVERSIDAD DE PANAMÁ Contraloría: van $18 millones en lesiones

Terrenos alquilados.
LA PRENSA/Daniel González

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

22 Oct 2017

Primer premio

1 8 5 8

BDAC

Serie: 14 Folio: 15

2o premio

1668

3er premio

1396

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código